Tribunales

La jueza suspende la actividad de un protésico dental por intrusismo laboral

  • El laboratorio se anunciaba en los autobuses urbanos con el mensaje “ahórrese intermediarios”

El Palacio de Justicia de Huelva, donde se ubica el Instrucción 3. El Palacio de Justicia de Huelva, donde se ubica el Instrucción 3.

El Palacio de Justicia de Huelva, donde se ubica el Instrucción 3. / Alberto Domínguez (Huelva)

La titular del Juzgado de Instrucción 3 de Huelva, Margarita Borrego, ha ordenado la suspensión cautelar de la actividad que venía realizando un protésico dental en Huelva al que investiga por delitos de intrusismo profesional y contra la salud pública.

La investigación parte de un anuncio que podía verse el año pasado en los autobuses urbanos de Emtusa, en la capital, en los que el laboratorio de prótesis dentales se anunciaba con reclamos como “ahórrese intermediarios”. Además, se autodenominaba como “consultorio protésico dental”.

Esta circunstancia, detectada pro el Colegio de Dentistas de Huelva, fue puesta de inmediato en conocimiento de la Policía Nacional y de la Delegación Territorial de Salud de la Junta de Andalucía.A través de una rigurosa inspección, los investigadores determinaron que en el laboratorio del presunto protésico se atendía directamente a los pacientes, cuyos datos se incorporaban a la página web de un odontólogo colaborador junto con fotografías de la boca, según ha detallado el Colegio de Dentistas a través de un comunicado.

Posteriormente, prosigue el colectivo, el dentista emitía un documento llamado Diagnóstico y Prescripción de la Prótesis. Estas actividades han sido confirmadas por dicho dentista, quien también ha sido llamado a declarar por la magistrada en calidad de investigado.

El Colegio de Dentistas, que ejerce la acusación particular en el caso a través de su asesoría jurídica, asegura que este segundo imputado ha reconocido ante la titular del Instrucción 3 de Huelva que “los pacientes eran diagnosticados exclusivamente a través de las fotografías y de la información contenida en la ficha que cumplimentaba el propio protésico, sin mantener ningún tipo de contacto directo con los pacientes”, conducta que la Inspección Sanitaria ha tildado de «mala praxis» y de «infracción grave», conforme a lo dispuesto en la Ley General de Sanidad.

Ahora, tras esta inspección y la comparecencia de pacientes que habrían sido atendidos directamente por el protésico dental, la jueza ha dictado un auto “sin precedentes” por el que ordena, como medida cautelar, el cese de toda actividad sanitaria en dicho local con la finalidad de evitar la persistencia en la comisión de los potenciales delitos de intrusismo profesional y contra la salud pública.

De este modo trata de evitar que se sigan produciendo perjuicios a terceros hasta que se esclarezca definitivamente el asunto. Si el principal investigado no suspendiera las actividades antes descritas “podría incurrir en otros delitos, como desobediencia a la autoridad o quebrantamiento de medida cautelar”, precisa el Colegio de Dentistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios