altas capacidades

Areté necesita espacio para desarrollar sus actividades

  • La asociación usa el Campus del Carmen pero las condiciones requeridas van a cambiar

El Paulo Freire, uno de los edificios usados por Areté. El Paulo Freire, uno de los edificios usados por Areté.

El Paulo Freire, uno de los edificios usados por Areté. / Pablo Núñez (Huelva)

La Asociación Onubense para las Altas Capacidades Intelectuales Areté tiene en la actualidad, abierto un flanco que pone en compromiso una de sus actividades más básicas: los distintos talleres que prestan un enorme servicios a estos chavales y que se realizan desde hace años, en el Campus del Carmen.

Según explicó la presidenta de Areté, Inmaculada Pérez, la asociación viene haciendo uso de las instalaciones del Campus del Carmen desde 2007 con una serie de iniciativas absolutamente necesarias para el desarrollo de estros chavales y que no se pierdan sus potencialidades. En todos estos años, se han estado usando distintas aulas los viernes por la tarde. Allí se imparten diferentes talleres y clases magistrales. Aunque no hay ningún contrato que vincule la UHU con Areté, Pérez invoca “el derecho de costumbre adquirido que están intentando que lo perdamos”.

El uso ha sido gratuito hasta hace un par de años. Allí fue cuando Areté llegó a un acuerdo con el anterior rector para que la asociación asumiera los gastos ocasionados por la ocupación de una decena de clases. De este modo, Areté asume un gasto de cerca de 300 euros semanales. Las cosas sin embargo, van a cambiar. Desde el equipo de gobierno de la Onubense se ha transmitido a la asociación que las condiciones van a cambiar. De los cerca de 300 euros se quiere pasar a 1.800 euros cada semana lo que desde Areté se considera una cifra que no es asumible.

El vicerrector de Infraestructuras, Manuel Maña, explicó que “lo único que ha pagado la asociación en estos dos últimos años, es por concepto de limpieza”. Maña añadió que “no hay convenio de cesión de espacios” existiendo además, una normativa aprobada por la propia universidad que hace clara referencia a este asunto de la cesión de espacios de modo que la situación de Areté es anormal.Tras varios encuentros de los representantes de Areté y de la UHU, incluida la propia rectora, la universidad les propuso seguir hasta el final del curso en las mismas condiciones. El vicerrector de Infraestructuras argumentó que “recibimos todos los días solicitudes para el uso de nuestras instalaciones y la universidad nunca se opone si se trata de eventos puntuales”.

Ante esta situación, Areté ha acudido a la Delegación Territorial de Educación para encontrar una alternativa. La asociación no obstante, confía en poder alcanzar un acuerdo con la UHU para poder seguir el curso que viene.  Areté ha tenido un crecimiento espectacular en los últimos años. Un centenar de chavales acude los viernes al Campus del Carmen y ocupan unas 14 aulas para el desarrollo de los distintos talleres. La asociación argumenta que “se trata de un colectivo que en otras universidades es mimado pues son unos grandes alumnos potenciales para las universidades”. Asimismo, entienden que la presencia de los chicos en la UHU es también de provecho para todos los estudiantes que están realizando sus grados en Ciencias de la Educación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios