Investigación

Un estudio de la UHU definirá la calidad del aire en la zona industrial

  • El nuevo proyecto se dirige a las partículas ultrafinas, las más peligrosas para la salud potencialmente

Imagen de la Punta del Sebo, de donde procede gran parte de las emisiones industriales que llegan a Huelva. Imagen de la Punta del Sebo, de donde procede gran parte de las emisiones industriales que llegan a Huelva.

Imagen de la Punta del Sebo, de donde procede gran parte de las emisiones industriales que llegan a Huelva. / H.I. (Huelva)

La Universidad de Huelva (UHU) va a emprender un proyecto que estudiará las emisiones de la industria y su presencia en las partículas ultrafinas del aire, que pueden llegar a ser las más perjudiciales de cuantas llegan a nuestro organismo. Todo ello va a ser objeto de un estudio que ya ha recibido el visto bueno del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades. Lleva por título Caracterización físico-química y contribución de fuentes de aerosoles atmosféricos inorgánicos y orgánicos (rango fino-ultrafino) en zonas industriales complejas (Pulfind) y está dirigido por Jesús de la Rosa y Gonzalo Márquez. El objetivo, se señala en la presentación, es encontrar indicadores inorgánicos y orgánicos procedentes de la actividad industrial.

De la Rosa apuntó a la paradoja de que siendo las partículas ultrafinas (UFP) las que potencialmente, pueden ser más peligrosas para la salud, no haya sin embargo ninguna normativa que les ponga límites, tal y como sucede con partículas de mayor dimensiones.El proyecto “supondrá un sustancial avance de la calidad del aire en zonas industriales como son los casos de Huelva y del Campo de Gibraltar. El desafío por mejorar la calidad del aire, tendrá un impacto positivo en la salud de los ciudadanos”.

De este modo, De la Rosa insiste en que cuanto más extenso sea el conocimiento geoquímico de las partículas que están en el aire, especialmente las ultrafinas que posean altos niveles de contaminación, mayor será el impacto positivo en los estudios epidemiológicos”. El catedrático de Geoquímica de la Onubense añadió que “desde 2007 estamos estudiando las partículas ultrafinas, teniendo la posibilidad de efectuar mediciones cada hora. Ahora vamos a tener la oportunidad de saber, a este nivel, qué es lo que se emite en la industria”.

El proyecto aprobado se incluye en el Programa Retos que está enfocado a aquellos hechos o fenómenos que implican muy directamente a la sociedad. Tiene una duración de tres años.De la Rosa indicó que, precisamente hace un año, se presentó una tesis que se había detenido en la presencia y efectos de las partículas ultrafinas en el aire de la capital. Ejemplo de ello es la tesis de Rocío Fernández Camacho quien argumentó que “la contaminación atmosférica por partículas ultrafinas se ha convertido en motivo de preocupación, debido a sus potenciales efectos en la salud. Numerosos estudios apuntan a los automóviles como la principal fuente de contaminación por partículas ultrafinas en aire urbano.

Sin embargo, los resultados de este estudio ponen de manifiesto que determinadas emisiones industriales –en referencia a la situación de Huelva– representan una fuente muy importante de partículas ultrafinas”. Fernández Camacho demostró que “en Huelva, al igual que en otras áreas urbanas, los automóviles dan lugar a altas concentraciones de partículas ultrafinas y carbono negro (BC) durante las horas matinales y vespertinas. Sin embargo, el “cóctel industrial” con altas concentraciones de SO2, partículas ultrafinas, arsénico, cobre, zinc, etcétera, observado durante las horas centrales del día, debido a las fumigaciones de los penachos transportados por la brisa mar a tierra, es una peculiaridad de Huelva. El impacto industrial es tal que, las concentraciones de elementos como arsénico o cobre son entre 3 y 5 veces superiores a las que se registran entre otras ciudades europeas, mientras que las concentraciones de partículas ultrafinas durante las horas centrales del día son el doble de las que se registran en muchas urbes de Europa, a pesar de que las concentraciones de carbono negro en Huelva son aproximadamente la mitad de las que se observan en otras urbes”.

Todo ello le hizo llegar a la conclusión de que “las altas tasas de formación de nuevas partículas ultrafinas, debidas a las emisiones industriales de precursores gaseosos, hacen que los ratios UFP/BC en Huelva bajo el régimen de brisa mar a tierra, sean entre 3 y 5 veces mayores a los que se observan generalmente en otras ciudades.De la Rosa y Márquez estudiarán ahora cómo es la situación en la propia zona industrial. Para ello tendrán como referente el observatorio situado en La Rábida, estratégicamente situada entre cuatro zonas significativas: Punta del Sebo-Francisco Montenegro con industria especialmente dedicadas a la fundición de cobre y la transformación del fosfato; Nuevo Puerto, con un complejo petroquímico, el Puerto de Huelva y las balsas de fosfoyesos.

El proyecto recuerda que la inmensa mayoría de los estudios realizadas sobre UFP han estado centrados en las emisiones d ellos tubos de escape dejando de lado, otras fuentes de polución. Tanto De la Rosa como Márquez apuntan asimismo, a la finalidad del proyecto que no es otro que el beneficio de la salud de la población. Recuerdan que cada día se producen contribuciones científicas acerca de los efectos de las UFP en la salud. Hay estudios que las relacionan con la arterioesclerosis y la isquemia cardiovascular. La razón es que las UFP se acumulan de una manera rápida, en órganos extrapulmonares de manera que se dirigen hasta el sistema nervioso central.

La rectora junto a los participantes en el seminario. La rectora junto a los participantes en el seminario.

La rectora junto a los participantes en el seminario. / H.I. (Huelva)

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios