Huelva

Tres investigados por la pesca ilegal de anguilas en parajes naturales

  • El Seprona recupera 50 kilos y los devuelve a su hábitat

  • Los furtivos actuaban en la Laguna Primera de Palos y Marismas del Odiel

Uno de los agentes del Seprona saca del agua una de las nasas decomisadas. Uno de los agentes del Seprona saca del agua una de las nasas decomisadas.

Uno de los agentes del Seprona saca del agua una de las nasas decomisadas. / h. información

La Guardia Civil ha relacionado a tres personas con delitos relativos contra la flora y la fauna, tras ser sorprendidos con artes prohibidas para la captura de anguilas en los parajes naturales de Laguna Primera de Palos y de las Madres y Marismas de Odiel, recuperando más de 50 kilos de ejemplares.

Estos dispositivos, desarrollados por los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Huelva, se encuentran dentro de los servicios que se desarrollan para evitar la captura o pesca de la anguila europea (anguilla anguilla), catalogada en "peligro crítico" por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y prohibida su pesca por decreto en Andalucía.

El operativo, según informó ayer la Guardia Civil en un comunicado, comenzó a inicios de marzo, cuando en el paraje natural Laguna primera de Palos y de las Madres, ubicado en el término municipal de Palos de la Frontera, los agentes observaron desde la orilla de uno de los lagos una pequeña embarcación con dos personas realizando labores de pesca, supuestamente de la anguila, recogiendo para ello con un largo palo las nasas previamente colocadas (redes en forma de cilindro utilizadas para este tipo de pesca pasiva). La Benemérita recuerda en su comunicado que estas nasas están prohibidas como medio de captura en este paraje y, además, recalca que se trata de una especie protegida, por lo que estas tres personas han sido relacionadas con un delito relativo a la flora y la fauna.

Gracias a la colaboración ciudadana, el operativo continuó en el interior del paraje natural Marismas de Odiel, al tener conocimiento de la colocación indiscriminada de nasas en diferentes puntos del recinto protegido onubense.

Para ello se realizaron vigilancias, colaborando en el dispositivo varios agentes de Medio Ambiente.

En uno de estos operativos fue sorprendido un varón que estaba vestido con un traje de neopreno y que llevaba en el hombro una especie de saco que contenía en su interior gran cantidad de anguilas.

Con este dispositivo realizado en sendos espacios protegidos onubense se han recuperado unos 50 kilos de anguilas, que fueron devueltas a su hábitat conforme iban siendo decomisadas.

Las artes intervenidas han quedado depositadas ante la autoridad judicial, encontrándose catalogadas como medios de captura prohibidos para las especies acuícolas (excepto previa autorización para la captura del cangrejo rojo).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios