Huelva

La cita para la ITV en Huelva capital acumula hasta cuatro meses de retraso

  • La pandemia y las huelgas profesionales obligan a Veiasa a reprogramar casi 32.000 inspecciones en seis meses en la provincia

Estación de la ITV de Huelva, hace unas semanas. Estación de la ITV de Huelva, hace unas semanas.

Estación de la ITV de Huelva, hace unas semanas. / Alberto Domínguez (Huelva)

El impacto de la Covid-19 no solo ha afectado a nuestra salud y a la de la economía. También se ha dejado notar en la de nuestros vehículos. Entre dos y cuatro meses tiene que esperar un usuario onubense para poder pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), tal y como ha podido constatar Huelva Información y como refrenda un reciente estudio de Facua Andalucía.

La organización de consumidores realizó esta radiografía del panorama de inspecciones el pasado 19 de enero. Constató entonces que de las seis estaciones que gestiona Verificaciones Industriales de Andalucía SA (Veiasa) en territorio onubense, solo de la Zalamea La Real permitía a los conductores solicitar la cita en el mes de marzo, concretamente para el 30; es decir, dos meses y once días después de la petición.

Pero si hay una estación que bata el récord de demora, esa es la de Huelva capital. Un conductor que el 19 de enero pretendiera superar la ITV en las instalaciones de Francisco Montenegro tendrá que esperar a hacerlo justo cuatro meses después, el 19 de mayo, como constata Facua en su estudio.

Ante este panorama, muchos usuarios se preguntan si pueden conducir su coche con la ITV caducada en ese limbo que debe transcurrir entre la solicitud y el momento de la cita. La respuesta es sí. Así lo certifica a este diario el capitán Francisco, de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Huelva, quien manifiesta que manejan una directriz de la Dirección General de Tráfico (DGT) por la que "si una persona ha pedido la cita de la ITV antes de que le haya caducado, si se le denunciase, se sobreseería el expediente".

Esto no quiere decir "que no se pueda denunciar", aclara, porque "puede haber mucha picaresca". Para librarse de la sanción, hay que conservar las pruebas: "Si le caducó en diciembre y yo lo paro ahora, en febrero, tiene que demostrar cuándo cogió la cita. Como hoy en día como mínimo mandan un mensaje con la cita de la ITV en el que dice que tiene asignado tal día y a tal hora, comprobamos que el mensaje está fechado antes de la caducidad".

Puede ocurrir que la denuncia al conductor se produzca a través de los "paneles en la autovía que hacen lecturas automáticas". En ese momento se abre un expediente, explica el mando, "pero el particular puede reclamar, demostrando que sí estaba caducada la ITV pero que se había solicitado la cita" en tiempo y forma.

Estos retrasos en los señalamientos no solo atienden a los periodos de gracia concedidos a los conductores durante los estados de alarma, sino también a las jornadas de huelga promovidas por UGT en diciembre de 2020 y hace dos semanas.

Un técnico inspecciona un vehículo en Francisco Montenegro. Un técnico inspecciona un vehículo en Francisco Montenegro.

Un técnico inspecciona un vehículo en Francisco Montenegro. / Alberto Domínguez (Huelva)

La fuerza sindical reclama una nómina de trabajadores y técnicos más nutrida, la reducción de la carga de trabajo o la firma de un nuevo convenio colectivo, entre otros. Hasta ahora habían negociado con la Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de Rogelio Velasco (Cs), pero desde este viernes pasado las competencias de Veiasa han pasado a manos de la Consejería de Hacienda y Financiación Europea, dirigida por Juan Bravo (PP).

Las consecuencias de los paros se reflejan en casos como el que expone el capitán de la Benemérita: "En un reciente control Covid nos hemos encontrado con una persona que tenía cinco meses caducada la ITV y tenía cita con fecha posterior de la caducidad, pero tenía distintos mensajes en los que se le decía que por motivo de la huelga se anulaba su cita". Dos veces le había ocurrido lo mismo, así que justificó a los agentes "que la culpa no es suya".

Antes del trasvase de competencias entre consejerías, la de Transformación Económica facilitó a este rotativo datos cuantitativos acerca de las inspecciones realizadas en la provincia de Huelva a lo largo de seis meses, concretamente entre junio y noviembre de 2020.

De ellos se desprende que solo en ese plazo se realizaron 138.689 "primeras inspecciones", es decir, las "normales", las que correspondían en su momento.

Pero a ellas se han sumado en ese lapso otras 31.830 citas que han tenido que ser reprogramadas en las estaciones de San Juan del Puerto, Huelva, Zalamea, Galaroza, La Palma del Condado y Tharsis: 4.964 en junio, 5.977 en julio, 5.480 en agosto, 5.462 en septiembre, 5.585 en octubre y 4.362 en noviembre.

La contratación de 15 efectivos más hace que "se esté atendiendo ahora de manera más fluida", según la Junta

En su última intervención ante la Comisión Parlamentaria de la pasada semana, Rogelio Velasco recalcó que "ya se han materializado 192 de las 230 contrataciones programadas y se espera que en los próximos días se complete el resto" para toda Andalucía. Desde Transformación Económica se detalló a este diario que este refuerzo de personal para Huelva ha sido de 12 inspectores y un administrativo y que está prevista la inminente incorporación de dos inspectores más. Esto, según la Junta de Andalucía, está propiciando que "se esté atendiendo ahora de manera más fluida".

Retornando a las posibles multas, el capitán de Tráfico de la Guardia Civil recalca que –con la directriz de la DGT en la mano– "no denunciamos si se nos certifica de forma fehaciente que se tiene esa cita" antes de la caducidad. Pero los agentes siempre deben estar alerta porque truhanes, haberlos, haylos.

Así, el mando cuenta que "hay gente con la ITV caducada desde marzo, pero después han tenido tiempo de pedir la cita y no lo han hecho en plazo". Esos son sancionados. "También nos hemos encontrado que para tratar de adelantar la cita, en pleno confinamiento autonómico, hay quien ha querido pasar la ITV en Extremadura porque se la daban un mes antes".

Otros optan por excusarse con el típico "no, es que voy a pasar la ITV", y "ves que el coche que no pasaría la ITV ni en broma porque está muy abandonado. Ante eso se hace un expediente y, si luego pasa la ITV, pues se sobresee", explica el capitán.

Este remarca que "nosotros no vamos a comisión aunque alguno lo crea, nuestra prioridad es la seguridad vial y punto". En estos meses, puntualiza, "no hemos detectado que estos retrasos en la ITV estén detrás de los accidentes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios