Huelva

El Puerto de Huelva juega un papel estratégico tras la invasión rusa de Ucrania

  • A su planta de regasificación se añade que puede convertir en el destino de las importaciones de cereales que dejan de llegar de la zona de conflicto por otras procedentes de América del Sur

Descarga del buque 'Good Hope Max' con 68.000 toneladas de maíz procedente de Brasil.

Descarga del buque 'Good Hope Max' con 68.000 toneladas de maíz procedente de Brasil. / APH (Huelva)

De una guerra nadie sale beneficiado. Las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania se harán sentir en todas las magnitudes económicas y su repercusión en la vida diaria se comienzan a sentir, especialmente en el aumento de los precios de los combustibles y de la energía. Con una economía globalizada, un conflicto a más de cuatro mil kilómetros de distancia, se puede dejar sentir en la provincia de Huelva, al menos en lo que a su movimiento portuario se refiere.

Si el año pasado se cerró con un incremento importante en el movimiento de gas natural derivado de tener la segunda planta regasificadora más importante del país por detrás de Barcelona, las importaciones españolas que se hacían desde Ucrania, deberán buscar nuevos suministradores. A finales de año, el cierre del gasoducto que desde Argelia llegaba hasta Cádiz a través de Marruecos, propició que la legada de metaneros cargados con Gas Natural Licuado, llegara a marcar un registro histórico en el Puerto de Huelva, algo que se mantiene en la actualidad.

Según las cifras de la Autoridad Portuaria correspondientes al mes de enero, el movimiento de este combustible se incrementó un 13,34% respecto al mismo mes del año pasado. A eso se añadirá que a lo largo de los próximos meses, la llegada de buques con GNL aumentará para paliar la falta de suministro que llega a Europa procedente de Ucrania y de una Rusia aislada internacionalmente.

Descarga del buque 'Good Hope Max' cargado con maíz desde Brasil. Descarga del buque 'Good Hope Max' cargado con maíz desde Brasil.

Descarga del buque 'Good Hope Max' cargado con maíz desde Brasil. / APH (Huelva)

Además, hay que añadir que Ucrania es un importador de cereales hacia España, especialmente trigo y maíz, que será necesario buscar en otros mercados, especialmente los de todo el cono sur de América. De hecho, el Puerto de Huelva recibió el año pasado varios buques procedentes de esos países para suministrar cereales a los ganaderos españoles. El pasado 9 de agosto, en el muelle Ingeniero Juan Gonzalo descargaba el buque Good Hope Max, cargado con 68.000 toneladas de maíz procedente de Brasil, el mayor envío hasta ese momento. Esos envíos se han seguido llegando a las instalaciones portuarias hasta hacer que los graneles sólidos, uno de los capítulos que ha caído en picado sus movimientos debidos a la descarbonización de la economía, crecieron en el mes de enero un 58%, en consonancia con lo vivido en otros puertos nacionales, como en Cartagena (un 35% más), Castellón (un 60%) o Tarragona (creció un 69% respecto a 2021).

Los movimientos en el Puerto alcanzaron el pasado mes de enero los 2,45 millones de toneladas, más de 312.000 toneladas más que en el mismo mes del año pasado, lo que supone un aumento del 14,76%. El tráfico de petróleo más que duplicó sus toneladas respecto a 2021 y descendieron los refinados. La tendencia de los próximos meses deberá sustentar el asentamiento del crecimiento de los tráficos, especialmente si se tiene en cuenta que el mes que finaliza hoy, fue junto con abril, los dos únicos en los que no se llegó a los dos millones de toneladas.

El carácter estratégico de las instalaciones portuarias onubenses será determinante a la hora de garantizar esos suministros esenciales en varios de los apartados en los que se sustentan sus tráficos, algo que se verá confirmado en los próximos meses, al hacer valer su posición estratégica entre América y el norte de África, confirmando a las instalaciones onubenses como un esenciales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios