Elecciones

El PSOE mantiene a sus dos diputados, mientras el PP se hunde y cede uno a Cs

  • El repunte de los socialistas en Huelva vuelve a teñir de rojo la provincia

  • Los populares pierden a la mitad de su electorado y en la capital son cuartos

  • UP revalida a su diputado y Vox queda fuera

Ignacio Caraballo, junto a los integrantes de la lista del PSOE, el alcalde de la capital y otros socialistas comparecieron ante los medios tras conocerse los resultados. Ignacio Caraballo, junto a los integrantes de la lista del PSOE, el alcalde de la capital y otros socialistas comparecieron ante los medios tras conocerse los resultados.

Ignacio Caraballo, junto a los integrantes de la lista del PSOE, el alcalde de la capital y otros socialistas comparecieron ante los medios tras conocerse los resultados. / Alberto Domínguez (Huelva)

El hundimiento del PP y la entrada de la ficha naranja de Cs en el tablero dibuja un nuevo escenario –inédito hasta la fecha– en Huelva, que ayer hizo gala una vez más de sus raíces socialistas al otorgarle un nuevo triunfo al partido del puño y la rosa.

La provincia se tiñó ayer de su tradicional rojo al obtener, con el 96% escrutado, 93.993 votos frente a los 88.100 de hace tres años (5.800 papeletas más). El dato es especialmente relevante después de que en las generales de 2016 los socialistas perdieran más de 10.000 papeletas y, sobre todo, tras unas andaluzas en las que se dejaron la friolera de 30.000. La llamada a movilización, por lo tanto, ha surtido su efecto.

Los populares, sin embargo, pierden prácticamente a la mitad de su electorado (38.724 apoyos menos), con 43.195 votos frente a los 81.959 cosechados en 2016. Y es que, aún sin sorpasso provincial por los pelos (pero sí capitalino), Cs –con 42.961 apoyos frente a los 28.685 de las anteriores generales– se sitúa como tercera fuerza y le quita un diputado al PP, en buena parte por el malestar que la designación de Juan José Cortés como cabeza de lista ha generado tanto dentro de la sede de la calle Alonso Sánchez como fuera.

Unidas Podemos, por su parte, revalida a su diputado en Madrid. Pero lo hace con un resultado que evidencia que las dudas que la coalición genera en parte del electorado de IU no se han disipado. No en vano, se deja en el camino 7.025 votos (al obtener 32.998 frente a los 40.023 de 2016).

Apenas 738 papeletas separan a la coalición de Vox. La formación de Abascal se queda así fuera del tablero onubense al no hacerse con el reñido quinto diputado a pesar de su gran ascenso: de 398 votos a 32.260.

De esta manera, el 2-2-1 de PSOE, PP y Unidos Podemos que dejaron en Huelva los dos últimos comicios generales (el del 26-J de 2016 y el que tuvo lugar seis meses antes) pasa a la historia tras una campaña atípica y marcada en su primer tramo por la coincidencia con la Semana Santa. Así, los resultados numéricos del 28-A en cuanto a la elección de los diputados nacionales que representarán a la provincia en las Cortes Generales dibujan un 2-1-1-1 para PSOE, PP, Cs y Unidas Podemos.

El PSOE sube en algo más de un punto al hacerse con el 37,06% del total de votos, el PP cae 16,31 puntos y cosecha el 17,03%, Cs gana más de cinco puntos al hacerse con el 16,94%, Unidas Podemos baja en más de tres puntos y concentra el 13,01%, y Vox cosecha el 12,72%, con lo que sube en 12,56 puntos.

Huelva salió a la calle en la jornada de ayer y, a diferencia de lo que ocurrió en las elecciones autonómicas del 2-D –cuando la participación apenas fue del 55,53%– en el 28-A esta cifra superó el 68% frente al 62,9% de las generales de 2016. La ausencia de incidencias marcó, de este modo, una jornada caracterizada por la movilización de un electorado consciente de lo que estaba en juego en estos comicios.

También en la capital el dato de participación fue prácticamente similar y superó en 4,4 puntos a la de hace tres años. Pero si en la provincia estas elecciones han dejado un resultado histórico, en la capital los datos fueron aún más sorprendentes al quedar relegado el PP a cuarta fuerza política tras ser superado ya no sólo por Ciudadanos, sino también por Unidas Podemos.

Con el 98,6% del voto escrutado, el PSOE cosechó un nuevo triunfo, en esta ocasión con 3.405 apoyos más, al pasar de 20.875 a 24.280 y hacerse con el 32,36% del total, con lo que subió en 3,22 puntos. El sorpasso de la formación naranja al PP (lo que ya ocurrió en el 2-D) fue posible gracias a las 15.819 papeletas obtenidas por Cs, 5.339 más que en 2016, con lo que la marca de Albert Rivera subió en más de un punto.

Unidas Podemos, por su parte, es la tercera fuerza en la capital, aunque pierde 2.297 apoyos (al pasar de 13.667 a 11.370) y recaba el 15,15% del total, prácticamente cuatro puntos menos; mientras que el PP queda relegado al cuarto puesto al dejarse 13.388 respaldos

Así, los populares pasan de contar con 23.987 papeletas a disponer de 10.387, con lo que concentran el 13,9% del total; mientras que Vox cosechó 10.250, unas 229 menos que el PP.

De este modo, el partido verde consuma su ascenso, ya que en los anteriores comicios apenas logró 170 votos y, con ello, asciende más de 13 puntos y gana 10.080 papeletas más.

Pese a todos estos resultados, el reparto del Senado se queda igual. Así, el PSOE vuelve a contar con tres de los cuatro representantes por Huelva y el PP con uno.

El sistema de adjudicación de escaños en la Cámara Alta, de votación abierta y directa al candidato, obliga a contar un elevado número de votos para hacerse con el acta de senador. Por ello, el bocado que los emergentes han dado a los partidos tradicionales del bipartidismo no ha sido suficiente en la provincia.

El senador más votado es Amaro Huelva, con 76.260 votos con el 79% escrutado (35,5%). Le siguen los socialistas Josefa González Bayo con 72.963 papeletas (casi el 36%) y Jesús González Márquez, con 70.349 (34,6%).

Por su parte, el alcalde popular de Palos de la Frontera, Carmelo Romero, con 47.849 votos, representará a la provincia en el Senado al obtener el 23,5% del total de votos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios