Huelva

La caída del árbol de la rotonda de JRJ se produce sin causar daños

  • El suceso alerta de los árboles de gran tamaño sobre los que el Ayuntamiento viene reduciéndole las copas

  • Los grandes ficus son los ejemplares con mayor riesgo

Comentarios 3

En la madrugada de ayer se desplomó el gran árbol que se encontraba en la rotonda de Juan Ramón Jiménez, sin que se tuviera que lamentar desgracia alguna, a pesar de que es un lugar de gran tráfico. Algunos vehículos se vieron sorprendidos, ya que se encontraban a punto de pasar cuando se cayó prácticamente delante de ellos. La rotura se produjo en el tronco, precipitándose sobre la carretera. Se trata de una zona de gran tráfico, especialmente por la mañana, al conectar el acceso entre las calles del Paseo de Buenos Aires, Fray Junípero Serra, Manuel Siurot y San Andrés. Además del flujo de chavales que van a los institutos de la zona, por lo que el hecho de que la caída se produjera por la noche evitó una desgracia.

Los servicios municipales de Bomberos acudieron al lugar y despejaron la zona, retirando el árbol de la calzada, para lo que tuvieron que proceder a cortarlo en trozos.

A primera hora de la mañana fueron los servicios municipales de Infraestructura los que procedieron a retirar los restos del árbol.

Se trataba de un árbol centenario, un algarrobo que quedó en el mismo borde de la nueva rotonda del monumento a Juan Ramón Jiménez cuando fue construida. Concretamente este árbol es el que marca para los técnicos municipales, que planificaron esta zona, el círculo de la rotonda; evitando así su desaparición en el nuevo viario en su día construido. Hasta este mismo punto llegaba el trazado de la calle San Andrés, que desaparece en esta zona para dar fluidez a la gran vía de la ciudad, que une la zona baja de la Plaza de la Merced con la nueva Avenida de Andalucía.

Al parecer el problema del árbol, que aparentemente se encontraba bien, estaba en el interior, por lo que no fue detectado en las inspecciones que periódicamente realiza Parques y Jardines, según informa el Ayuntamiento de Huelva. Los árboles de gran porte, especialmente los ficus, vienen ocasionando caídas de grandes ramas, lo que está motivando cierta preocupación en espacios muy concurridos, como la Plaza de las Monjas, en la Plaza Niña, en los jardines de la antigua estación de Renfe y en la Plaza Arqueológica. Árboles que, además, no dejan crecer los jardines donde están plantados, colonizando de manera negativa todo el espacio; sin olvidar, los problemas que ocasionan sus raíces en el interior de las aceras que levantan y bajo el suelo en las tuberías.

Desde el Ayuntamiento se procedió en este último año a sanear estos árboles, cortando en algunos casos grandes ramas en peligro de desprendimiento, a la vez que se les redujo las copas para controlar el crecimiento de los mismos.

Dentro del Plan de Gestión del Prevención de Riesgo de Caída del Arbolado, de la Delegación de Infraestructura, se ha procedido a la realización de informes preventivos, conforme a los cuales se procedió a la tala de más de 50 árboles y actuado en otros 200. Además, se viene realizando de forma rutinaria una observación visual generalizada de toda la arboleda urbana por parte del personal encargado de su mantenimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios