Huelva

El Paseo de la Ría ultima sus arreglos

  • La empresa Sando lleva a cabo la rehabilitación de varios desperfectos en toda la extensión de la vía en unas obras que tienen un presupuesto de 1,1 millones

Imagen de las obras que llegan a su fase final. Imagen de las obras que llegan a su fase final.

Imagen de las obras que llegan a su fase final. / Rafa del Barrio (Huelva)

El Puerto de Huelva aprovechó el parón producido con la declaración del estado de alarma y la ausencia de movimientos de la población fruto del confinamiento, para llevar a cabo el arreglo del Paseo de la Ría, que desde su apertura había provocado numerosas críticas en sus usuarios, toda vez que se habían detectado algunos desperfectos en su trazado y hundimientos en parte de su superficie.

Las obras fueron adjudicadas a la empresa Construcciones Sánchez Domínguez-Sando SA por un importe de 1.147.397 euros de manera urgente toda vez que, tal y como reconoció la Autoridad Portuaria “era necesario acometer en la Paseo Fluvial de la Ría de Huelva, obras de emergencia debido a la aparición de hundimientos en el pavimento producidos en el entorno del trasdós del muro in-situ. descalzando la losa de transición anexa a dicha estructura”, al mismo tiempo que señalaba “la gravedad de dichos daños y la incertidumbre de que esté comprometida la integridad estructural y el riesgo de que colapse la losa de transición, con los consiguientes riesgos para el uso público de estas instalaciones”.

Según adelantó Huelva Información, las obras tenían prevista su finalización antes de los próximos meses de verano. La propia presidenta de la Autoridad Portuaria de Huelva, Pilar Miranda, había mostrado su compromiso con el arreglo de estas deficiencias tan pronto accedió a su cargo, algo que encara sus fase final a lo largo de las próximas semanas.

El arreglo ha obligado a levantar importantes espacios en todo el Paseo. El arreglo ha obligado a levantar importantes espacios en todo el Paseo.

El arreglo ha obligado a levantar importantes espacios en todo el Paseo. / Rafa del Barrio (Huelva)

Se trataba de solventar los problemas surgidos en puntos de su trazado, especialmente en aquellos en los que se observaron algunos agujeros en el firme, así como hundimientos en el mismo. La afluencia de personas en el Paseo de la Ría hacía complicado acometer dichas mejoras sin impedir la utilización del mismo, por lo que las medidas de confinamiento obligatorio decretadas con motivo de la crisis del coronavirus, propiciaron una ocasión inmejorable para poder llevarlas a cabo sin perjuicio alguno para la ciudadanía.

Desde que fuera abierto en el año 2016 y como sucede en la mayor parte de las infraestructuras, el Paseo de la Ría presentó algunas deficiencias en su trazado que se han intentado corregir. Se trataba de problemas de desnivel en uno de los tramos de solería al final del mismo que originaba frecuentes encharcamientos de agua, lo que motivó que se acometieran mejoras en las canalizaciones de evacuación. Ahora se acometerá una reforma de mayor profundidad y se trataría de evitar que los mismos problemas vuelvan a repetirse en un futuro, aun teniendo en cuenta lo complejo de asegurar la estabilidad de la zona por la propia naturaleza del entorno y la presencia de agua por debajo del nivel del suelo.

Sustitución de importantes tramos de losetas. Sustitución de importantes tramos de losetas.

Sustitución de importantes tramos de losetas. / Rafa del Barrio (Huelva)

El Paseo de la Ría es una de las obras emblemáticas de la ciudad de Huelva en un proyecto que data del año 2007 y que obtuvo el impulso definitivo bajo la presidencia de la Autoridad Portuaria de Manuela de Paz. Fue su sucesor, Javier Barrero, quien inauguró una obra que desde el comienzo no estuvo exenta de polémica, desde el Colegio de Arquitectos que argumentaba que no se habían tenido en cuenta sus opiniones, hasta los propios hosteleros que alquilaron unos locales que siempre pecaron de poco espacio y de falta de una superficie para almacenaje.

El Paseo de la Ría está construido a lo largo de la margen izquierda del río Odiel, entre el muelle de Río Tinto Company y el antiguo de Pertrechos, es un espacio, de un kilómetro de longitud y 80 metros de anchura, que acerca la ciudad al mar y al propio puerto. Diseñado por el estudio Martínez Lapeña-Torres Arquitectos, contó con una inversión total de 23 millones de euros y dispone de cuatro anfiteatros y pérgolas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios