Huelva

Patrulleras de la Royal Navy y Aduanas de Gibraltar hostigan a una lancha de la Guardia Civil

  • El incidente se produjo en aguas de la Bahía de Algeciras, cuando la embarcación española trataba de identificar a una ‘goma’ con varios ocupantes

El pasado viernes tuvo lugar en aguas de la Bahía de Algeciras un nuevo incidente entre embarcaciones oficiales de España y Reino Unido. El suceso, según la información confirmada por Europa Sur en fuentes oficiales españolas, ocurrió hacia las 20:30, cuando una patrullera del Servicio Marítimo de la Guardia Civil trataba de identificar a una lancha rápida como las utilizadas para el contrabando de tabaco, en la que viajaban dos o tres personas. 

En el momento en el que los agentes españoles se disponían a abarloar a la goma sospechosa, estos detectaron cómo una embarcación de la Royal Navy maniobraba bruscamente para interponerse entre la citada lancha y la patrullera de la Guardia Civil. Esto puso en evidente peligro a las tripulaciones, dada la velocidad a la que iban las embarcaciones, según subrayan las fuentes consultadas. Parte del incidente quedó recogido en un vídeo, que acompaña esta información.

Los hechos tuvieron lugar en aguas españolas que Gibraltar reclama como propias, dentro del espacio de 1,5 millas desde la costa, en el interior de la bahía, distancia que las autoridades llanitas elevan a 3 millas en la cara de levante del Peñón, hacia el Mediterráneo.

El cruce continuo de trayectorias de las embarcaciones prosiguió durante varios minutos, hasta el punto de que la embarcación de la Royal Navy llegó a tocar con su balón al balón de popa de la del Servicio Marítimo.

Posteriormente se unió a las tres embarcaciones una lancha de Aduanas (Custom) gibraltareña, que apoyó a la de la Royal Navy con sus maniobras de impedimento de identificación de la embarcación sospechosa. El rifirrafe concluyó en aguas fuera de litigio, cuando las embarcaciones gibraltareñas desistieron de su hostigamiento. Fue en ese momento cuando la lancha de la Guardia Civil pudo identificar a los tripulantes de la goma, que no transportaba sustancia prohibida alguna. Es más, fueron ellos quienes grabaron el incidente en vídeo, entregando una copia a los agentes.

El malestar en la Guardia Civil por lo ocurrido es muy elevado, según ha comprobado este periódico, teniendo en cuenta que se puso en riesgo la integridad física de los agentes y que llueve sobre mojado, puesto que no es la primera vez que sucede algo parecido.

Las fuentes diplomáticas españolas consultadas, siguiendo el protocolo fijado para estos casos, evitaron hacer comentarios pero han "tomado nota" de lo ocurrido por si, llegado el caso, se estima elevar la correspondiente protesta formal ante las autoridades de Reino Unido.

El momento en el que han ocurrido estos hechos es especialmente significativo puesto que este jueves está convocada, en San Roque, una reunión de la comisión de seguridad, establecida en los memorandos de entendimiento firmados entre España y Reino Unido, con la participación de Gibraltar. Esta comisión sirve como foro de diálogo entre ambas partes, a la espera de que se alcance un posible acuerdo sobre las relaciones futuras de la colonia británica con la Unión Europea. 

Precedentes

El pasado 12 de febrero ya ocurrió un incidente con algunos paralelismos, cuando embarcaciones de la Royal Navy hostigaron durante más de media hora a un barco de Salvamento Marítimo, el Salvamar Denébola, cuando este trataba de aproximarse al AM Ghent con la intención de frenar un vertido incontrolado de combustible a las aguas de la Bahía de Algeciras que se estaba produciendo desde ese mercante de bandera liberiana.

El incidente, ocurrido en aguas jurisdiccionales españolas que la colonia reclama como propias, tuvo lugar cuando la Salvamar Denébola intentaba acercarse al AM Ghent para controlar el vertido contaminante. Fue en ese momento cuando le salió abruptamente al paso la lancha de la Royal Navy IB22cruzándose una y otra vez de forma temeraria en su rumbo para impedir que se aproximase al buque.

Anteriormente, el 4 de julio de 2019 hubo otro choque entre las autoridades españolas y las de Reino Unido. Ese día se produjo el abordaje y detención del megapetrolero iraní Grace I por parte de las fuerzas de seguridad de Gibraltar y de los Royal Marine en aguas jurisdiccionales españolas sin el conocimiento ni la autorización del Gobierno de Pedro Sánchez.

Ese episodio provocó un profundo malestar en el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación español, que elevó la correspondiente protesta a las autoridades británicas –primero verbalmente, luego por escrito, según explicaron fuentes diplomáticas españolas– después de que el titular en funciones del departamento en ese momento, José Borrell, asegurase el mismo día 4 que, efectivamente, la intervención sobre el Grace I se produjo en espacio territorial español

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios