Mensaje de Navidad

El obispo de Huelva pide "escuchar, adorar y compartir" estos días de Navidad

  • José Vilaplana recuerda en su mensaje las palabras del Papa: "Jesús es el centro de la Navidad"

El obispo de Huelva, José Vilaplana, en la lectura de su mensaje. El obispo de Huelva, José Vilaplana, en la lectura de su mensaje.

El obispo de Huelva, José Vilaplana, en la lectura de su mensaje.

El obispo de Huelva, José Vilaplana, ha dado lectura este jueves a su mensaje navideño donde ha apelado a los cristianos a vivir "la auténtica Navidad" a través de tres acciones: "Escuchar, adorar y compartir".

En su discurso, el obispo ha recordado que "en esta sociedad plural, hay muchas formas de vivir e interpretar las cosas y las mismas palabras, usadas por todos, tienen diferentes significados. Esto ocurre con la Navidad", ha agregado.

A su juicio, "para muchos esta palabra suscita, ante todo, un tiempo de regalos, comida extraordinaria, decoración luminosa, encuentro familiar, buenos sentimientos". "Los cristianos estamos inmersos en este mundo y de modo imperceptible podemos perder el sentido de la verdadera Navidad, su identidad más profunda", ha continuado.

Ante esto, ha apelado a las palabras del Papa Francisco, el cual remarca que "Jesús es el centro de la Navidad, es la verdadera Navidad". Por eso, como ha destacado, "necesitamos plantearnos cómo vivir esa auténtica Navidad cristiana" y siguiendo la pedagogía del Papa Francisco, sugiere "escuchar, adorar, compartir".

En concreto, ha indicado que hay que escuchar como "los pastores escucharon la Buena Noticia: ha nacido el Salvador". "Celebremos la Navidad, escuchando la palabra hecha carne que es Jesús", ha destacado Vilaplana.

Además, ha instado a "adorar" tal y como hicieron "los magos que al ver la estrella se llenaron de inmensa alegría". "Entraron en la casa y encontraron al Niño con María y José y cayendo de rodillas lo adoraron", ha indicado. Para Vilaplana, "adorar significa sentirse sobrecogidos ante lo que nos sobrepasa, inclinarnos ante el amor infinito que se nos manifiesta".

Asimismo, ha explicado que la palabra ad-oratio significa también "contacto boca a boca, beso, abrazo y, por tanto, en resumen, amor". Por eso, adorar comporta "besar, esto es, mostrar la ternura, acoger en el afecto, encontrarse".

Finalmente, ha llamado a "compartir" como hicieron los magos y pastores. "No podemos celebrar la auténtica Navidad sin compartir, sin acompañar, sin visitar al débil, al pobre, al vulnerable", ha sostenido el obispo.

Una mirada a los jóvenes

Según ha proseguido en este mensaje quiere aludir especialmente a los jóvenes puesto que la Iglesia este año "los ha mirado con especial interés y cariño en el Sínodo, celebrado en Roma".

"Deseo que se encuentren con Jesús y en él descubran la verdadera alegría y el estímulo para desarrollar lo mejor de sus vidas. Que aprendan de Él el amor más grande, que es dar la vida", ha dicho el obispo en su discurso antes de pedir oportunidades para este colectivo al objeto de que "tengan una formación sólida y un trabajo digno con el que desarrollar sus habilidades, potencialidades y valores, a fin de que sean protagonistas en la construcción de un mundo más fraterno y solidario". "Con estos sentimientos me uno a tantas familias que comparten estas mismas esperanzas", ha concluido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios