Huelva

El 95% de los bañistas cumple las normas anticovid en la costa de Huelva

  • Los auxiliares de playa caminan una media diaria de 20 kilómetros informando sobre la distancia social y el uso de la mascarilla

Unas auxiliares de playa informan a unos bañistas sobre el uso de la mascarilla. Unas auxiliares de playa informan a unos bañistas sobre el uso de la mascarilla.

Unas auxiliares de playa informan a unos bañistas sobre el uso de la mascarilla. / Rafa del Barrios (Huelva)

Hasta en un 95 por ciento –otros un poco menos- sitúan algunos de los 476 auxiliares que este verano trabajan por primera vez en las playas onubenses, el cumplimiento de la normativa anti covid en estos espacios públicos por parte de los bañistas. Una cifra bastante elevada y por la que se sienten “bastante satisfechos”, ya que en dicho objetivo centran su labor diaria, recorriendo metro a metro, y palmo a palmo, cada rincón del litoral onubense.

Hay quienes en ese empeño caminan diariamente hasta una media de entre 18 y 20 kilómetros, como es el caso de quienes tienen asignadas extensas franjas de playa. Es el caso de Julio Pineda e Ismael García, procedentes de Sevilla y Huelva, respectivamente, quienes desarrollan su labor cada mañana en los aproximadamente seis kilómetros de extensión que tiene la playa de La Redondela, en Isla Cristina.

Como el resto, empezaron a trabajar el pasado día 15 de junio y afirman que su labor es “cien por cien informativa”, a lo que añaden que, a pesar de ello también están “dispuestos a ayudar e intervenir” en el caso de producirse cualquier situación de emergencia en la playa.

Por otra parte aseguran que “no se cansan, ni se cansarán de repetir” durante todo el verano cuales son las normas a cumplir en la playa para evitar contagios por coronavirus. “Ese es nuestro trabajo”, inciden, y “a ello dedicamos todo el tiempo que pasamos pateando la orilla”.

Informar del cumplimiento de la distancia social y sobre la separación mínima entre sombrilla y sombrilla; de la obligatoriedad del uso de mascarilla –y las excepciones a ello en la zona de baño-; así como de las normas concretas a cumplir en dicha playa; evitar que los bañistas hagan uso de juegos compartidos o de contacto; velar porque no se produzcan aglomeraciones; y resolver cualquier tipo de duda sobre la materia, son los principales mensajes que estos auxiliares de playa hacen desde el inicio de la temporada alta estival en las zonas de baño de toda Andalucía.

“Pensamos que el 95 por ciento de los bañistas están concienciados sobre estas normas –coinciden en señalar- y por tanto cumplen con el uso de mascarilla y con el distanciamiento social”, aunque por otra parte “está el cinco por ciento restante que no cumple, que pone excusas, que se ponen la mascarilla cuando nos ven y una vez hemos pasado se las quitan. Pero son muy pocos”.

En este sentido añaden que fue un punto de inflexión cuando se estableció el uso obligatorio de dicha prenda en todos los espacios públicos, incluidas las playas: “desde entonces hemos observado que los bañistas están mucho más concienciados ya que antes cumplía las normas aproximadamente el 50 por ciento, y ahora casi todos”, apunta Julio Pineda.

“Cuando menos la llevan es cuando pasean por la orilla –añade-, pero para eso estamos nosotros, para informarles de que no es solo por su seguridad, sino también por la de los demás, especialmente en un espacio como la playa, donde hay mucha población de riesgo. Y casi todos acaban entendiéndolo”.

La mayoría afirma no haber tenido problemas con los usuarios de las playas durante el desarrollo de su trabajo. “Algunos acatan las recomendaciones mejor que otros –prosiguen- pero nunca hemos sufrido un mal gesto y la gente suele mostrarse bastante educada con nosotros, que intentamos sobre todo tener mucha empatía con ellos para que no se sientan atacadas por nosotros, sino para que nos vean como aliados”.

Los nuevos auxiliares de playa recorren la playa normalmente de dos en dos, y en turnos de mañana o de tarde [de 10:00 a 16:30 o de 14:30 a 21:00], y tanto Julio como Ismael aseguran que, en muchas ocasiones, son los bañistas quienes los abordan para preguntarles todo tipo de dudas: bien acerca de la normativa anticovid, bien sobre “otras muchas cuestiones que no son de nuestra competencia, como por ejemplo sobre mascotas o pesca desde la orilla, las cuales también intentamos resolver siempre que esté en nuestras manos”.

Por su parte todos los bañistas consultados ayer sábado por Huelva Información en la playa de La Redondela, ven con buenos ojos el trabajo de los auxiliares de playa. Es el caso de Francisco Navidad, que viene de Córdoba y para quien “esto está muy bien y es necesario porque el virus no se ha ido”. Por eso, añade, “es bueno que quien no conozca las normas se entere de ellas”. Y es que, según concluye, “yo cumplo, porque además soy población de riesgo por mi edad, y quiero que los demás también lo hagan para evitar riesgos”.

Maribel Saldaña y José Alcalde vienen de Sevilla y lo consideran una iniciativa “estupenda” porque para ellos “es la mejor manera de prevenir contagios en la playa” y porque es “por un bien común mantener la distancia de seguridad y usar mascarilla”. Por ello, prosigue Alcalde, “veo magnífico que se informe a los bañistas sobre estas cuestiones, que pueden parecer un poco confusas pero que en el fondo son muy simples”. Finalmente “aunque pienso que el porcentaje de personas que no cumplen es muy pequeño, hay que intentar que cumplamos todos”.

Joaquín Hernández, vecino de La Redondela, coincide en pensar que, ante la actual situación de pandemia “es importante que todos respetemos las normas, pero como no es del todo así, pienso que es bueno que los vigilantes lo recuerden constantemente”. “Somos poco conscientes del problema y veo que, tanto en la playa como fuera de ella hay gente que no cumple” concluye.

Finalmente el onubense Rafael Navarro considera “muy buena” la labor de los auxiliares porque “informan correcta y muy educadamente de todas las normas, las cuales es verdad que a veces se nos olvidan y no somos conscientes de ellas cuando estamos de ocio”. El bañista onubense afirma por otra parte que “tenemos que ser muy conscientes de que, aunque estos trabajadores no tengan capacidad sancionadora, hay que acatar sus recomendaciones en serio porque es por un bien para todos los que usamos la playa”.

Reconoce que, “aunque en general se cumplen las normas, también es verdad que nos hemos relajado un poco, especialmente en el tema del distanciamiento social, donde hay que incidir”. En cambio –añade- sí veo que la gente se está concienciando sobre el uso de la mascarilla, a pesar de que es muy incómoda en la playa por el calor. Pero estoy convencido de que con la colaboración de todos vamos a salir de esta situación”.

La figura del auxiliar de playa es inédita y pionera en España, y ha sido creada y puesta en marcha por el Gobierno de la Junta de Andalucía en el marco del Plan Playas Seguras, que tiene entre sus principales objetivos controlar los aforos en estos espacios e informar de las medidas de seguridad y protección que se aplican en cada una de las playas para evitar contagios de coronavirus.

Se les reconoce fácilmente porque pasean por la orilla con camisa blanca con el logotipo de la Junta y el texto ‘Playas seguras’ serigrafiado, gorra blanca, pantalón corto azul marino y una pequeña mochila naranja a la espalda.

Almonte es el municipio onubense con más auxiliares con un total de 132, seguido de Palos de la Frontera (90); Punta Umbría (88); Lepe (60); Isla Cristina (44); Ayamonte (40); Moguer (10); y Cartaya y Huelva capital (con 6 cada uno).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios