Arsenio Martínez | Director general de la Cámara de Comercio de Huelva “El mejor antídoto contra el impacto es la calidad”

  • Desde la Cámara de Comercio de Huelva se confía en la excelencia de unos productos que tienen pocas alternativas

Aresnio Martínez, director general de la Cámara de Comercio de Huelva. Aresnio Martínez, director general de la Cámara de Comercio de Huelva.

Aresnio Martínez, director general de la Cámara de Comercio de Huelva. / O. L. (Huelva)

Arsenio Martínez tiene en su mesa los datos que le permiten sortear el pesimismo sobre el Brexit. Está convencido que las cosas no serán tan negras.

A su juicio, hay “dos tipos de productos que pueden estar afectados; los denominados cautivos que sólo puede comprar en Huelva y a los que el Brexit no les va a afectar especialmente y aquellos que se venden en los mercados mundiales, que pueden comprarlos donde quieran”. Los primeros, básicamente se circunscriben en “los frutos rojos, los jamones, el calzado artesanal que no compite en precio y que no tiene alternativa posible”. Ese análisis es el que le permite asegurar que “el impacto en la economía onubense, no va a ser tan acusado como el análisis frío de las cifras, creo que no va a ser tan acusado”.

La premura de tiempo es la fortaleza de la fresa; no se puede comprar en otro sitio

Tampoco las operaciones parecen dar rienda suelta al pesimismo que se dibujan desde algunos sectores, ya que de los 345 millones de euros que se vendieron el año pasado, más de 300 corresponden a los frutos rojos; de las 4.239 operaciones que se hicieron desde las empresas de Huelva con destino al Reino Unido, 3.651 corresponden a ese sector y otras 131 al del calzado”.

Para Fernández, “la debilidad que tiene la fresa de Huelva, en este caso se convierte en una fortaleza; nosotros estamos centrados en los mercados centroeuropeos y del Reino Unido por la limitación espacio temporal que tiene la fresa, ya que desde que se recoge hasta que se vende, no pueden pasar más de cuatro días. En este caso es una fortaleza porque el Reino Unido no puede comprarlas en otro sitio que no sea en Huelva, ya que se enfrentaría a la misma premura en el tiempo; no tiene alternativa ya que no puede adquirirlas en Marruecos o en Turquía”.

Se prevé una posible caída de la demanda interna británica y una devaluación de la libra

Pese a todo, en lo que más confía es en que “los británicos continúen con los mismos estándares de calidad que tienen en estos momentos y a pesar de que sean más caros porque se aplican aranceles, seguirán comprando en los mercados de Huelva, ya que me extraña mucho que se bajen esas exigencias.Puede encarecer el producto en destino, pero no hay alternativa a la fresa de Huelva, o al jamón o al calzado de Valverde”. La amenaza de “que los principales competidores de Huelva adquieran el mismo nivel de calidad y de tecnología que tenemos en Huelva puedan llegar a superarnos, todavía no está nada clara, así que sinceramente creo que no tenemos nada que temer”.

La preocupación “porque los costes de otros países sean más baratos, sigue existiendo y contra eso no hay más salida que la cuarta y la quinta gama, tanto en Europa o en América, porque permite superar ese margen del tiempo”. Donde sí llegarán las consecuencia será en el mercado interior “que deberá asumir una subida de precios y una devaluación de la libra y una caída de la demanda aunque es impredecible”.Desde la Cámara de Comercio, se organiza una jornada sobre el Brexit el día 26 y hasta el momento la preocupación de las empresas no ha sido demasiado significativa, pero sí que tenemos cierta incertidumbre sobre lo que va a pasar, pero creo que lo mismo que todos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios