Que sea de Huelva

Biolandes Andalucía y la perfumería más selecta desde Huelva

  • El visionario francés Dominique Coutière trajo a Puebla de Guzmán la industrialización de la cosmética y propició el nacimiento de la empresa 

Fábrica de Biolandes Andalucía en Puebla de Guzmán. Fábrica de Biolandes Andalucía en Puebla de Guzmán.

Fábrica de Biolandes Andalucía en Puebla de Guzmán. / Jordi Landero (Puebla de Guzmán)

Corrían los últimos años de la década de los ochenta del siglo pasado. La clausura de la actividad minera en prácticamente toda la comarca del Andévalo onubense, dejó a los municipios de la Faja Pirítica Ibérica sumidos en la más absoluta incertidumbre de cara al futuro. La mina era el único sustento para miles de familias de la zona. En el caso de Puebla de Guzmán fue la mina de Las Herrerías, situada a escasos kilómetros de la frontera hispano lusa, la que dejó de operar.Fue entonces cuando apareció por allí, como una especie de visionario, el ingeniero francés Dominique Coutière. En mente traía un proyecto centrado en la instalación de una fábrica para la obtención de aceites esenciales de plantas aromáticas. En el fondo no era nada nuevo, ya que se trataba de industrializar una actividad que los autóctonos llevaban siglos realizando: la obtención de derivados de la jara (cistus ladanifer) para perfumería.

Concretamente de goma labdano, un producto que segrega este especie vegetal para protegerse del sol y obtenido mediante un proceso de extracción; y la esencia de jara, obtenida mediante destilación por arrastre de vapor.

Labores de acopio de la jara en la fábrica. Labores de acopio de la jara en la fábrica.

Labores de acopio de la jara en la fábrica. / Jordi Landero (Puebla de Guzmán)

De esta forma y con el máximo apoyo institucional y de la población en general dadas las enormes necesidades de la comarca, en 1989 Biolandes Andalucía, empresa fundada por el propio Coutière, puso en marcha su fábrica de Puebla de Guzmán, cuya actividad se centró en la fabricación de aceites esenciales de plantas aromáticas, principalmente de jara y eucalipto, destinados posteriormente a la alta perfumería.La fábrica, que actualmente procesa una media anual de dos millones de kilos de jara, ha ido evolucionando a lo largo de estos treinta años y, pese a que desde el principio se trató de una instalación automatizada, actualmente incorpora una tecnología punta propia, y lo último en sistemas informáticos para desarrollar en ella sus tres procesos básicos: destilación, extracción y, desde hace cinco años gracias a una ampliación, la obtención de goma labdano de forma semiautomatizada.

Actualmente su plantilla está formada por una veintena de personas con carácter fijo a lo largo de todo el año, aunque durante la campaña de siega de la jara –de julio a octubre– se incorporan a esta labor concreta medio centenar de jornaleros eventuales.

El proceso de fabricación está basado en el tratamiento en continuo de materia vegetal, fundamentalmente jara, para la fabricación de productos naturales bases para el sector de la alta perfumería, así como a la valorización de los restos vegetales transformándolos en biocombustibles y mantillos.

La siega de la jara se realiza a mano. La siega de la jara se realiza a mano.

La siega de la jara se realiza a mano. / Jordi Landero (Puebla de Guzmán)

Por otra parte, la siega de jara se sigue haciendo como antaño, de forma totalmente manual y con la tradicional hoza. Una vez cortada, se van formando gavillas o haces de jara, que se cargan en contenedores para ser transportadas a la fábrica. Pese a ser una labor totalmente artesanal, los jornaleros cumplen todos los requisitos en materia de prevención de riesgos laborales y trabajan equipados con las medidas de seguridad exigidas. Cada año Biolandes Andalucía actúa sobre una media de 3.000 hectáreas de terreno no solo en Puebla de Guzmán, sino también en el resto de municipios del Andévalo.

A nivel mundial, el grupo Biolandes, que tiene fábricas en distintos países, concretamente en aquellos donde encuentra la mejor materia prima, es uno de los principales fabricantes internacionales de productos naturales para alta perfumería.

ECONOMÍA CIRCULAR

Pese a que la economía circular es un concepto relativamente nuevo y al que con el paso del tiempo son cada vez más las industrias que se suman, para el grupo Biolandes ha sido desde sus orígenes la principal filosofía de trabajo, basada en la valoración de la biomasa forestal. De esta forma, según indica José Carlos Muñoz, representante de la empresa, “una vez procesamos la jara damos dos utilidades a la materia vegetal sobrante: la elaboración de biomasa para combustible destinado al funcionamiento de la propia fábrica a base de vapor; y la obtención de abono orgánico, o mantillo, que comercializamos con fines agrícolas”.

El aceite, una vez prensada la jara. El aceite, una vez prensada la jara.

El aceite, una vez prensada la jara. / Jordi Landero (Puebla de Guzmán)

Según prosigue, “nuestro compromiso con el medio ambiente es total. Va en nuestro ADN porque dependemos de la conservación del entorno para seguir desarrollando nuestra actividad”, a lo que añade que “nuestra filosofía se centra en devolver al terreno lo que previamente hemos extraído de él”.En este sentido, la actividad de Biolandes Andalucía se encuentra en “perfecta consonancia con la conservación del entorno”. En este sentido añade que “una vez concluida la siega realizamos trabajos de labranza en los campos segados para limpiar y regenerar el terreno con el objeto de que éste no se vea desposeído de la función natural de la jara, que es evitar la erosión, y también con la finalidad de garantizar la siguiente cosecha de jara”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios