HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Huelva

La familia del primer fallecido por coronavirus en Huelva cuenta la dureza de los acontecimientos

  • El yerno de la víctima señala el varapalo de no poder acompañarlo en sus últimos días de vida

Cementerio de Punta Umbría. Cementerio de Punta Umbría.

Cementerio de Punta Umbría. / Jordi Landero

Si es triste el fallecimiento de un ser querido, más triste resulta aún perder a alguien estos días, y más aún si el fallecido lo ha hecho con coronavirus, dadas las necesarias y extremas medidas de seguridad que establece para estos casos el decreto de alarma aprobado por el Gobierno de España el pasado 14 de marzo.

Bien lo sabe la familia del primer fallecido por Covid-19 en la provincia de Huelva, un vecino de Punta Umbría que, con 80 años, falleció el pasado sábado en un hospital de la capital provincial, donde fue ingresado una semana antes tras dar positivo por coronavirus. Su yerno, Pedro Caro Gutiérrez, ha definido para Huelva Información el sepelio, que tuvo lugar en la mañana del domingo en el cementerio municipal puntaumbrieño, como una "escenografía muy poderosa", aunque asegura entender que "tiene que ser así".

Destaca sobre todo el momento en que solo cuatro personas (el propio Pedro Caro, otro yerno, una hija y un hermano del fallecido) pudieron acompañar el féretro con los restos de su suegro por el interior del camposanto, al que llegó en medio de un dispositivo policial; así como que no pudieron acercarse a menos de 15 metros del mismo; o el aspecto de los encargados del sepelio, que "estaban totalmente cubiertos con trajes de protección y a los que no se les veía ni un centímetro de piel o de ropa". También destaca que se produjeron dos desinfecciones: una antes de introducir el féretro en el nicho, y otra con éste ya sellado. En definitiva, fue algo "humillante", aunque insiste en entender que "tiene que ser así".

El fallecido es un marinero jubilado de 80 años que según su yerno dedicaba dos horas al día a andar. Era "muy dinámico y servicial", una persona "sana y aquejada solo de diabetes, para la que no precisaba insulina". "Era un buen padre de sus dos hijos y un buen esposo de su mujer", afirma también su yerno.

Este marinero puntaumbrieño hace un par de sábados sintió los primeros síntomas: "sobre todo fiebre y delirios", detalla su yerno, quien precisa que en un principio lo achacaron a la diabetes "porque no tenía tos ni insuficiencia respiratoria". Varios días después acudió al centro de salud de Punta Umbría, donde le detectaron "ruido en los pulmones", por lo que lo enviaron a un hospital de Huelva, donde fue ingresado y donde al día siguiente le hicieron el test de coronavirus, que dio positivo.

"Fue todo un jarro de agua fría", asegura Pedro Caro, quien lamenta que ahí empieza todo un calvario: “desde ese momento no lo hemos podido ver más", afirma. Durante su ingreso, al principio parecía que no había motivos para la alarma, "pero en solo cinco horas todo se revirtió y nos dijeron que nos fuésemos preparando para lo peor". "Fue un varapalo para la familia –prosigue-, porque a la mala noticia se une que no podíamos ni acompañarlo". "Tres horas antes de fallecer nos comunicaron que lo habían sedado, hasta que murió solo", tras lo cual la familia inició los trámites con la funeraria.

Les dijeron que solo una persona de la familia, equipada con traje de protección, podía entrar a ver el cuerpo, asegura Caro, "aunque decidimos que nadie lo haría para mantener la memoria de mi suegro tal y como la recordábamos en vida". A este dolor, añade, se suma aún más tristeza cuando sus familiares más cercanos, aquellos que convivían con él (su mujer y una hija), las cuales "deben estar en total aislamiento pasando estos tristes y duros días de luto".

Pedro Caro lamenta finalmente que a las víctimas, como su suegro, se las trate como "números", y anuncia que "como ciudadano, y también como abogado" va a contactar con familiares de otros afectados y con otros letrados, "para demostrar que en todo esto ha habido una presunta negligencia criminal por parte del Gobierno", por lo que concluye haciendo un llamamiento a las asociaciones de jueces y fiscales ya que a su juicio "las familias de este país estamos en sus manos".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios