Huelva

La Sagrada Cena estrena su nuevo paso tras tres años de trabajo

  • La hermandad celebró ayer sus levantás, que dejaron pequeño el Sagrado Corazón

Costaba creer que no era Domingo de Ramos. La Hermandad de la Cena sabe imprimir un carácter especial a todos sus actos y ayer lo volvió a demostrar. Era imposible entrar en el sagrado Corazón al mediodía de ayer y la rampa también estaba llena de personas que, de algún modo, querían ser testigos del acto de las primeras levantás que es prólogo a la salida de hoy.

El ambiente cofrade se palpaba en al aire. El templo contaba con los seis pasos de las tres hermandades allí establecidas, ya dispuestos. En el lateral izquierdo de la nave, se encontraba el nuevo paso del Señor de la Cena que, por vez primera, saldrá en procesión. Bajo las órdenes de su capataz, Jacinto Hitos, la cuadrilla de costaleros ejecutó las dos levantás que corrieron a cargo de Carlos Velasco, un veterano hermano de La Cena, y Francisco Domínguez y Manuel Jesús Bulnes, los tallistas del nuevo paso de misterio. Como era de esperar, el paso fue uno de los elementos que más llamó la atención a todos los presentes. Aunque se presentó a Huelva, el pasado mes de octubre en el salón de plenos del Ayuntamiento, ayer era una ocasión de lujo para verlo montado con el sagrado titular y el resto de figuras. Atrás quedan tres años de tallado y, por delante, todo un proyecto.

Para elaborar el paso se han utilizado materiales nobles como madera de cedro real, para el revestimiento, carpintería de canasto y respiraderos y toda su talla, herrajes de acero en piezas especiales y pino de Flandes para la parihuela. Sus dimensiones vienen dadas por ésta, que posee 2,40 metros de anchura, 5,85 metros de longitud y 1,70 metros de altura. Al ancho y largo se suma el espesor de la carpintería y talla de los respiraderos.

La levantá del palio del Rosario fue protagonizada por su vestidor, Pedro Ceada y unos de los bordadores de la hermandad: Francisco Carreras que actualmente trabaja en el estandarte de la cofradía. La Agrupación Santísimo Cristo del Amor, situada en el presbiterio, llenó de alegría cofrade el momento y, a sus sones, las cuadrillas mecieron los pasos ante el regocijo y la emoción de los presentes.

Tras el acto, en el que se contó con la presencia, entre otros, del alcalde de la ciudad Pedro Rodríguez, hubo un tiempo de convivencia. Ya por la tarde, una representación de la Sagrada Cena se desplazó hasta Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) para contemplar el paso de misterio que ha llevado al Señor del Amor desde principios de la década de los 50 y que ha sido adquirido por una hermandad de esa localidad gaditana.

Fue este Sábado de Pasión también jornada para que algunas cofradías realizaran el traslado de sus titulares hasta sus pasos procesionales. Esos fueron los casos de la Cofradía de la Santa Cruz que los llevó desde Santiago Apóstol hasta la catedral. Otra hermandad de ese mismo día hizo un tanto de lo mismo. Fue la del Prendimiento que efectuó el traslado anoche.

Jornada, sin embargo, de convivencia fue para la Hermandad de la Oración en el Huerto que celebró su II Encuentro Cofrade de Vísperas. Hermanos, amigos y vecinos participaron en esta iniciativa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios