Contenido Patrocinado

El crecimiento de Ripple en el mercado de criptomonedas

El crecimiento de Ripple en el mercado de criptomonedas El crecimiento de Ripple en el mercado de criptomonedas

El crecimiento de Ripple en el mercado de criptomonedas

El mercado de criptomonedas se encuentra en un auge incontestable. Durante el último año, el sector ha crecido un 159% más que durante el año anterior. Se trata de un dato contundente que ofrece el último estudio del Observatorio de Digitalización financiera, una entidad de referencia en el análisis de la economía online. En este contexto, Bitcoin se mantiene como la criptomoneda con mayor uso de la red, aunque desde 2017, Ripple se encuentra en continuo crecimiento y cada vez más usuarios quieren saber cómo comprar ripple XRP en webs como Bitvavo.com.

El sector de criptoactivos mantiene su tendencia al alza en una situación peculiar, puesto que su popularidad durante los últimos años ha vencido al escepticismo y, ahora, se impone a una nueva amenaza: los negativos vaticinios de una inminente crisis económica global. Es por ello que el aumento en el uso de las criptomonedas es un hecho llamativo en un contexto complicado y que habla de la confianza que inspira en los usuarios y las entidades financieras.

Dentro de esta situación, la opción de Ripple destaca tanto por sus resultados como por aquellos matices que la hacen diferente de Bitcoin y Ethereum, las dos líderes del mercado actual. Además, la filosofía de Ripple de buscar mejorías para el sistema financiero actual en lugar de desbancarlo, la han llevado a ser conocida como "la criptomoneda de los bancos" debido a que destacadas entidades bancarias ya la utilizan.

La doble vertiente de Ripple

Para entender Ripple, la primera característica destacable es que se trata tanto de una criptomoneda como de una plataforma de pago en la que el protocolo adquiere mayor importancia. ¿Por qué? Porque es el nexo de unión entre la economía tradicional y el mercado de criptoactivos, en el que se conoce a Ripple por el código XRP. Se trata de un concepto fundado en 2012 por Jed McCaleb y Chris Larsen, que rápidamente ganó popularidad como plataforma de pago donde se puede enviar euros, dólares, Bitcoin, Ethereum y cualquier otra moneda. Su funcionamiento se basa en una red de servidores descentralizada y de código abierto cuyas normas se rigen con un claro objetivo: realizar transacciones prácticamente instantáneas desde cualquier parte del mundo y al menor coste.

¿Qué hace especial a Ripple?

Ripple fue creado como alternativa a las transferencias lentas y los problemas de escalabilidad de Bitcoin. Su rapidez y su bajo coste la hicieron alcanzar rápidamente el tercer puesto entre las criptomonedas más utilizadas, un lugar que todavía ocupa a día de hoy. La confirmación de una transacción Ripple tarda unos cuatro segundos, mientras que las de la competencia, como Ethereum, tardan alrededor de dos minutos, o más de una hora en el caso de Bitcoin.

Además, Ripple puede manejar aproximadamente 1.500 transacciones por segundo, y el equipo de desarrollo de la compañía ya ha afirmado que su objetivo es alcanzar la capacidad de VISA, que puede cubrir más de 50.000 por segundo. Estas cualidades han convertido a Ripple en el criptoactivo preferido por algunos operadores que quieren pasar dinero de una divisa criptográfica a otra, incluidos los bancos tradicionales que quieren operar con criptomonedas. 

El potencial de Ripple

El Ripple fue concebido como una moneda para facilitar los pagos y las transferencias entre bancos. En el sistema actual, los pagos entre entidades bancarias se demoran de entre tres y cinco para su liquidación y, además, tienen altas tasas de quiebra y conllevan importantes gastos. Se trata de unas condiciones que, a día de hoy, son inabarcables en la economía online. Por ello, desde Ripple se ha puesto un fuerte énfasis en alcanzar acuerdos clave con los principales actores de la industria bancaria. 

Ripple trabaja con varias de las instituciones financieras más grandes del mundo, entre las que se encuentran, entre otros, el banco Santander, BBVA, Moneygram, American Express o SBI Remit. Son datos que demuestran el interés tanto por parte de Ripple por complementar y mejorar el sistema actual, y también el potencial de este criptoactivo dentro del mercado de criptomonedas.

Pero dentro de este potencial de Ripple también existen otros factores a valorar. Se trata de una criptomoneda que, a diferencia de Bitcoin o Ethereum, no se puede minar. La compañía generó 100.000 millones de tokens, una cantidad que no puede superarse. Además, Ripple no utiliza la tecnología Blockchain para sus operaciones, sino que su red descentralizada valida cada operación de forma rápida.

¿Cómo se puede comprar Ripple?

Ripple está disponible en plataformas como Bitvavo.com y su compra se puede realizar en muy pocos pasos. El primero es registrarse creando una cuenta en el sitio web con la que transferir los fondos para comprar el criptoactivo. Una vez el usuario haya abierto su cuenta, encontrará una lista con las monedas disponibles, entre las que deberá elegir XRP y hacer la transacción sin tiempo de espera.Además, con la creación de la cuenta en Bitvavo.com, el usuario obtendrá de forma automática una wallet de Ripple, es decir, un "monedero" digital en el que guardar la criptomoneda y enviar y recibir dinero siempre que lo desee para operar con rapidez, facilidad y bajo coste: la cotización del Ripple se mantiene en los 0,2317€.