Huelva

Un curso cargado de ilusión y entusiasmo

  • El protagonismo recae en las sonrisas de los alumnos tras reencontrarse después de las vacaciones

  • El primer día se dedica a dinámicas para que los niños se conozcan

Los alumnos de Segundo Ciclo de Infantil y Primaria fueron los protagonistas ayer con motivo del comienzo del nuevo curso. Un nuevo año académico arrancó y los colegios se convirtieron en un lugar de encuentro para los más pequeños tras tres meses de vacaciones. Era un día de emociones contrapuestas. Mientras unos llegaban con pocas horas de sueño tras no haber dormido la noche anterior a causa de los nervios por conocer a sus nuevos compañeros, otros mostraban un mayor recelo ante la idea de introducirse en la rutina que conlleva el curso escolar.

Para inaugurar un nuevo año académico, el alcalde Gabriel Cruz, visitó el centro Marismas del Odiel, en el que el Consistorio ha desarrollado durante el verano diferentes trabajos encaminados a mejorar la accesibilidad del alumnado infantil, así como la de aquellos chicos que presentan movilidad reducida. Con tales actuaciones, se ha podido dar una respuesta a un requerimiento que se hizo desde la dirección del colegio para eliminar las barreras arquitectónicas y atender a los niños que necesitan unas medidas diferentes de seguridad. Por este motivo, se ha instalado una rampa de unos 30 metros cuadrados en el acceso principal del colegio. Este espacio ha supuesto una inversión municipal de 5.500 euros.

El alumnado regresa a los diferentes centros educativos onubenses de forma escalonada

En horarios diferentes, los distintos colegios repartidos por la capital onubense abrieron sus puertas para dar la bienvenida al alumnado. En este sentido, la Safa Funcadia fue uno de los más madrugadores. A las 9:15, quince minutos antes de la hora fijada por el centro educativo, acudió Rocío Gómez junto a su hijo que comenzaba quinto de Primaria. "Apenas ha descansado por la noche a causa de las ganas que tenía de volver a ver a sus amigos", señaló Rocío. Pocos minutos después, llegaría su amigo de la clase Saúl Santos, acompañado de su padre Valentín. "El primer día para ellos es especial porque en verano no suelen ver a sus compañeros", apuntó Valentín.

A medida que avanzó la mañana se fueron incorporando, de forma escalonada, los diferentes cursos. Por este motivo, algunos padres con hijos de edades diferentes tuvieron una mañana más ajetreada. Es el caso de José Gallego, cuyas hijas cursan primero y quinto de Primaria. "El colegio establece horarios diferentes según el curso, por lo que los que tenemos más hijos venimos varias veces durante el primer día", comentó José.

Desde el centro educativo esta jornada se desarrolla con el objetivo de que los alumnos se conozcan entre ellos, se intercambien los libros con el resto de cursos y sepan sus horarios y profesores. José María Vázquez y Gabriel Campos, ambos miembros del personal docente de la Safa Funcadia, señalaron que "lo mejor para el comienzo suelen ser las dinámicas, pues los chicos necesitan una primera toma de contacto que se presente divertida".

Para el profesorado es también el día en el que comienzan a plasmar las ideas desarrolladas durante el período estival con ánimo de fomentar el aprendizaje en los alumnos. "Este año buscamos para los más mayores de Primaria una metodología basada en la cooperación, pues el trabajo en grupo es un hábito que se debe coger cuanto antes", manifestó Ana López, tutora de 6º de Educación Primaria. De este modo, los centros incorporan, cada vez en mayor medida, la colaboración entre alumnos, así como la interactividad con el profesor.

Igualmente, el trabajo cooperativo se erige como uno de los procedimientos primordiales en el Colegio José Oliva. El profesorado tiene programadas para este año académico una serie de dinámicas que fomenten la convivencia entre las diferentes letras de cada curso. Los alumnos de 6º de Primaria realizaron en la mañana de presentación una yincana en la que tenían que buscar una serie de pistas para descubrir el lema del centro de este año, Juntos podemos hacer cualquier cosa. Para Vicky Domínguez, tutora de 6º "es fundamental la convivencia entre todos los chicos para impulsar el trabajo en grupo".

Entre los jóvenes de Primaria se atisbaba ilusión y entusiasmo ante la nueva aventura académica que les espera, especialmente en los mayores. Sin embargo, en el alumnado de Educación Infantil fue más frecuente asistir a escenas de recelo ante el inicio de las clases.

Esperanza Piñeiro y su marido acompañaron a su hija que comienza primero de Infantil en colegio Santo Ángel de la Guarda. Ante la primera experiencia en una clase con nuevos compañeros, una sonrisa inundaba el rostro de la pequeña, que se mostraba muy emocionada ante una situación novedosa en su vida. "Durante la semana anterior le comentamos cosas que se encontrará en el colegio para habituarla a ello y conseguir que comenzase feliz el curso", señalaron sus padres. Igualmente, en su clase estará también el pequeño de Álex García, al que le costó comenzar su andadura académica en la escuela. "Ha sido complicado, pero es el primer día, es normal", indicó Álex.

Cuando se cumplía el mediodía, llegó el turno de los chicos de Infantil del colegio Cardenal Spínola, ubicado en el Paseo Santa Fe. La hija de Elena Gil y Adrián Ortega era una de las alumnas más emocionadas. "¡Ya soy grande! ¡Voy al cole de los mayores!", repetía la pequeña que acudía por vez primera con su mochila nueva de Frozen. El hijo de Rosa María, en patinete, llegaba también al centro para reencontrarse con sus amigos. Tras unos minutos de búsqueda, se cercioró de que llegaba uno de sus amigos por lo que no pudo contener una sonrisa.

En el Cardenal Spínola los profesores planificaron la mañana de tal forma que los alumnos pudieran conocerse entre ellos a través de dinámicas. Igualmente, ocuparon un papel importante las normas de convivencia y de uso del material escolar. La profesora María Jesús hacía un llamamiento a sus alumnos de 1º A de Primaria para hacerles ver la importancia de la limpieza. "Vamos a organizarnos para elegir un representante del cuidado del aula", anunciaba la tutora ante la atenta mirada de los niños.

Además, el colegio contempla como novedad este curso la planificación de actividades para los padres, como el mind-fullness, una variante del yoga. De esta manera, mientras los chicos realizan sus actividades extraescolares, los progenitores pueden disfrutar de una ocupación divertida y entretenida.

En los diferentes centros educativos repartidos por la capital onubense y su provincia, el primer día de colegio ha resultado un éxito. Las incidencias se ausentaron para que el protagonismo recayera en los pequeños alumnos que, con ilusión, llegaban al colegio para conocer su clase y a sus profesores. A excepción de algunas sustituciones en el personal docente o el desplazamiento de un grupo de alumnos a otro aula por motivos de obras de pequeño calibre, la vuelta a la rutina se ha desarrollado con total normalidad.

Tras una mañana de reencuentros, preguntas sobre cómo ha transcurrido el verano, abrazos, juegos y anuncios sobre el nuevo material escolar, muchos colegios regresarán mañana al ritmo habitual de las clases, aunque con un período de adaptación para abordar de la mejor manera posible el nuevo curso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios