Sindicatos

La fuerza que viene de la historia propia

  • UGT celebra su 130 aniversario con un acto de homenaje a sus afiliados más significativos en Huelva que reivindica el poder de la unidad

Comentarios 0

La celebración del primer Congreso Nacional Obrero el 12 de agosto de 1888 es la que sirvió de creación de una nueva organización sindical, la Unión General de Trabajadores de España, sólo unos meses después de que en la provincia de Huelva se viviese un trágico suceso en sus minas, que acabó por marcar ese, para siempre, como el Año de los Tiros. Eran tiempos de incipiente lucha obrera en busca de derechos totalmente normalizados ya en la actualidad, inexistentes entonces, por más que ahora los jóvenes crean que siempre acompañaron a los trabajadores del país.

En un vídeo editado para conmemorar el 130 aniversario de UGT se recuerda que hasta 1890 no se llevaron las reivindicaciones del día 1 de mayo a la calle; que la Ley de Descanso Dominical no se promulgó hasta 1904; o que no fue hasta 1982 cuando se reguló en España la jornada semanal de 40 horas y las vacaciones anuales de 30 días. Son parte de los hitos del sindicato recordados ayer en Huelva, en el acto institucional por ese 130 aniversario cumplido el año pasado y celebrado a lo largo de estos meses hasta el próximo agosto.

La rectora de la Onubense, María Antonia Peña, dijo en su intervención, como anfitriona en el salón de la Facultad de Derecho en El Carmen, que en cada página de este recorrido histórico de UGT “se lee la propia historia de España”, como organización que “ha trabajado cada día por esas conquistas”.

Confesó Peña que a sus estudiantes de Historia les dice siempre que no se podría entender el mundo sin organizaciones sindicales, y tampoco éstas en España sin UGT. Por eso habló la profesora, más que de “sujeto histórico”, de “patrimonio histórico”, como concepto ligado a su enorme valor social y al bien del colectivo.

Hilan muy bien esas palabras de la rectora en un acto institucional para rendir tributo al patrimonio principal de una organización, que es su base, sus afiliados. Su sustento, realmente, y su razón de ser. Por eso esta celebración oficial del aniversario fundacional va ligado aquí en Huelva a esa vista atrás, con un claro componente de recuerdo de lo importante, de los valores que encarnan trece sindicalistas de raza, de su compromiso, entrega y sacrificio. De sus décadas de lealtad.

Lo reconocía también el secretario general de UGT Huelva antes del acto, que posteriormente cerró con unas palabras en la misma línea: “Toca unir fuerzas y los sindicatos de clase, tanto CCOO como nosotros, tenemos que salir a la calle y dar una respuesta contundente a todo aquel que quiera agredir la línea de flotación de los servicios públicos y de las condiciones sociales”, dijo Sebastián Donaire.

La vista puesta en la afiliación sirvió ayer para no perder el norte y tener claro que la fuerza necesaria la encuentran en su propia historia, en su propio ser, que forman, y siguen formando, sus afiliados, algunos rondando los 50 años de vinculación y aún en activo; otros, caídos por el camino pero convencidos de sus ideas hasta el final de sus días. Ahora, en “tiempos difíciles”, que apunta Donaire, ejemplo son para toda la familia sindicalista, en la que ayer tuvo protagonismo su “partido hermano”, como subrayó Ignacio Caraballo.

Presentado como presidente de la Diputación, dijo allí que estaba realmente como secretario general en Huelva del PSOE, el mismo partido que el tipógrafo Pablo Iglesias unió en el camino con la organización sindical.

Caraballo habló de los afiliados actuales, “presente sin el que no hay futuro”, y trazó un horizonte temporal que debe marcar “la igualdad, el reparto de la riqueza, el empleo digno y una tecnología que no instaure la precariedad”. Se refirió a la necesidad de “enterrar los siete años terroríficos” del PP en el Gobierno, pero no hubo petición expresa de voto, por más que estuvieran presentes también la candidata socialista número 1 al Congreso, María Luisa Faneca, o la subdelegada del Gobierno, Manuela Parralo.

Cita con las urnas

La arenga fue dirigida a “recuperar los derechos perdidos”, por los que luchará UGT, como Donaire anticipó, también la secretaria general ugetista en Andalucía, Carmen Castilla, que animó a votar este 28 de abril.

“El voto no es obligatorio, es un derecho, pero hay que llenar las urnas porque estamos pidiendo, junto a CCOO, un giro social en el que ya las personas vean la recuperación que llegan a las grandes empresas, que tienen beneficios”.

Aun el alcalde, Gabriel Cruz, sin estar metido todavía en faena electoral propia, recordó también lo mucho por lo que hay que luchar. Sebastián Donaire llevó la expectativa del domingo al terreno local, también sin pedir el voto concreto a unas siglas, para no confundir homenajes con mítines, pero sin dejar de lanzar un mensaje al nuevo Gobierno resultante de las elecciones, para que “sea capaz de entender que Huelva debe estar en la agenda prioritaria del Gobierno y aparecer en los próximos Presupuestos Generales del Estado”.

“Exigiremos, sobre todo, inversiones a nivel de infraestructuras. Es fundamental que Huelva despegue”, destacó entre un discurso eminentemente social y laboral, sin perder el rumbo que marcará las exigencias en los despachos o la lucha en la calle en los próximos meses. Y para eso sus afiliados serán clave.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios