Reactivación del turismo

Los hoteles de sol y playa de Huelva activan su maquinaria

  • La apertura de la movilidad y el previsible fin del estado de alarma anima a los empresarios hoteleros a preparar los establecimientos

Fachada del hotel ON de Matalascañas.

Fachada del hotel ON de Matalascañas. / Alberto Domínguez

Hay ganas de viajar. Al menos así lo palpan los empresarios hoteleros. Llegan las fechas turísticas por excelencia para la provincia de Huelva. El cliente vacacional, el que busca el sol y la playa ya ha comenzado su movimiento de planificación, búsqueda e incluso reserva de cara a una escapada o unas merecidas vacaciones. Una vez que se ha levantado el cierre perimetral y sumado a que este año ya está en el escenario el proceso de vacunación; así como el previsible fin del estado de alarma, los hoteles de la costa de Huelva han puesto a funcionar su maquinaria para recibir a los primeros clientes del año.

Hay optimismo porque ya hay reservas. Incluso con unos precios más altos porque el “que quiera venir va a venir y lo va a pagar”, explicó a Huelva Información el director del Cartaya Garden, Manuel Valencia. Eso sí, “luego el mercado va mandando y te vas adaptando”. Aun así, esta subida de precios trae consigo el refuerzo de los servicios hoteleros. En este caso, por ejemplo, se va a ofrecer el servicio de mesa en cafetería o el incremento de horas en el spa, entre otras cuestiones. Todo esto llegará, además con un refuerzo de personal. Valencia confía en que la llegada del buen tiempo y la apertura a la movilidad sea un “revulsivo”. En este sentido, argumentó que los ciudadanos “hemos gastado menos porque no hemos podido salir a cenar ni de viaje”. Un dinero de ocio que está ahí y aunque hay “mucha gente que no ha trabajado” por las circunstancias –como el propio sector– hay otra que “sí e incluso más que ante y no han tenido la opción de gastar en ocio”.

Cartaya Garden abrirá el próximo 28 de mayo. “Tenemos reservas de grupos en firme. Peor que el año pasado no puede ir. Con las vacunas tiene que ir mejor seguro”. Incluso tienen peticiones ya para el mes de octubre. Valencia, además, señaló que “a nosotros no nos afectan las vacaciones escolares” puesto que el establecimiento es sólo para adultos. Eso sí, hablar de previsiones de ocupación es algo pronto ya que –con la incertidumbre del mercado internacional, que es el que reserva como meses e incluso un año de antelación– el mercado español reserva de “hoy para mañana”. La cadena hotelera ON también ha puesto su maquinaria a funcionar. La previsión de apertura es el día 14 para el establecimiento de Islantilla y el 21 para el de Matalascañas. Este último se iba a abrir en febrero, después en Semana Santa, luego en el puente de mayo y finalmente el día 21. “Es el que más trabajo nos cuesta decidir porque lleva muchos costos asociados”, explicó a este periódico Carlos Navas, quien trabaja en la dirección comercial de la cadena. Las restricciones, la movilidad y el estado de alarma al final han sido clave durante estos meses para muchos establecimientos hoteleros no abriesen sus puertas, porque al final, sin movilidad no hay turismo.

Ahora llega el turno de la preparación del hotel que es de 15-20 días mínimo, apuntó Navas, aunque el mantenimiento se hace “durante todo el año”. Hay optimismo porque la previsión de reservas es “bastante buena. Es más, a raíz de que las noticias van mejorando, las reservas van aumentando”. De ahí, que Navas remarque que “no será un mal año”, siempre dentro de las circunstancias de la pandemia. Los precios aguantan como si fuera un año normal porque “están entrando reservas”, y ahora, además hay que sumar que la gente tiene muchas ganas de salir después de tantos meses. Y el ahorro para muchos es un hecho para disfrutar este verano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios