Contenido patrocinado

Las Posadillas, una empresa familiar ejemplo de integración

  • Llevan casi dos décadas contratando en origen, lo que la convierte en una de las empresas pioneras del sector en esta práctica.

Trabajadoras de la empresa Las Posadillas, en Mazagón Trabajadoras de la empresa Las Posadillas, en Mazagón

Trabajadoras de la empresa Las Posadillas, en Mazagón

LA fruta en estado puro es el eslogan de esta empresa familiar situada en Mazagón que comenzó a principios de los años 80 en el cultivo de las fresas; un eslogan que sintetiza el espíritu con el que labran la tierra. Cuidan cada detalle para que el sabor del Atlántico y de la arena de los pinares sean parte de su jugo. Innovación, tradición y respeto al entorno se suman para producir berries de primera calidad.

La excelencia del producto es una de sus señas de identidad, pero Las Posadillas es sinónimo de integración y de cooperación. Ha sido unas de las empresas pioneras de nuestra provincia en la contratación en origen, 18 años llevan asistiendo a sus fincas trabajadores de Marruecos, principalmente mujeres, para trabajar en la recolección y manipulación de los frutos rojos. Gran parte de ellas repiten cada temporada, aunque en los últimos años se han incorporado nuevos trabajadores debido al crecimiento de la población.

Mano de obra marroquí, española y del Este de Europa forman una plantilla que supera los 1.000 empleados directos en los momentos de máxima producción. Para la empresa, el bienestar de su plantilla es clave y cuentan con alojamientos perfectamente acondicionados para los trabajadores que vienen de fuera, les surte alimentos básicos una vez al mes y las puertas de las oficinas siempre están abiertas para resolver dudas o problemas que puedan surgir.

Fiesta Fin de campaña que la empresa organiza cada año Fiesta Fin de campaña que la empresa organiza cada año

Fiesta Fin de campaña que la empresa organiza cada año

Conscientes de la barrera que puede suponer la cultura en algunos casos, Las Posadillas trabaja la integración desde muchas vertientes. Su equipo directivo conoce perfectamente las culturas por su experiencia y trayectoria, pero también en los cargos de responsabilidad cuenta con autóctonos que facilitan esta tarea. La empresa también está adherida al PRELSI, el Plan de Responsabilidad Social y Laboral de la Interprofesional de la Fresa y los Frutos Rojos de Andalucía (Interfresa) cuyos consultores de integración han emitido informes favorables de cumplimiento de todas las premisas del Prelsi durante toda la campaña.

Reconocidos en el exterior

El pasado mes de mayo, representantes de la Embajada de Marruecos, en una visita rutinaria a empresas del sector, entre ellas Las Posadillas, donde pudieron conocer de primera mano los almacenes, los campos de cultivo, las viviendas de los empleados y quedaron gratamente sorprendidos al comprobar la integración y el buen trato del que gozan los ciudadanos marroquíes que se desplazan a la empresa para trabajar en la campaña de la fresa.

En este sentido, han sido seleccionadas para participar en el programa IntegrARTE de la Fundación Tres Culturas, en el que Interfresa colabora tras la firma de un protocolo en abril. El fin es desarrollar acciones formativas y divulgativas y actividades culturales de diversa índole para promover el diálogo, la tolerancia y la convivencia entre pueblos y culturas del Mediterráneo.

La vertiente social de la empresa se complementa con la colaboración con el Plan de Empleo de Cruz Roja, un programa orientado a la inserción laboral de personas en riesgo de exclusión. A lo que se le suma la implicación con fundaciones, asociaciones y clubes de su entorno. La Asociación Abriendo Puertas, la Asociación del Alzheimer de Moguer, el Club de Balonmano o la Federación Andaluza de Badmintón, entre otras, son entidades con las que trabajan muy estrechamente para ayudar al desarrollo de su actividad.

A pesar de ser una de las empresas de Huelva con más volumen de facturación, su dimensión no le ha hecho perder ese espíritu familiar que sembró su fundador, Antonio Domínguez Cumbreras, y que sus hijos lo tienen como bandera para que ese estado puro no sólo sea el de la fruta, también el de una empresa con alma y corazón.