Sesiones de 'coaching' con caballos en Huelva Los caballos en el mundo del 'coach'

  • Francisco José López Ballester realiza sesiones de crecimiento personal en Trigueros con la compañía de equinos en un método de trabajo “innovador”

  • El onubense ofrece sesiones gratuitas para profesionales sanitarios durante estos días

Sesión de coaching con caballos. Sesión de coaching con caballos.

Sesión de coaching con caballos. / M.G.

“He visto cosas que no creeríais”. Del mismo modo que se hizo famosa esta frase en la cinta de Blade Runner, Francisco José López Ballester la hace suya al describir su actividad profesional. Este licenciado en Humanidades por la Universidad de Huelva encontró en el coach su labor diaria tras pasar por la Universidad Internacional de Andalucía, algo que desarrolla desde hace unos cinco o seis años. La peculiaridad de las sesiones y talleres de López Ballester es que participan caballos desde hace dos años y medio en ese proceso de crecimiento personal.

“El coaching con caballos es, actualmente, sin duda, el método más innovador en el trabajo para el desarrollo y crecimiento personal, de habilidades y capacidades tanto a nivel personal como profesional para la correcta definición y consecución de objetivos”. De este modo él y dos o tres caballos acompañan a particulares, empresas u organizaciones que los solicitan. Y remarca el concepto acompañar porque “nosotros no le solucionamos la vida a nadie ni le decimos lo que tiene que hacer”, al tiempo que subraya que “yo no hago terapia”.

Dentro de ese desarrollo de habilidades personales y capacidades el coaching se encarga de dar la vuelta a la forma de ver un asunto, inquietud o problema de alguien para que exista un cambio de mentalidad. Consiste en avanzar desde el punto A (situación en la que está la persona) al punto B (lo que quiere lograr). Pero siempre que la persona o el grupo sea el que tome la iniciativa y vea lo que antes se tomaba por un imposible. “El trabajo que hacemos en el coaching con caballos se basa en dinámicas y juegos, siempre pie a tierra, a través de los cuales buscamos la interacción de las personas con los caballos, que éstas, las personas, descubran nuevos aspectos, desarrollen nuevas posibilidades y capacidades, lleguen a ver de manera distinta sus limitaciones y bloqueos para que puedan así superarlos”.

Según cuenta Francisco José López Ballester, el caballo al ser un animal de presa, “que se lo han comido durante miles de millones de años”, con el tiempo ha ido evolucionando “desarrollando una serie de sentidos” y una percepción “de gestión de su alrededor que es única en el mundo animal”. Así, una vez que te pones delante de un caballo, éste “lee tu estado emocional. Es capaz de distinguir incluso nuestra coherencia. Recoge toda la información, sobre el entorno y sobre nosotros y lo que hace es que la refleja en su comportamiento”, explica el coach onubense. Para poner un ejemplo López Ballester señala que si un cliente llega a una sesión en un estado de ánimo bajo, con miedos, dudas, o con tensión “el caballo refleja todo eso a un nivel químico. Se echa al suelo, se pone nervioso, con patadas...”.

La sesión o taller comienza por que el cliente confíe en el coach “para que hable con sinceridad” para que después defina su objetivo (punto B). Mientras, el caballo “está suelto en la pista y esta recogiendo e impregnándose de todas las emociones” que las personas están sintiendo a cada pregunta que les realiza el coach. “El caballo va captando y va reflejando”.

“Es así un método de trabajo innovador, lúdico, basado en juegos, experiencial, que nos ofrece un aprendizaje inmediato y en tiempo real”. Asimismo, los caballos muestran al cliente una fotografía “mágica” del conflicto del cliente. López Ballester quiere remarcar que el coaching con caballos no es terapia y tampoco tiene nada que ver con la equinoterapia ni con la hipnoterapia. Además, cualquier persona puede vivir la experiencia que ofrece este onubense, “incluido los niños”. Es más, el coach López Ballester cree que “es un método que puede ayudar mucho a los adolescentes en una época difícil de sus vidas”. Como novedad, y de manera gratuita, López Ballester está ofreciendo sesiones al personal sanitario. Así, los profesionales podrán gestionar sus emociones de lo que han vivido estas semanas atrás y encarar con actitud el futuro y la evolución de la pandemia. Las sesiones serán individuales, de una hora y media aproximadamente, contarán con todas las medidas de seguridad y se podrán hacer reservas desde francisco@equhos.com.

Que el caballo forme parte del taller significa que “puede valer por tres sesiones sin ellos por el impacto emocional”. También se puede trabajar todos los aspectos principales de una empresa u organización desde el punto de vista personal o de equipo humano: “comunicación, motivación, gestión de conflictos, estrés, gestión emocional, mejora del clima laboral, trabajo en equipo o atención al cliente”, entre otras cuestiones. López Ballester realiza las sesiones en Hípica La Bodega (Trigueros) de Antonio Blanco –jinete de doma clásica con un gran palmarés–, quien “no puede entender cómo sus caballos que conoce de toda la vida actúen de una manera con una persona y cinco minutos después de forma diferente con otra”. Además, con la ayuda del crecimiento personal, Antonio Blanco sueña con ser deportista olímpico, cuenta López Ballester. El coach onubense asegura que el trabajo estrella en el trabajo con caballos es el “liderazgo”. “El caballo, por su naturaleza, como animal de presa, busca la protección de un líder que le dé seguridad. Podemos desarrollar nuestro liderazgo frente al caballo”.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios