Huelva

El Pleno aborda este martes una nueva congelación del recibo del IBI en Huelva

  • El Ayuntamiento reducirá un 3% el gravamen para compensar el alza en el valor catastral

Vista parcial del casco urbano de la capital onubense, con la ría del Odiel al fondo. Vista parcial del casco urbano de la capital onubense, con la ría del Odiel al fondo.

Vista parcial del casco urbano de la capital onubense, con la ría del Odiel al fondo. / Alberto Domínguez

El Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) permanecerá inalterable también en este 2020 en Huelva. Al menos la liquidación de cada contribuyente en la ciudad, porque el gravamen del impuesto se reducirá de nuevo este año para compensar el incremento en el valor catastral de los inmuebles de la capital. Y ya es el quinto año consecutivo que esto sucede. Como dicen desde el Gobierno municipal de Gabriel Cruz, se asegura así que ningún onubense pague ni un euro más el último trimestre del año en su recibo de la contribución urbana.

El Pleno del Ayuntamiento de Huelva se reúne este martes en sesión extraordinaria para aprobar la propuesta del equipo de gobierno y hacer efectiva esa congelación de los recibos del IBI. En este caso, todo pasa por reducir un 3% el tipo de gravamen aplicado en la liquidación del impuesto que compensa así en la misma proporción la subida que experimenta este año el valor catastral, en la revisión aplicada por el Gobierno que afecta a viviendas, locales comerciales, trasteros, garajes y solares.

Fue en diciembre de 2015 cuando el Gobierno municipal actual, con Cruz como alcalde, propuso que la subida catastral no tuviera reflejo “en el bolsillo de los onubenses”. Cada año, en las mismas fechas, y ya van cinco consecutivos, el Pleno ha aprobado sucesivas correcciones del gravamen del IBI, como apunta el alcalde a demanda de este periódico, “para asegurarnos de que la revisión del Catastro no tenga repercusión en el bolsillo de los onubenses”.

“Estamos cumpliendo a rajatabla nuestro compromiso de no subir los impuestos”, explica Gabriel Cruz. “Cuando llegamos al Gobierno de este Ayuntamiento en junio de 2015, Huelva tenía el segundo tipo impositivo más alto de las capitales españolas, un 0,96%. Hemos ido reduciéndolo año tras año para contrarrestar la subida catastral, que no depende de nosotros sino del Ministerio de Hacienda. Y en este Pleno pasamos ya a un tipo del 0,78%”.

Reducción paulatina

En estos cinco años, por tanto, el equipo de gobierno socialista ha reducido el gravamen del IBI en 18 décimas de punto que ha servido para que la liquidación del impuesto no se haya alterado y cada onubense haya pagado la misma cantidad desde 2015.

Como señalan desde el Ayuntamiento, en este tiempo tampoco se ha aplicado la revisión del IPC “que hubiera supuesto pagar un 5% más por el aumento del poder adquisitivo de los onubenses en este periodo”.

Gabriel Cruz recuerda a este periódico que al acceder a la Alcaldía a mediados de 2015 “nos comprometimos a hacer cuanto estuviera en nuestra mano para que la ciudad tenga cada vez una política fiscal más justa y equitativa”. “En esta dirección hemos tomado desde entonces muchas medidas de reactivación económica, incentivos discales y nuevas bonificaciones y exenciones para favorecer a los ciudadanos. Y en ese camino –asegura el regidor– seguiremos avanzando”.

Esta misma línea, defiende el Ayuntamiento, además de la congelación del Impuesto de Bienes Inmuebles, ha dejado una reducción de la presión fiscal con una serie de bonificaciones, ampliadas a todas las familias numerosas y en mayor porcentaje.

Por un lado, se ha incrementado de forma considerable el porcentaje bonificado, llegándose a conceder, en determinados supuestos, el máximo legalmente permitido, que es del 90%.

Esta bonificación, además, se reconoce, en mayor o menor medida, a todas las familias numerosas, casi duplicándose el número de beneficiados por esta medida, ofreciéndose también un especial apoyo a las familias numerosas de categoría especial.

El Ayuntamiento de Huelva ha introducido este año pasado, igualmente, nuevas modificaciones, como la posibilidad de poder bonificar hasta en un 95% los afectos a entidades con la catalogación BIC o donde se realicen actividades que tengan legalmente reconocidas la consideración de patrimonio cultural inmaterial andaluz, español o de la humanidad, como es el caso del flamenco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios