Playas de Huelva

San Miguel: donde los pinos tocan la orilla

  • Es una de las playas con más encanto de Huelva, además de perfecta para pasar unos días en familia, sobre todo por estar completamente rodeada de pinos y enebros

Pasarela de madera que desemboca en la misma playa de San Miguel. Pasarela de madera que desemboca en la misma playa de San Miguel.

Pasarela de madera que desemboca en la misma playa de San Miguel. / J. Landero (Cartaya)

Si lo que busca es tranquilidad, seguridad, calidad y, sobre todo, uno de los paisajes más espectaculares de todo el litoral onubense, sin duda su playa es la de San Miguel, en el término municipal de Cartaya, situada al abrigo del río Piedras y a caballo entre los enclaves turísticos de El Rompido y Nuevo Portil.

Se trata de una playa fluvial, donde los pinos prácticamente besan la orilla y las dunas juegan con la brisa marinera, y donde la manga arenosa de casi catorce kilómetros que vertebra el Paraje Natural Marismas del Río Piedras y Flecha de El Rompido hace de barrera frente a los efectos del océano abierto.

Además la playa de San Miguel, con sus aproximadamente 2.000 metros de frente litoral y 40 metros medios de anchura (sujetos siempre a la variación de las mareas), es una de las pocas zonas de baño de la provincia onubense que este verano han logrado bandera Azul, un distintivo que reconoce su calidad y servicios, y que otorga anualmente la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC). Junto a ella, este verano también ondea la bandera Ecoplayas, que otorga igualmente de forma anual la Asociación Técnica para la Gestión de Residuos y Medio Ambiente (Artegrus), en reconocimiento a su calidad ambiental, turística y de sostenibilidad.

Bañistas se dirigen a la zona de baño Bañistas se dirigen a la zona de baño

Bañistas se dirigen a la zona de baño / J. Landero (Cartaya)

A pesar de ello su principal atractivo sigue siendo su pinar, que se abre paso directamente a una coqueta playa de arenas blancas y finas, y donde el entorno natural se conjuga perfectamente con todos los equipamientos necesarios para los bañistas. En definitiva, un lugar único donde se funde el verde del extenso pinar cartayero con el azul del Piedras.

El centro neurálgico de esta playa cartayera se encuentra justo a los pies del pinar que hasta el año 2004 albergó las instalaciones del camping Catapum, y a la misma se accede fácilmente por la carretera A-5052 (El Rompido-Punta Umbría), desde la que un pequeño ramal de tierra compactada llega hasta una bolsa de aparcamientos emplazada a escasos metros de la misma playa.

La de San Miguel es, por otra parte, una de las playas con más encanto de Huelva, además de perfecta para pasar unos días en familia, sobre todo por estar completamente rodeada de pinos y enebros, y por encontrarse igualmente justo a los pies del conocido como Mirador de San Miguel, una atalaya desde la que se aprecia una de las estampas más evocadoras del litoral onubense.

Pasajeros del transbordador a la playa de la Flecha Pasajeros del transbordador a la playa de la Flecha

Pasajeros del transbordador a la playa de la Flecha / J. Landero (Cartaya)

Es una playa fluvial bañada por las aguas del Río Piedras y enclavada en pleno Paraje Natural Marismas del Río Piedras y Flecha de El Rompido. Además, está orientada al turismo activo, entre la naturaleza y el mar, siendo ideal para la práctica de senderismo o deportes náuticos en cualquiera de sus modalidades. Además, ofrece el aliciente de ser punto de partida y llegada de un transbordador en el que los bañistas pueden cruzar la ría hasta las playas prácticamente vírgenes de la Flecha o la Otra Banda- como la conocen los lugareños de El Rompido.

Todo ello se acompaña de todo un conjunto de servicios muy completo para hacer lo más cómoda y agradable la visita de sus visitantes, a lo que se suma uno de los chiringuitos con mejor ambiente de toda la zona.

A poniente de San Miguel se encuentra El Rompido, enclave que desde hace décadas es santo y seña del turismo en Cartaya. Un pueblo eminentemente marinero, que ha sabido reconvertirse a la actividad turística, pero sin perder sus esencias marineras y su peculiar idiosincrasia.

Dos bañistas practicando surf de remo. Dos bañistas practicando surf de remo.

Dos bañistas practicando surf de remo. / J. Landero (Cartaya)

El Rompido también cuenta con una playa fluvial, de carácter urbano, que se extiende aproximadamente a lo largo de un kilómetro; así como con una de las mejores ofertas gastronómicas de la Costa de la Luz, centrada fundamentalmente en la cocina marinera y en los mejores frutos del mar de la zona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios