Memoria histórica

Un frente común ante los “momentos malos” que vienen

  • La irrupción de Vox en el mapa político y en la Comisión de Memoria Histórica dispara las alarmas para evitar la derogación de la ley

Calle de la capital onubense considerada vestigio franquista. Calle de la capital onubense considerada vestigio franquista.

Calle de la capital onubense considerada vestigio franquista. / Josué Correa

Comentarios 1

El nombramiento de una parlamentaria de Vox como presidenta de la Comisión de Memoria Histórica del Parlamento de Andalucía ha sido el último aviso para que las alarmas salten. Dice Fernando Pineda, presidente de la Asociación Memoria Histórica de la Provincia de Huelva, que “vienen momentos malos” y que se hace necesario actuar para evitar que la Ley de Memoria Histórica pueda derogarse o que “se haga olvidar” todo el trabajo realizado hasta ahora. Y, más importante, el que todavía queda pendiente de hacer.

En su reunión del pasado lunes, la junta directiva de la asociación no pasó por alto el nuevo escenario político andaluz y la previsible presencia en aumento de Vox en el mapa político nacional. Aseguran que es necesario hacer un frente común con los ayuntamientos para que los preceptos que marca la ley se cumplan en los municipios. De ello depende, apuntan, que se pueda concluir la apertura de todas las fosas comunes de represaliados inventariadas y que desaparezca toda la simbología franquista en los municipios del país.

“Debemos ser cómplices en esto”, asegura Pineda, en la misma línea de los trabajos que ya están en marcha y en la fluida coordinación que ya se produce en la provincia de Huelva entre la propia asociación y los diferentes gobiernos municipales afectados.

El portavoz del equipo de gobierno en la capital, Manuel Gómez, asegura que le “preocupa mucho” la deriva que está tomando este asunto, después del nombramiento parlamentario en favor de Vox. “La presidencia de una comisión tiene un valor más simbólico que real pero denota el poco apego que se tiene a este tema tan sensible, poniéndolo en manos de un grupo político que pide la derogación de la Ley de Memoria Histórica”.

Vigilantes para la ley

El Ayuntamiento de Huelva, en ese sentido, se alinea con la Asociación Memoria Histórica, por la “preocupación” y por la disposición a “estar vigilantes para que se cumpla la ley y no se dé ni un paso atrás”.

Fernando Pineda no quiere caer en el alarmismo pero entiende que “es evidente que está en peligro” el trabajo emprendido con la Ley de Memoria Histórica. “Vamos a luchar para que ese peligro sea menor”, apunta, y se acaben las acciones en marcha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios