Huelva de ayer a hoy

Las carteleras del cine en plena calle

  • En las esquinas se colgaban los carteles de las películas que proyectaban los cines de la ciudad

Una cartelera colgada en el Bar Onuba, en la esquina de la calle Palacio. Una cartelera colgada en el Bar Onuba, en la esquina de la calle Palacio.

Una cartelera colgada en el Bar Onuba, en la esquina de la calle Palacio. / Archivo E. J. Sugrañes

Constituían el anuncio más preciado, el de las películas que programaban los cines locales. Un tiempo en el que el mayor atractivo consistía en ver una buena película en el cine, en la gran pantalla. La verdad que durante mucho tiempo fue la única pantalla, hasta que llegó la televisión y, lo que no es menos importante, que esta llegara al alcance del bolsillo del ciudadano.

Mientras tanto, habían esquinas claves en zonas estratégicas de la ciudad, las de más pasos y comerciales, donde se colocaba la cartelera. Esquinas por las que peleaban los cines. Cada uno tenía la suya, era la forma de anunciar la función que se podía ver cada semana en algunas de las salas cinematográfica de la ciudad.

La Casa Colón es la sede del Festival de Cine de Huelva La Casa Colón es la sede del Festival de Cine de Huelva

La Casa Colón es la sede del Festival de Cine de Huelva / Alberto Domínguez

Todos estaban deseos de cine. Se completaba esa publicidad con los programas de mano, en los que ofrecían el cartel anunciador y la sipnosis, así como los días y pases en el cine correspondiente.

Quienes tenían mayor interés por conocer algo más de la película que se proyectaba, acudía a la misma sala y a las puertas no solo se encontraban los carteles, sino los fotogramas de las escenas más relevantes.Hoy todo esto es un mundo distinto, que nada tiene que ver con el actual negocio del cine.

Ni existe sala alguna en el centro de la ciudad. Algunas dejaron de existir hace muchos años, del Cine Mora, Apolo, Oriente... Más cerca y, por tanto, más doloroso porque el recuerdo está más cercano son salas como la del Rábida o el Emperador.

Nos quedamos sin el cine cercano, a donde gustaba ir para ver no solo lo que echaban, sino lo que estaba por venir.

Ahora y después de un tiempo difícil para las salas comerciales, hay dos zonas de cine como son Holea y Aqualon. Los métodos de acercarse al público son distintos, pero lo que continúa siendo clave es dar difusión de los títulos que llegan a la gran pantalla.

Cuando llegamos al cine ya tenemos la película elegida y no hay esquina en la ciudad que hable de películas. Ahora bien, están las web que hablan por los codos.

Cuando llega algún caso más especial se recurre a las grandes vallas publicitarias, a los actores más al uso y, llegado el momento, las banderolas por la ciudad.

El cine sigue moviéndose aunque sea en escenarios distintos y con medios diferentes, pero el interés es el mismo para hacer llegar a todos las historias que trasladan al celuloide.

Hoy nos llegan las cine para el Festival de Huelva y hay que recibirlas con ilusión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios