Huelva

El Voluntariado de la Fuente Vieja quiere que se construya el Cilindro Arqueológico

  • El objetivo de la iniciativa es poder ver in situ un tramo de acueducto subterráneo romano. Los voluntarios consideran que debe realizarse con las obras de recuperación del entorno 

La Fuente Vieja en las laderas del cabezo del Conquero. La Fuente Vieja en las laderas del cabezo del Conquero.

La Fuente Vieja en las laderas del cabezo del Conquero. / Alberto Domínguez (Huelva)

El Voluntariado de Patrimonio Histórico Fuente Vieja quiere que se construya, junto al punto de entrada al acueducto subterráneo romano, el Cilindro Arqueológico, una infraestructura contemplada en el proyecto Inscriptions, de las arquitectas María Luz Galdames y Luisa Alarcón, ganador del concurso de ideas, convocado por el Ayuntamiento de Huelva para definir el Máster-Plan Laderas y Huertos del Conquero.

José Manuel Gómez, uno de los voluntarios que participaron en los trabajos de limpieza y acondicionamiento del entorno de la Fuente Vieja, comenta que “desde un principio nuestro objetivo no era sólo recuperar la Fuente Vieja sino también dejar al descubierto un trozo de galería para que la gente pudiera verla”.

Subraya que a propuesta suya las arquitectas incluyeron en el proyecto el denominado Cilindro Arqueológico, con el que considera que “este enclave se convertiría en un punto de interés turístico de primer orden”.

Indica que en las obras de recuperación de la Fuente Vieja y su entorno, que se llevarán a cabo en el marco de la Estrategia de Desarrollo Urbano y Sostenible (Edusi) y que ya han salido a licitación, no se contempla esta construcción, y teme que si no se hace ahora ya no se llevará a cabo, porque una vez que se termine esta actuación urbanística “ya nadie se atreverá a remover lo realizado para excavar y dejar al descubierto las galerías”.

Para construir el Cilindro Arqueológico previamente habría que realizar una excavación arqueológica para dejar al descubierto un tramo de la galería subterránea. La edificación por la que se bajaría hasta el acueducto costaría hacerla unos 60.000 euros, ya que los trabajos de excavación los realizarían los voluntarios de la Fuente Vieja, bajo la supervisión de un arqueólogo, que proponen que sea el catedrático de Arqueología de la Universidad de Huelva, Juan Manuel Campos.

Juan Manuel Campos señala que “la idea es buena tal y como está planteada, es viable desde el punto de vista patrimonial”. No obstante, aclara que no se trata de entrar en el acueducto, al acceder al Cilindro Arqueológico se vería “la bóveda de arriba de la galería”, a no ser que en la parte en la que se haga la excavación la galería esté derrumbada y quede a la vista el interior. “No se sabe cómo está la galería más allá de los metros explorados”.

El Servicio de Arqueología de la Diputación Provincial de Huelva realizó en 1995, con ayuda de dos espeleólogos, una actuación de limpieza en el interior del acueducto, en la cual se pudo comprobar su estado de conservación. Se accedió entonces a catorce metros de la galería en dirección norte, no se pudo ir más allá porque estaba taponado por el hundimiento de la galería, y en dirección sur se accedió hasta 125 metros.

En el proyecto Inscriptions se propone un recorrido arqueológico a través de una sucesión de catas arqueológicas con sus correspondientes cilindros de hormigón, a través de los cuales bajar y ver in situ distintos tramos del acueducto subterráneo de Onoba Aestuaria.

Sería una serie de caminos que pasarían por los respiraderos de la infraestructura hidrográfica civil y por la Fuente Vieja, un depósito de nivelación del circuito interno del acueducto, cuyo trazado iba desde las inmediaciones del Santuario de la Cinta hasta la Plaza del San Pedro.

El centro de interpretación arqueológica se ubicaría en Villa Rosa, una vez que el Ayuntamiento de Huelva adquiera y acondicione la casa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios