HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Huelva

La Virgen del Rocío arropa a los Reyes en un manto de recuerdos

  • La Hermandad Matriz recibe a don Felipe y doña Letizia en la parroquia de la Asunción tras la última visita hace catorce años

Los Reyes junto a las autoridades en una foto de familia a los pies de la Virgen del Rocío. Los Reyes junto a las autoridades en una foto de familia a los pies de la Virgen del Rocío.

Los Reyes junto a las autoridades en una foto de familia a los pies de la Virgen del Rocío. / Alberto Domínguez

La de ayer fue la imagen soñada por el mundo rociero. Anclada en el momento justo. Los Reyes de España estuvieron junto a la Virgen del Rocío en un año que lo tiene todo. La Blanca Paloma en el altar de la parroquia de la Asunción –como cada siete años–; se celebra el Año Jubilar; y el motivo preciso por el que la Hermandad Matriz pidió expresamente la visita de don Felipe y doña Letizia: se cumple el centenario del título de Real a la Hermandad Matriz concedido por el rey Alfonso XIII. Los ingredientes fueron los propicios para la llegada de los Reyes después de su última visita hace catorce años a la parroquia de la Asunción.

Tras poner el broche de oro al congreso sobre Doñana por su medio siglo de vida, los Reyes llegaron a las puertas del Ayuntamiento de Almonte, donde los recibió su alcaldesa, Rocío del Mar Castellano. A partir de ahí recorrieron la pasarela religiosa que dibuja la catedral efímera en la plaza de la Virgen del Rocío, junto con el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno; la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera; y la consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, entre otras autoridades que acompañaron a don Felipe y doña Letizia. Ambos saludaron a los cientos de personas que inundaron las calles de Almonte bajo una decoración rojigualda transformada en decenas de banderas españolas que portaban los propios vecinos.

El repique de campanas y el sonido de los tamborileros sumado a los vítores de los presentes –vecinos y no vecinos– fue la música que acompañó a los Reyes en la subida de las escaleras hasta la puerta de la parroquia de la Asunción. Allí los recibió el obispo de la Diócesis de Huelva, José Vilaplana; el presidente de la Hermandad Matriz de Almonte, Santiago Padilla; y el párroco de la Asunción, Francisco Jesús Martín. En el interior de la parroquia aguardó el resto de la Junta de la Hermandad Matriz, así como el vicario parroquial y la camarista. Además, estuvieron presentes los cuatro expresidentes de la hermandad: José María Castrillo, Pedro Rodríguez, José Joaquín Gil y Juan Ignacio Reales.

La Virgen del Rocío recibió a los Reyes con el traje y la corona del Centenario, en un altar colmado de flores que pintaron la primavera en un día caluroso. Y sonó la Salve gracias a las voces del coro de la Hermandad Matriz cuando don Felipe y Letizia llegaron hasta los ojos de la Reina de las Marismas. La nueva delegada del Gobierno en Andalucía, Sandra García; y la subdelegada del Gobierno en Huelva, Manuela Parralo también acompañaron a los Reyes en su visita al municipio onubense. Allí, de cara a la Virgen del Rocío, a los pies del altar, terminó la Salve cuando el presidente de la Hermandad Matriz, Santiago Padilla lanzó unos vivas a la Virgen, al Rey y a España.

“Cuando le señalé al Rey las joyas que tenía la Virgen de la Familia Real, me manifestó con espontaniedad que –la Blanca Paloma– es una imagen que le impresiona”, apuntó Santiago Padilla a Huelva Información como una de las anécdotas que deja un día que pasará a los “anales de la historia”. Esto ocurrió en el presbiterio de la parroquia de la Asunción donde los Reyes tocaron el manto de la Patrona de Almonte. A continuación, pasaron a la sacristía donde la Hermandad Matriz enseñó a don Felipe y doña Letizia un nuevo lienzo del retrato del propio Rey, obra de Nuria Barrera y que fue “una grata sorpresa para ellos”. El lienzo formará parte del espacio de la Sala de Cabildos de la propia hermandad.

Lienzo del retrato del Rey de la Hermandad Matriz. Lienzo del retrato del Rey de la Hermandad Matriz.

Lienzo del retrato del Rey de la Hermandad Matriz. / M.G.

La Matriz también entregó al Rey una edición facsímil del voto del Rocío Chico de 1813. Se trata de una reproducción de una copia del acta original que tiene la Matriz y está realizada para esta ocasión especial. A los Reyes también se les hizo entrega de un ejemplar de Diario de un poeta de recién casado, de Juan Ramón Jiménez. Por último, para la princesa de Asturias Leonor y la infanta Sofía se hizo entrega de dos ejemplares de Platero y yo, también del escritor onubense.

A la salida de la parroquia, el rey Felipe llevaba en su mano el bastón de mando del Ayuntamiento de Almonte, tradición que se realiza en los municipios a los que acuden los Reyes. La despedida fue numerosa, como ya ocurriera en la bienvenida. En definitiva fue una visita para la historia. Gracias a don Felipe y doña Letizia de nuevo se puso en el mapa nacional a la Virgen del Rocío, a Almonte y a Huelva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios