Sucesos Un fuego calcina varios coches en mitad de un camino en Lepe

Huelva

Las armas de los onubenses están a buen recaudo

  • La Guardia Civil de la Comandancia de la capital lleva un control exhaustivo de todas las armas en poder de los ciudadanos

  • Avisan a éstos cuando se van a caducar sus respectivas licencias y vigilan todas las compras hechas en armerías y por internet

El teniente Juan López Cayuela en el depósito de la unidad de Intervención de Armas de la Comandancia de la Guardia Civil de Huelva.

El teniente Juan López Cayuela en el depósito de la unidad de Intervención de Armas de la Comandancia de la Guardia Civil de Huelva. / Alberto Domínguez (Huelva)

En Huelva hay 30.000 licencias de armas que nos rodean. Dicho así, puede llevar a la intranquilidad, habida cuenta que estamos en una provincia con apenas medio millón de personas. Al menos, hasta que se conoce la labor de la Unidad de Intervención de Armas de la Comandancia de la Guardia Civil de Huelva. Las llamadas son incesantes a los propietarios de una licencia a punto de caducar, a quienes se cita para poder renovar el permiso que les acredita para su posesión. Los recientes acontecimientos en Estados Unidos relacionados con la posesión de cualquier arma de fuego, son muy complicadas de que se repitan entre nosotros.

El teniente Juan López Cayuela está a cargo de la unidad de Intervención de Armas de la Benemérita en Huelva y señala que en la provincia de Huelva “existen casi 30.000 licencias de armas activas, además de diferentes autorizaciones, como Tarjetas Europeas de armas de fuego, uso de armas para menores de entre 14 y 18 años de edad que pueden utilizar supervisados por un adulto o las llamadas armas de avancarga”. Todas ellas deben disponer de su correspondiente licencia. Las más solicitadas en Huelva son las denominadas tipo D (para rifles) y tipo E (armas de la categoría 3ª y 7ª, siendo la escopeta el arma más solicitada). También existe gran número de licencias de armas tipo C (para vigilantes de seguridad) y, en menor medida, licencias tipo F previstas para la práctica del tiro deportivo”.

La legislación española es muy restrictiva y se asemeja a la que rige en lugares como el Reino Unido (donde se llevan a cabo incluso visitas sorpresa de agentes de policía a los domicilios de quienes poseen una de estas armas), donde a lo largo de los años se han reducido las posibilidades de tener un arma de fuego en casa. Además, a diferencia de otros países que pueden poseer una legislación más laxa en materia de armas, “la tenencia de un arma de fuego en España debe estar justificada, ya sea por su actividad laboral, el ejercicio de la caza o la práctica de tiro deportivo. De no justificarse, la licencia no se concede”.

Además, se obligar a conservarlas en condiciones de máxima seguridad, según el tipo de arma que se posea. De incumplirse cualquiera de estos requisitos, se procede a la revocación de la licencia y se exige la entrega del arma para la que se solicitó. El teniente López, recuerda como “hay por ejemplo personas que vienen a tratar de conservar un recuerdo de un familiar, un padre o un abuelo en la mayoría de ellos y quieren conseguir un permiso para el arma que tenían ellos. En cualquiera de los casos, tienen que venir a solicitar un permiso para poder hacerlo”.

Una de las condiciones que ha cambiado en los últimos años es la irrupción de la venta por internet. Según pudo comprobar Huelva Información, el proceso de compra es similar a la de cualquier otro producto. Los precios de un AR-15, un rifle de asalto igual al utilizado por Salvador Ramos para perpetrar una matanza en una escuela de la localidad de Uvalde en el estado de Texas en la que asesinó a 19 niños y dos maestras, están disponibles a partir de los 1.300 euros y hasta los 3.000 euros. En cualquier caso, poco tiene que ver el proceso en España con el que se puede llevar a cabo en Estados Unidos donde incluso al día siguiente del tiroteo masivo, se podían adquirir en el mismo portal donde la compró el autor del mismo. Para llevarlo a cabo en Huelva, “hay que recogerlas en la propia Intervención de Armas; no te llega a casa el repartidor con el rifle de asalto”, matiza el teniente López.

De hecho, “la publicidad de las armas está permitida, salvo las pistolas, revólveres y rifles, que sólo podrán ser objeto de publicidad en revistas, catálogos o folletos especializados. Podrán figurar en los anuncios las representaciones gráficas, las características del arma y los datos referentes a fabricante, vendedor y, en su caso, representante. Finalmente, la compraventa del arma deberá formalizarse en una Intervención de Armas de manera ineludible. De otra manera no es posible. Ni tan siquiera se puede comprar munición en una armería de manera libre; todo está bajo control porque cada una de esas tiendas está autorizada, controlada y tienen un cupo para su venta”.

De hecho, “todos los días se comprueban las licencias que están a punto de caducar. Semanas antes, nos ponemos en contacto con los propietarios para que vengan a renovarlas, con una cita previa en la que se comprueba la documentación del mismo, si tienen antecedentes que impidan su uso, si el arma está en condiciones óptimas y si alguno de estos requisitos no se cumple, se retira la licencia hasta que se subsane, o se revoca definitivamente la misma”.

Para el responsable de la Guardia Civil de Huelva, “se trata de un problema cultural. Aquí no tenemos esa cultura de las armas y de la defensa que tienen en otros países, especialmente en Estados Unidos”. La seguridad está más que garantizada.

El teniente López Cayuela está al mando de Intervención de Armas de la Guardia Civil en Huelva. El teniente López Cayuela está al mando de Intervención de Armas de la Guardia Civil en Huelva.

El teniente López Cayuela está al mando de Intervención de Armas de la Guardia Civil en Huelva. / Alberto Domínguez (Huelva)

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios