Huelva

La Policía detiene a un presunto secuestrador de una vecina de Mari Luz

  • Familiares de la pequeña evitaron que un hombre la raptara cuando se dirigía a casa de su abuela · El individuo prestó declaración policial durante más de seis horas

Comentarios 24

El barrio de El Torrejón era ayer un hervidero a las cinco de la tarde. Cientos de personas se agolpaban en torno a la plaza Nardo a escasos cien metros de la plaza Rosa donde reside la familia de Mari Luz, la niña desaparecida el pasado 13 de enero. Durante varias horas estuvo el barrio en pleno en la calle intentando digerir lo que acababa de acontecer: el intento de secuestro de una niña, casi de la misma que la anterior.

En esta ocasión, los familiares de la pequeña han sido los que han evitado el secuestro de Selene, como así se llama la niña de unos siete años de edad, cuando ésta se dirigía con su madre y una prima a casa de su abuela.

Según ha relatado uno de estos familiares, una tía de Selene sorprendió a un hombre en la plaza Nardo cuando intentaba llevársela, tras oír los gritos que profirió la pequeña y acudir en su ayuda. Al parecer esta persona, cuya identidad y rasgos no han transcendido, tenía ya a la pequeña agarrada y le había puesto una mano en los ojos cuando fue interceptado por esta mujer y un primo de Selene, que impidieron que cumpliera el objetivo de secuestrarla.

Una vez ocurrido esto los familiares de la niña daban aviso a la Policía Nacional que instantes después procedían a la detención de este hombre que fue conducido a las dependencias policiales para prestar declaración. Al mismo tiempo, varias patrullas de las fuerzas de seguridad de Estado custodiaban el entorno de la plaza Nardo para evitar que pudiera producirse algún altercado ante el estado de nervios que se produjo entre los miembros de la familia de la niña y los distintos grupos de vecinos que comenzaron a concentrarse en el lugar para interesarse por lo sucedido.

Miembros de la Policía señalaron a este diario que se vivieron intensos momentos de crispación y que afortunadamente no fueron a más. Tal es así que algunos testigos afirmaron que no haber sido por la presencia policial hubiese ocurrido cualquier cosa, incluso un linchamiento.

Ya con los ánimos más calmados, comenzó toda una serie de rumorología e hipótesis sobre el autor o autores del intento de secuestro. Inicialmente, el comentario generalizado es que se trataba de los mismos individuos que mantienen secuestrada a Mari Luz, que son supuestamente una banda de extranjeros que campa a sus anchas por la zona desde hace tiempo y que han cometido ya varios actos delictivos que incluyen los robos.

Uno de los testigos que evitó el rapto de eleve indicó que el sujeto al verse sorprendido en su intento espetó que "sólo quería acariciar a la niña" y que "tenía buen corazón". Lo hizo con un acento extranjero y en cualquier caso no se trata de una persona de etnia gitana, explicó.

En medio del tumulto, algunas versiones apuntaban que la Policía Nacional también había detenido a otra persona que se encontraba en el interior de una furgoneta blanca, de las mismas características que la que supuestamente utilizaron tres hombres para llevarse a Mari Luz, como ha testificado una persona. El extremo de la presencia de este vehículo ayer no ha sido confirmado por los efectivos policiales, como tampoco la detención de otra persona que estaba esperando en un turismo de color oscuro.

Hasta el lugar de los hechos se desplazó Diego, un tío de Mari Luz, para tener noticias de lo sucedido y obtener testimonio directo. Este fue informado por los algunos vecinos de la presencia de la furgoneta blanca y de ser el detenido un 'payo' supuestamente relacionado con la desaparición de la hija de Juan José Cortés e Irene Suárez, que también se interesaron por lo acontecido.

Puestos a buscar alguna relación con los dos casos, algunos comentarios se referían al horario y al día en que se había producido el intento de secuestro y las similitudes que guardan con el caso de Mari Luz por tratarse de dos hechos que han acontecido alrededor de las cinco de la tarde, cuando hay menos gente en la calle, y durante el fin de semana, uno el domingo y el otro el sábado.

Otro comentario generalizado era que en la noche del viernes, Luis, el portavoz de la familia de Mari Luz había sido objeto de un robo y que la furgoneta que le habían sustraído había aparecido en Sevilla. Los vecinos de El Torrejón mostraban su asombro por lo que habían presenciado y reclamaban una mayor presencia policial en el barrio para hacer frente a esta oleada de secuestro que parece se está produciendo.

En cualquier caso la idea generalizada es que la detención de esta personas puede contribuir a aportar alguna luz sobre el paradero de Mari Luz. Al cierre de esta edición, el individuo continuaba detenido en las dependencias policiales, aunque podría ser puesto en libertad sin cargos. Al parecer también esta persona habría reconocido que sí le tapó los ojos a la niña.

Ayer transcurrió un día más sin noticias de la pequeña desaparecido el pasado 13 de enero, mientras la Policía sigue trabajando en las hipótesis que se barajan: el secuestro o un posible caso de pederastia. La primera es la que tomado más fuerza a raíz de las declaraciones de un testigo que asegura haber visto cómo un hombre cogía a Mari Luz y la introducía en una furgoneta blanca en cuyo interior había otros dos hombres. Un segundo testimonio viene a sostener esta primera hipótesis al afirmar que vio a la pequeña en la acera de enfrente a la plaza Rosa, lugar donde supuestamente estaba aparcado el vehículo en el que se la llevaron. Un primer testigo aseguró en su día haber divisado a la niña en la esquina de la avenida de las Flores con la calle Geranio hablando con alguna o algunas personas pero sin poder precisar con quién.

Quien sí ha podido ofrecer algunos detalles sobre lo que sucedió aquella tarde de domingo ha sido el quiosquero que le vendió a Mari Luz las chucherías que fue a comprar, pero claro su testimonio se reduce sólo a ese momento.

Con tan pocas pistas, la Policía Nacional ha pedido a los vecinos de la zona que trasladen cualquier detalle que pudieron ver el día de los hechos, que pudieran haber pasado por alto o aunque piensen que se trate de algo sin importancia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios