Huelva

De las adicciones se sale

  • La Asociación ARO Doctor Cristóbal Gangoso impulsa su atención contra la dependencia a todo tipo de tóxicos Islantilla acoge esta semana las XXV Jornadas de Trabajo y Convivencia

Comentarios 2

De las adicciones se sale. Es el mensaje principal. Mensaje real y probado. Llamamiento para cualquiera que esté afectado por la dependencia a sustancias tóxicas, ya sean alcohol o drogas. Porque las adicciones no entienden de clase social ni edad ni condición humana.

La asociación Alcohólicos Rehabilitados Onubenses (ARO) lleva 41 años trabajando en este sentido en Huelva. Primero, centrado en el consumo de alcohol; después, ampliando su radio de acción a todo tipo de tóxicos. Ahora ha cambiado su nombre a Asociación ARO Doctor Cristóbal Gangoso Aragón, en un intento de impulsar a nivel social su trabajo contra las drogas. En este sentido, más de 800 personas son atendidas en su sede de la calle Isaac Peral, con terapias diarias de lunes a viernes. Y los resultados avalan su mensaje: más del 90% de las personas atendidas no vuelven a necesitar ayuda.

Pero el éxito de la asociación onubense no radica sólo en estas cifras. Es la institución de este tipo más antigua de Andalucía, y auténtico referente nacional, modélica para las autoridades gubernamentales. En ello tiene mucho que ver la terapia ideada por el doctor onubense Cristóbal Gangoso, que ahora da nombre al colectivo. Y también su estructura organizativa, formada únicamente por voluntarios que trabajan de forma altruista, sin remuneración y desde la experiencia personal.

"Como esta asociación no hay ninguna otra en España", reconoce su presidente, Manuel Darriba, quien cuenta cómo el hecho de que no haya sueldos en la organización es considerada clave para muchos. "Los grupos de terapia los dirigimos personas que hemos sufrido esta enfermedad. Y tampoco cobra la psicóloga que trabaja en el equipo, que lo hace de forma altruista".

Para ARO Doctor Cristóbal Gangoso, "lo más importante es la última persona que entra para pedir ayuda". "Siempre le decimos que tenga claro que de las adicciones se sale. Desde el empeño y las ganas. Pero muchos que se acercan primero por deseo o mandato de otros, luego siguen viniendo por sí solos", explica Darriba.

El perfil de las personas atendidas en la asociación es el de un hombre de 32 años adicto al alcohol y la cocaína. Pero también hay mujeres y jóvenes, "sobre todo de entre 18 y 20 años, que ahora están llegando con mucha frecuencia". "A muchos de ellos -cuenta el presidente- les pasa factura la etapa del botellón. Otros empiezan por el alcohol y después se pasan a la coca. O incluso quienes dejan la droga y empiezan a beber porque creen que es menos dañino y está más aceptado socialmente".

La llegada de nuevas personas en busca de ayuda viene propiciada en muchos casos por indicación médica o propuesta judicial, por deseo de la familia pero también por voluntad propia. En cualquier caso, indica Manuel Darriba, la gran mayoría vienen acompañados, "porque es fundamental que la terapia la hagan también los familiares".

"El que consume está mal pero quien convive con esta persona también lo está y lo pasa muy mal, con desesperación. Les viene bien venir para echar fuera todo el daño que llevan dentro y para comprender la enfermedad", apunta.

La terapia total se completa en cuatro años, a través de cuatro ciclos en grupos de preinicio, iniciación, intermedio y final, con distinta duración y distintos enfoques, desde el control de la abstinencia hasta el despegue de la asociación, pasando por los problemas con pareja e hijos.

"Los que completan la terapia, en un 90% no vuelven a necesitar ayuda. Los que se van a medias vuelven a caer porque no terminan su ciclo. Hay quien abandona en los cambios de grupo, o quien cree que a los cuatro meses sin consumir ya lo tiene controlado pero reincide. Pero, los que se van vuelven al cabo del tiempo".

Con 300 personas atendidas en delegaciones de Punta Umbría, Bonares, Valverde, Riotinto y Cortegana, ARO Doctor Cristóbal Gangoso celebra entre el viernes y el sábado en Islantilla las XXV Jornadas de Trabajo y Convivencia de la asociación, con el lema Pasos hacia una superación personal, a las que asistirán más de 500 personas.

"Es importante que se vean los compañeros de distintas sedes para que vean que su problema es común y que hay gente de todo tipo", comenta Darriba, que invita a la sociedad a conocer la asociación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios