Huelva

Trabajadores municipales de servicios esenciales cobrarán en Lepe un plus de peligrosidad mientras dure el estado de alarma

  • El Ayuntamiento aprueba un complemento de 300 euros brutos para el personal de limpieza, Protección Civil y agentes de la Policía Local, “los que trabajan en primera línea”. La Administración local pide la presencia permanente del Ejército en el municipio 

Agente de la Policía Local hace controles en una carretera del municipio. Agente de la Policía Local hace controles en una carretera del municipio.

Agente de la Policía Local hace controles en una carretera del municipio. / Jordi Landero (Huelva)

Nueva iniciativa del Ayuntamiento de Lepe para afrontar la crisis del coronavirus. El Consistorio pagará un plus de peligrosidad a los trabajadores municipales de los servicios esenciales. El alcalde de la localidad, Juan Manuel González, señaló que con esta medida se pretende “incentivarlos” y al mismo tiempo es una forma de agradecerles la labor que están desarrollando para garantizar los servicios públicos, luchar contra la pandemia y proteger a la población.

González subrayó que esta iniciativa va dirigida a los que trabajan en los servicios esenciales, “a los que están en la primera línea”. Se trata de operarios que realizan labores de limpieza y desinfección, así como personal de Protección Civil y agentes de la Policía Local. Se aplicará la medida a unas setenta personas.

El alcalde de Lepe comentó que este plus de peligrosidad asciende a 300 euros brutos, un complemento que se incluirá en sus nóminas mientras dure esta crisis.González recordó que también el Ayuntamiento ha puesto en marcha un Fondo de Contingencia Económico Social de 500.000 euros, “para activar la economía local y ayudar a familias desfavorecidas”.

Las líneas de actuación son: un plan de pago a proveedores, una campaña de activación del consumo y del comercio local, planes de fomento del empleo y de ayuda directa a pequeñas y medianas empresas (pymes) y a autónomos que se hayan visto obligados a cerrar sus negocios con el estado de alarma, y medidas de apoyo para amortiguar el impacto de la crisis del coronavirus en núcleos familiares.

Por otra parte, el alcalde explicó que la Administración local está colaborando con los colegios, con aquellos niños que no tienen acceso a las nuevas tecnologías, para facilitarles materiales.

González destacó que el Consistorio lepero está siendo pionero en muchas iniciativas, entre ellas que el equipo de gobierno se bajara su salario un 10%. “Fuimos los primeros en bajarnos el sueldo”.

Asimismo, apuntó que han solicitado que “el Ejército esté instalado permanentemente en Lepe” debido “a la complejidad” de la situación. Indicó que en el municipio hay una gran presencia de inmigrantes “y es difícil que guarden el confinamiento por la situación en la que viven -en relación a los asentamientos-”.

En cuanto a los accesos a los núcleos costeros de La Antilla e Islantilla, estos permanecerán cortados mientras dure el estado de alarma. Sólo una de las entradas a La Antilla e Islantilla permanece abierta pero controlada por agentes de la Guardia Civil y de la Policía Local, con el objeto de que no se rompa el confinamiento y no se realicen desplazamientos a segundas residencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios