Elecciones autonómicas 2-D La provincia mide la fuerza del PSOE

  • Los socialistas aspiran a mantener Huelva como bastión andaluz. El PP se enfrenta a la desmovilización, el influjo de VOX y el auge de Cs, que fía su éxito a Arrimadas y Rivera

Huelva parte como bastión socialista y aspira a seguir siéndolo tras el 2-D. El PSOE, que prevé desarrollar una campaña tranquila, tirará de su fuerte maquinaria y recorrerá los municipios de la provincia sin buscar la confrontación, para medir su poderío en un momento en el que la escasa tensión electoral y el influjo del abstencionismo se palpan en las calles.

Si en marzo de 2015 el empuje de los partidos emergentes no afectó a su hegemonía (es más, la dispersión del voto le benefició y, pese a perder papeletas respecto a 2012, recuperó el sexto escaño que había perdido), ahora los socialistas sí dan por perdido ese sexto representante por mucho que en público lo nieguen.

También los populares ven usurpado su tercer diputado por Huelva. Al partido le preocupa la desmovilización, el auge de Ciudadanos, que ganaría un parlamentario, y el influjo de Vox, que aunque no obtendría ninguno, puede fraccionar el voto.

Consciente de ello, y ante la masiva participación registrada en los últimos actos del partido de Santiago Abascal (comentada fue, por ejemplo, la escasa movilización que hubo en Huelva durante la reciente visita de Casado), el propio Juanma Moreno lleva días alertando de que las papeletas de Vox podrían incluso dar más escaños a Podemos a consecuencia de la Ley D’Hont.

Cs fía su auge a Rivera y Arrimadas tras fortalecer su estructura en los municipios

Ante esta situación, el fracturado PP onubense –cuya cúpula está alineada con Moreno y la exministra Báñez, frente a los partidarios de Casado–, buscará trasladar una imagen de fuerza y de unidad para evitar que, como ocurrió hace tres años, se cumplan los peores augurios.

Porque ya en los anteriores comicios se quedó con sólo tres diputados frente a los cinco que tenía, una situación que no se producía desde marzo de 2004. Para evitarlo, desde Génova no descartan un doblete de Casado, quien para empezar pisará Huelva el lunes.

En una suerte de retaguardia parece estar Cs, con una cabeza de lista desconocida y un número dos –el parlamentario y coordinador provincial, Julio Díaz– desaparecido en combate. Pero la formación, que fía su suerte al creciente poder de Rivera y Arrimadas, ha trabajado duro para fortalecer su estructura en los municipios, ha completado su estructura orgánica y se ha hecho fuerte.

Podemos se sirve de la implantación provincial de IU, que aspira a recuperar su diputado

Por ello, desde el partido confían en que tanto la directora del Instituto de Educación Secundaria Pérez Mercader de Aljaraque como el que fuera el cabeza de lista en las anteriores elecciones tendrán silla segura en la Cámara andaluza.

También aspiran a obtener dos diputados en Adelante Andalucía, una coalición en la que Podemos se beneficia de la implementada estructura de IU en los pueblos y con la que esta última formación aspira a recuperar al parlamentario que perdió en 2015.

Todos los partidos son conscientes de lo que se juegan el 2-D en Huelva y van a poner toda la carne en el asador para amarrar votos desde esta medianoche, cuando arrancará la campaña electoral con la pegada de carteles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios