Huelva

Casi nueve años desde la luz verde de la declaración ambiental

  • El inicio de los trámites del proyecto comienza en 2006 por parte de la empresa gasística

Una protesta de Greenpeace en una de las instalaciones de Naturgy en el entorno de Doñana. Una protesta de Greenpeace en una de las instalaciones de Naturgy en el entorno de Doñana.

Una protesta de Greenpeace en una de las instalaciones de Naturgy en el entorno de Doñana. / Pedro Armestre

El Boletín Oficial del Estado (BOE) recogió la resolución fechada a 13 de septiembre de 2010, de la Secretaría de Estado de Cambio Climático, por lo que se formulaba la declaración de impacto ambiental del proyecto conjunto zona Marismas Occidental. Este fue el punto de partida de una historia que a día de hoy todavía continúa encima de la mesa.

La Declaración de Impacto Ambiental positiva a Marismas Occidental ocurrió con José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno español. Posteriormente, la Junta de Andalucía también concedió la Autorización Ambiental Unificada. Esta postura de la administración autonómica giró en los años posteriores y el entonces consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, recordaba que el permiso ambiental otorgado se explica porque Naturgy –que es la empresa que está detrás del proyecto de gas natural– presentó el proyecto Marismas fraccionado en cuatro partes (Saladillo, Marismas Occidental, Marismas Oriental y Aznalcázar), que independientemente unas de otras podrían obtener el aprobado por parte de la administración.

Para ver los primeros pasos del proyecto hay que retornarse hasta el año 2006, que es cuando comenzó la propia tramitación, aunque no fue hasta 2010 la formulación de la declaración de impacto ambiental, tras seguir el procedimiento administrativo en cumplimiento de la legislación, según apunta Naturgy en su propia página web. Tras la Autorización Ambiental Unificada, en noviembre de 2012, “en su respuesta final al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, la Junta no planteó objeciones al resto de los proyectos, por lo que, en enero del 2013 el resto de subproyectos de Marismas obtuvieron la Declaración de Impacto Ambiental positiva por parte del Ministerio”, según expone la web de Naturgy.

Ahora la visita a Doñana el pasado mes de septiembre por parte de los eurodiputados para analizar el impacto de la instalación de gasística en el espacio protegido ha cambiado las tornas. La pelota está ahora en el tejado de España después de que Europa haya pedido paralizar el proyecto de inmediato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios