Huelva

La mitad de la costa de Huelva está en riesgo de inundaciones a partir de 2050 por el cambio climático

  • Todas las áreas de marismas en Ayamonte, Isla Cristina, Lepe, Punta Umbría, Cartaya, la capital, rías y el Parque Nacional de Doñana son vulnerables y sufrirán al menos una inundación anual si prosigue el aumento del nivel del mar

Todas las zonas vulnerables y en claro riesgo de inundación a partir del año 2050. Todas las zonas vulnerables y en claro riesgo de inundación a partir del año 2050.

Todas las zonas vulnerables y en claro riesgo de inundación a partir del año 2050. / Climate Central (Huelva)

Buena parte del litoral onubense se enfrenta al riesgo de una inundación generalizada y a quedar completamente sumergido como consecuencia de las inundaciones periódicas que puede provocar el cambio climático a partir del 2050. Un estudio internacional concluye que la población mundial en riesgo de inundaciones se triplicará en las próximas décadas como consecuencia del calentamiento global y la consecuente subida del nivel del mar. Las costas del Golfo de Cádiz están entre las más vulnerables y la provincia de Huelva sufriría los estragos de forma cíclica.  

En la provincia hay numerosas zonas que se verán afectadas de forma clara por la geografía onubense y la exposición de Huelva al envite del Atlántico, que ya ha sufrido a lo largo de su historia como el trágico maremoto que siguió al terremoto de Lisboa. Así, la desembocadura de los ríos onubenses y las marismas que rodean cada uno de ellos quedarán bajo el agua. Ayamonte e Isla Cristina sufrirían de forma muy severa estas inundaciones, así como las zonas más expuestas de Lepe y Cartaya. En la capital y Punta Umbría los efectos serían importantes, no así en las zonas costeras próximas a Mazagón. Sin embargo, el Parque Nacional de Doñana sufriría las inundaciones de forma aguda

En España serían unas 200.000 personas las afectadas por la crecida de los océanos, una cifra que se eleva hasta los 340.000 en el año 2100 en el peor de los escenarios: con emisiones altas de los gases responsables de la crisis climática. La investigación pone de relieve que las zonas españolas más vulnerables serán Doñana, numerosas áreas de la provincia de Huelva por la abundación marismas, Cádiz y el Delta del Ebro.

El estudio, publicado en la revista 'Nature Communications', ha sido realizado por Climate Central, una organización estadounidense que agrupa a numerosos científicos que investigan el cambio climático y sus efectos en la población.

En rojo las zonas costeras que se verán más afectadas por las inundaciones a partir de 2050. En rojo las zonas costeras que se verán más afectadas por las inundaciones a partir de 2050.

En rojo las zonas costeras que se verán más afectadas por las inundaciones a partir de 2050. / Climate Central (Huelva)

El modelo de cálculo utilizado por esta organización permite, al contrario de los sistemas utilizados hasta ahora, discriminar las copas de los árboles y los tejados de las casas, que hacían que las costas parecieran menos vulnerables de lo que son en realidad, según los responsables del estudio.

Además del estudio, los científicos han diseñado un mapa interactivo que predice cómo afectará el aumento del nivel del mar en miles de lugares y en distintos escenarios: desde que las emisiones continúen sin apenas restricciones hasta que se produzcan unas reducciones "extremas" de carbono.

Así, el mapa permite comprobar cómo afectarán esos fenómenos en una veintena de puntos españoles: desde Pasajes (Guipúzcoa) hasta La Coruña o Vigo, en el norte; desde Huelva hasta Algeciras en el suroeste; o desde Málaga hasta Barcelona en el litoral mediterráneo.

Los datos revelan que en 2050 las tierras en las que hoy residen unos 300 millones de personas se inundarán "al menos" una vez al año, una cifra que las estimaciones anteriores cifraban en 80 millones de personas.

La investigación aporta datos individualizados de un total de 135 países y señala que en seis países asiáticos (China, Bangladesh, India, Vietnam, Indonesia y Tailandia) viven unos 237 millones de personas que sufrirán inundaciones al menos una vez al año si no se construyen las defensas costeras adecuadas.

El investigador Benjamin Strauss, director de Climate Central, ha subrayado que el Acuerdo de París contra el cambio climático "debería ser suficiente" para evitar los peores escenarios, aunque a su juicio no se puede corroborar esto "con total certeza".

"Muchos de los efectos del cambio climático son ya irreversibles, pero nunca será demasiado tarde para que reduzcamos sus efectos reduciendo la contaminación ", ha señalado a EFE Strauss. Las estimaciones más optimistas sobre el aumento del nivel del mar que usa la investigación se sustentan sobre la teoría de que las capas de hielo se mantendrán más o menos estables durante las próximas décadas.

Porque el estudio alerta de que si las cosas empeoran y las capas de hielo se vuelven más inestables y se reducen de una forma significativa, el riesgo de inundación anual en España en el año 2100 afectaría a unas 700.000 personas.

Benjamin Strauss ha explicado que, igual que el hielo de un congelador no se descongela en el momento que se desenchufa, las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida tampoco responden instantáneamente al calentamiento; "las capas de hielo aún no se han acercado a alcanzar el calentamiento que ya hemos causado, pero podemos empeorar las cosas si contaminamos más".

El estudio pone de relieve cuáles serían los beneficios de una importante reducción de las emisiones, y señala por ejemplo que una rápida reducción de los gases de efecto invernadero salvaría a unos 50 millones de personas en el mundo de sufrir inundaciones costeras cada año a finales del siglo.

O, en el otro extremo, si no se produjera una reducción importante de esas emisiones, el mar crecerá hasta sumergir por completo lugares en los que en la actualidad viven 40 millones de personas.

Los científicos han incidido en que, gracias a este estudio, todas las autoridades disponen ya de datos, incluso a pequeña escala y a nivel local, sobre el riesgo de inundaciones y de la subida del nivel del mar, una información que pueden utilizar para tomar decisiones de planificación.

"Esperamos que nuestra investigación, y los mapas y datos que compartimos abiertamente, ayuden a alertar al público y a los gobiernos sobre la necesidad, si queremos evitar grandes daños, de una acción contundente, tanto en términos de reducción de la contaminación como de una preparación para las inundaciones", ha manifestado a EFE el director científico de Climate Central.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios