Huelva

Verano inclusivo en El Andévalo para los niños con TDAH

  • Jóvenes andaluces con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad disfrutan un año más del campamento terapéutico organizado por la FAHYDA en Santa Bárbara de Casa

Los pequeños y sus monitores en la entrada al campamento. Los pequeños y sus monitores en la entrada al campamento.

Los pequeños y sus monitores en la entrada al campamento. / Sarai Blázquez (Huelva)

Como cada verano desde hace ya 9 años, la Federación Andaluza de Asociaciones de ayuda al TDAH, organiza sus campamentos terapéuticos especializados en la atención a menores de entre 7 y 13 años que padecen el Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad en Andalucía. La federación la componen un total de 19 asociaciones en Andalucía e intenta ser el pilar de apoyo de las familias con hijos que sufren esta patología. Según Juan Ángel Quirós, presidente de la federación y socio de la Asociación ACOFA TDAH, “esta patología afecta al 5%-7% de la población infantil en Andalucía”. Además, un estudio realizado a la población entre 6 y 15 años, en Sanlúcar la Mayor (Sevilla), reveló que entre un 4% y 6% de estos menores sufren TDAH. Unos niveles algo superiores a los nacionales que según la Federación Española de Asociaciones al TDAH, esta cifra se reduce a estar entre un 2% y un 5%.

Los pequeños que sufren esta patología han podido volver a disfrutar de este campamento terapéutico único en España, y aunque este año no ha sido nada fácil y se ha tenido que realizar un gran esfuerzo para sacar adelante este proyecto, finalmente se ha conseguido. Desde el 27 de julio al 2 de agosto, unas cuarenta familias andaluzas se han beneficiado de esta actividad en la localidad de Santa Bárbara de Casa (Huelva) que cuenta con la colaboración de la Consejería de Educación.

Una de las principales preocupaciones de los padres y madres en esta ocasión ha sido su temor a los contagios por Covid-19, algo que han podido subsanar gracias a la predisposición de la empresa encargada del evento ‘Andévalo Aventuras’, la cual ha dispuesto de un protocolo de seguridad e higiene para la prevención, reduciendo el número de menores por habitación, ampliando la distancia social y realizando un minucioso control tanto del estado de salud que presentan los menores y el personal técnico en cada momento, como el incremento de gestión de limpieza en todas las instalaciones.

Por lo normal, los jóvenes que sufren este trastorno suelen ser “impulsivos y muy distraídos”, asegura Quirós, por eso es necesario tener una especial atención a su educación. En el sistema escolar actual, los jóvenes con TDAH están muy cohibidos ya que pasar tantas horas en un pupitre es para ellos “una tarea harto complicada”. “Hay que tener mucho cuidado y delicadeza con estos chicos y chicas en el entorno escolar, no sólo por la dificultad que pueden tener para atender durante las lecciones, si no que además, deben sobrepasar un mayor número de obstáculos en sus relaciones sociales”, confirma Quirós.

Los jóvenes andaluces que sufren TDAH son los únicos que pueden disfrutar de un retiro de estas características en todo el país. Lo que diferencia a este campamento del resto es el equipo humano que lo atiende, expertos en TDAH, y la inestimable labor de los voluntarios que nos permiten una ratio muy personalizada (1 monitor por cada 3 niños). Asimismo, estos monitores reciben una formación complementaria, previa al campamento, para que puedan ayudar a los menores en cualquier tipo de problemática que puedan sufrir durante este tiempo. Las familias que envíen a su hijo o hija por primera vez reciben una llamada por parte de la federación, antes de aceptar su inscripción, “para tener conocimiento de su condición y comprobar si pueden ofrecer su ayuda”.

En el primer año que se realizó, los jóvenes acudieron a este campamento en la zona de Marbella, unos años después en la Sierra de Cazorla y desde hace 6 años, lo viene celebrando ‘Andévalo Aventuras’, y aunque la federación busca otras zonas para no tener que repetir en el mismo lugar, “el trato es tan bueno y están todos tan contentos que hemos decidido volver”, asegura Quirós.

El espacio es bastante amplio y cuenta con otros campamentos de niñas y niños sanos, “algo que facilita la inclusión” y permite a los jóvenes abrirse a los demás. Además, los tutores intentan ayudar a los camperos, según Quirós, “trabajando el aspecto social para aprender a cómo tratar conflictos y relaciones con otros”. Apartando la parte terapéutica, el campamento cuenta con actividades de ocio similar a otros como tirolinas, canoas, piscina, escalada...etc. Aunque sí es cierto que la gran mayoría son actividades de movimiento, ya que “es necesario tener entretenidos a los niños con actividades que les generen adrenalina para que mantengan toda la concentración en ellas”, confirma Quirós.

Un tema muy importante dentro de las patologías psíquicas es el de las ayudas y subvenciones por parte de las administraciones públicas. Hay diferentes tipos de patologías y todas buscan la forma de que sus afectados reciban algún tipo de beca “para costear los gastos en tratamientos, material escolar u otras necesidades”.

Para Quirós, “el TDAH siempre se queda fuera en este tipo de acuerdos” y “los partidos políticos sólo buscan la foto, pero en el momento de llegar las ayudas, nadie cuenta con nosotros”. También recuerda las promesas realizadas por muchos de ellos, como el PSOE, que presentó una Proposición no de Ley sobre las becas y ayudas al estudio a los escolares con TDAH, “de la que ahora, estando ellos en el gobierno, no sabemos nada”. Y afirma que “es mucho más doloroso cuando lo incluyen en el programa y luego, no lo hacen y debería incluso, ser ilegal engañar a la gente así”.

Que no reciba estas becas “es una pena” ya que hay familias que no pueden pagar la educación especial que sus niños necesitan y luego “estos niños crecen y tienen unas vidas muy complicadas, llegando a pensar que todo lo sucedido es culpa suya”, dorándose a sí mismos la píldora y necesitando ayuda social, por lo que al final estas ayudas llegan a ser “una inversión para el futuro”, sentencia. Además, Quirós añade que los problemas en las relaciones con otros como consecuencia de esta patología, algunas veces deriva en personas que no saben resolver sus problemas, si no es recurriendo a la violencia y provocando finalmente, su entrada en prisión”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios