universidad

Respaldo del Ministerio de Ciencia a la labor del Ciqso sobre el CO2

  • El grupo que trabaja sobre este agente del cambio climático recibe más de 100.000 euros

Antonio Martínez, en uno de los laboratorios del Ciqso. Antonio Martínez, en uno de los laboratorios del Ciqso.

Antonio Martínez, en uno de los laboratorios del Ciqso. / Del Barrio (huelva)

El Ministerio de Ciencia e Innovación ha dado un enorme espaldarazo al trabajo que se está realizando en el Centro de Investigación de Química Sostenible (Ciqso), de la Universidad de Huelva (UHU).En concreto se trata de la resolución de la última convocatoria de presentación de proyectos en la que ha sido reconocida la línea de investigación que lleva a cabo Antonio Martínez y que ha supuesto, desde 2019, el quinto campo de trabajo del Ciqso.

La Agencia Estatal de Investigación ha concedido 114.000 euros al trabajo que Martínez viene realizando en el ámbito del dióxido de carbono, uno de los principales agentes causantes del cambio climático. El objetivo es transformar este elemento en un producto utilizable con lo que se conseguirían dos objetivos: eliminar sus efectos perniciosos en la atmósfera y sacar un rendimiento productivo, tarea a priori nada sencilla.Antonio Martínez fue el número uno de la penúltima convocatoria de ayudas para contratos Ramón y Cajal (RYC) del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, teniendo aún cuatro años de respaldo desde este ámbito. Optó por seguir su trabajo en el Ciqso atraído por el ambiente y la calidad del trabajo que allí se realiza. Los objetivos se van cumpliendo.

Uno de los primeros era crear su propio grupo de trabajo. En él se ha incorporado Helenn Videa procedente de la Universidad de Barcelona, “que está en su primer año de tesis doctoral” y la alumna de la Onubense Noelia Jiménez que se dispone a realizar su trabajo fin de grado (TFG). Martínez mostró su satisfacción porque el respaldo del proyecto por parte de la Agencia Estatal de Investigación, le permitirá incorporar a otro estudiante-doctorado.La línea de trabajo es muy ambiciosa ya que el dióxido de carbono (CO2) es un elemento muy complicado, “es poco reactivo, ya que se trata de un desecho y hacerlo retroceder a una molécula más reactiva es un proceso muy complicado”.

El uso de ese CO2 reconvertido puede tener como destino las olefinas, que generan a su vez nuevos materiales o los ácidos carboxílicos que incluso pueden tener aplicación farmacéutica. “Mi propuesta –añade el investigador– es usar una catálisis con encapsulación especial, lo que no se ha hecho nunca”.No es el primer intento por el que se quiere reciclar o transformar el dióxido de carbono, pero sí es novedoso realizar ese proceso a través de la química organo-metálicaMartínez se mostró muy agradecido a todos sus compañeros del Ciqso así como al vicerrector de Investigación, Juan Alguacil, “que me llamó para felicitarme en cuanto supo de la noticia”.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios