Agricultura

WWF denuncia que la superficie agrícola ilegal en Doñana ha crecido un 13 % en los últimos 5 años

  • La superficie de cultivos de frutos rojos en situación irregular en el espacio natural es de 1.653 hectáreas

Cultivos bajo plásticos de frutos rojos en la zona de Moguer. Cultivos bajo plásticos de frutos rojos en la zona de Moguer.

Cultivos bajo plásticos de frutos rojos en la zona de Moguer. / Josué Correa (Moguer)

WWF denuncia que, cinco años después de la aprobación del Plan Especial de la Corona Forestal de Doñana por la Junta de Andalucía, la superficie de cultivos de frutos rojos en situación irregular crece sin control, con el consiguiente aumento en más de un 13 % hasta alcanzar las 1.653 hectáreas.

La organización recoge estos datos en su último informe "Doñana bajo plástico: Avanza la invasión de los frutos rojos", en el que se reseña que durante el período 2015-2019 la superficie de cultivos de frutos rojos dentro del ámbito del Plan Especial ha aumentado 552,5 hectáreas.

Estos cultivos suponen, según manifiesta WWF, "una competencia desleal para otros agricultores e incumplen el Plan Especial de la Corona Forestal, ya que están situados fuera de la zona posible de regularización (suelos agrícolas regables), ocupando en parte fincas agrícolas de secano, montes de utilidad pública, zonas de especial protección de los recursos naturales y corredores ecológicos". Por ello, WWF ha pedido a la Junta de Andalucía que actúe de inmediato para implementar el Plan Especia y eliminar todos aquellos cultivos que no están ordenados por el Plan Especial.

A día de hoy, según los datos elaborados por WWF, existen casi 8.000 hectáreas de cultivos intensivos bajo plástico, de las cuales 1.653 están en situación irregular.

Lucena del Puerto es el municipio con mayor superficie cultivada en zonas que incumplen la legalidad, seguido de Moguer, Almonte, Rociana del Condado y Bonares. Por otro lado, el informe revela que del total de hectáreas fuera de suelos agrícolas regables, casi 1.000 hectáreas de cultivos están ubicadas en montes de utilidad pública; 380,6 en zonas de especial protección de los recursos naturales y 166,3 en zonas de corredores ecológicos.

La situación del acuífero de Doñana es crítica, y ha provocado la apertura de un procedimiento de infracción por parte de la Comisión Europea, la actuación de la Fiscalía de Medio Ambiente, el seguimiento de organismos internacionales como Unesco, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y Ramsar y la profunda preocupación de los principales supermercados y consumidores europeos.

En este sentido, Felipe Fuentelsaz, portavoz de WWF en Doñana, explicó que "este informe revela el crecimiento descontrolado de la agricultura ilegal en Doñana, y la falta de acción política para acabar con ella. Instamos a la Junta de Andalucía, al Miteco y a los agricultores legales a velar por el cumplimiento del Plan Especial y denunciar nuevos crecimientos que ponen en riesgo el sector y la imagen de la agricultura en Doñana”.

Por último, recordó que "la aplicación del Plan Especial no se puede ver sólo como la eliminación del 20% de la superficie, ya que su aplicación permitirá regularizar el resto y permitir una agricultura a largo plazo evitando la mala imagen internacional y la competencia desleal que hoy sufren” .

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios