Huelva

El remedio más refrescante

  • El sabor a Kinder se ha convertido en el sabor que más reclaman los clientes onubenses

Una mujer pide su helado en una conocida heladería de Huelva. Una mujer pide su helado en una conocida heladería de Huelva.

Una mujer pide su helado en una conocida heladería de Huelva. / Alberto Domínguez (Huelva)

Comentarios 0

Convertido ya en un bálsamo para combatir las altas temperaturas, el helado vuelve a ser el postre rey para los miles de onubenses y turistas que se agolpan en las heladerías durante las horas más calurosas.El centro de Huelva se presume como uno de los emplazamientos que mayor diversidad de sabores puede atesorar entre sus calles. De este modo, el cliente puede toparse con el clásico helado de leche merengada de la tradicional heladería La Ibense o con el novedoso gélido sabor a palmera de huevo en la recién abierta heladería Nuuk en cuestión de escasos metros.

Para las familias que buscan una mayor tradición en cuanto a sabores se refiere, La Ibense es uno de los destinos que no se deben obviar. Con los clásicos helados de mantecado o vainilla, este establecimiento logra encandilar cualquier paladar. Además, continúan reinventándose e incorporando nuevos helados como el espéculo, que combina una base de caramelo con galleta. Igualmente, Jijona permite también disfrutar de increíbles sabores artesanos desde 1926. “Aquí la gente sigue reclamando los helados que seguimos elaborando desde nuestros inicios”, resume su propietario Jorge Nomdedeu. De esta manera, turrón, vainilla y mantecado son los principales reclamos de este pequeño establecimiento con mucho encanto. Ahora bien, ambos negocios han notado un incremento en la demanda del sabor de Kinder entre la población más juvenil, pudiéndose encontrar este tipo en el pódium de los más solicitados.

Sin embargo, esto no es una casualidad en estas heladerías. En Nuuk, ubicada en la Plaza de las Monjas, explican que “Kinder es el sabor que más se vende con diferencia”. Asimismo, en este moderno establecimiento se pueden encontrar un sinfín de sabores de lo más variopinto. Entre los más sorprendentes destacan el de Pantera Rosa, basado en el dulce, y el de las clásicas tortas de polvorón de Inés Rosales.

Si bien es cierto que puede parecer extraño degustar un dulce introducido en helado, la realidad es que el sabor atrapa a cualquier cliente. La innovación es la seña de identidad de Nuuk que, no solo ofrece helados en tarrina, sino que también ofrece la posibilidad de que la persona se fabrique un polo a su antojo. Así, el comprador decidirá primero la cobertura que desea, que bien puede ser de chocolate, nata o vainilla, y posteriormente, decide el toppin que lo complementa, pudiendo tener el polo diferentes tipos de forma. La originalidad no queda aquí. Hamburguesas de chocolate, cookies y brioche helado completan la extensa carta que ofrece esta insólita heladería.

Una chica entrega a un cliente un helado de Nuuk. Una chica entrega a un cliente un helado de Nuuk.

Una chica entrega a un cliente un helado de Nuuk. / Alberto Domínguez (Huelva)

Al margen de estas atractivas opciones, el cliente también puede acercarse al clásico gelato italiano cuando visita Portobello. Una de las grandes particularidades de esta heladería es la introducción del queso mascarpone como base en sus helados. Así, el consumidor puede degustar las 1001 noches, con un sabor similar al tutti frutti aunque con esta base; o la especialidad, el ya reconocido Portobello, que integra este queso típico del norte de Italia con higo caramelizado y maracuyá.

Con esta amplia variedad de sabores refrescantes y una espectacular exhibición de imaginación, las heladerías que copan las calles del centro de Huelva ofrecen al onubense un amplio abanico de opciones para apaciguar el calor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios