Huelva Paranormal

OVNIS: El humanoide de 'El Condesito' (2)

  • El Condesito era una finca ubicada en la localidad onubense de Rociana que en su apacible calma un día vio quebrantada esa quietud con fenómenos de difícil comprensión

El investigador Manuel Osuna.

El investigador Manuel Osuna.

Todo aquello podría ser explicado, todos los fenómenos ocurridos en esta singular finca podrían tener una perfecta y clara explicación que aunque catalogaríamos de “experiencias únicas” lo cierto es que también habría que etiquetarlo como “experiencias racionalmente explicables”. Y es que los fenómenos luminosos en la zona del Parque Nacional de Doñana en las localidades andaluzas de Huelva, Cádiz y Sevilla son conocidos desde hace décadas, la proximidad de las instalaciones del INTA en Mazagón (Huelva) y las pruebas-experiencias aéreoespaciales que en ella se realizan ha sido causa durante décadas de confusiones con los No Identificados, es hoy día e incluso hay que saber muy bien separar los casos OVNIs en la zona de aquellos que son etiquetados como tales y que realmente son producidos o provocados por las experiencias llevadas a cabo por el INTA en la zona.

Así pues en una época de absoluto secretismo militar en España, en una postrera dictadura en nuestro país y con unos oscuros acuerdos con los EE.UU. en cuestión de cesión territorial para instalaciones americanas en territorio español, pues el recabar información veraz sobre experiencias realizadas en la zona por el INTA o por los aliados norteamericanos era poco menos que imposible o simplemente la negación por parte de las autoridades competentes españolas en dicha materia de cualquier experiencia militar o similar secreta realizada en la zona. Así, y pese a los bueno contactos que nos consta que el grupo de Manuel Osuna tenía, no llegaron nunca a obtener esa información veraz...algo diferente en nuestros días.

Zona muy activa

Hoy día sabemos que la década de los 70 en la zona fue pródiga en  la realización de experimentos y experiencias aéreas con lo cual podían ser divisadas y contempladas con facilidad en localidades cercanas, localidades cercanas como... Rociana, justo la ubicación de la finca “El Condesito”...y como en tantas otras ocasiones, las autoridades españolas preferían que se creyera en OVNIs y fenómenos ufológicos o de contacto antes que en pruebas secretas militares, la mascarada era perfecta, el resto  se conseguiría con una cortina de negación y silencio, y tal vez con algo de publicidad en medios de comunicación que arengaran ese extraño movimiento que buscaba OVNIs en los cielos españoles. Habría ocasión también de hablar de la permisividad española a las experiencias militares americanas con ruta Morón de la Frontera y Rota (bases “hispano”-americanas) que provocaron multitud de fenómenos confundidos con los OVNIs y que se alentaron a ser calificados como tales y que escondía una clara vinculación entre secretos militares, pruebas clandestinas y extraños prototipos espías... pero eso, eso es otra historia...

El primer paso está dado, las experiencias luminosas contempladas por el equipo de Manuel Osuna podrían ser explicadas, pero... ¿Qué decir de las extrañas psicofonías o de los mensajes ouija obtenidos en la nobiliaria finca de “El Condesito”? Como todos sabemos, en las sesiones del mal llamado juego de la ouija hay mucho componente psicológico en sus mensajes, la teoría más comúnmente aceptada es que es la psicología del mismo grupo, el subconsciente colectivo, el que emite esos mensajes que da el tablero, mensajes sobre un pasado cierto y conocido internamente y sobre un futuro tan vaporoso como desconocido o incierto. Los mensajes vía ouija no dejan de ser una curiosidad dentro del interés de este caso, pero no un dato válido en una investigación de las características que se llevó a cabo en “El Condesito” sin con ello herir sensibilidades de aquellos lectores que se prodiguen en el llamado juego de la ouija y en sus mensajes.

Con las psicofonías pues han pasado décadas desde que F. Jurgenson las captara y popularizara y hoy, en pleno siglo XXI, aún no se ha puesto de acuerdo la comunidad investigadora de que son, de donde vienen, que quieren o que pretenden. Para unos no son más que fragmentos residuales de audio que se mantienen en una determinada zona o que simplemente se están en nuestra atmósfera rebotando y esperando poder “comunicarse”. Para otros es la misma impregnación del subconsciente el que materializa estas voces en el soporte otrora magnético y hoy digital. Para otros son definitivamente voces del otro lado, de otros mundos que vienen a darnos mensajes terroríficos a veces y a veces de esperanza en que hay algo más después de la muerte... Pero... ¿Psicofonías de presuntos extraterrestres eligiendo tal método para su contacto?

Otras experiencias

Pues es otra de las hipótesis de trabajo... Igual que en la ouija se puede manifestar un ser del que dicen bajo astral, una persona fallecida o un extraterrestre (!) o la propia mente de quienes participan, en las psicofonías ocurre lo mismo... Es un campo abierto a la especulación, sin embargo no podemos olvidarnos de las grabaciones accidentales, de las “voces de pasillo” confundidas hoy día con psicofonías y que nos dejan un sonograma diferentes al espectro de voz humano y que sin embargo, por las características que se han dado durante su grabación (ruido, interferencias, lejanía, tercer plano de audio...) ese sonograma no se corresponde con el humano. También es posible, por qué una grabación errónea accidental se puede dar y se da con frecuencia en investigaciones multitudinarias (más de cuatro personas) y luego conducen o inducen al equívoco. En el caso de la investigación en “El Condesito” se llegaron a reunir hasta trece personas más los guardeses de la finca... ¿Y quién podría garantizar la absoluta fiabilidad del silencio y condiciones de grabación de las presuntas psicofonías? La respuesta no la tenemos pero comparándola con actuales investigaciones similares podríamos concluir un: nadie. 

Otros pensarán: ¿es serio hacer este tipo de experiencias en una investigación que se precie? La respuesta es que hay tantos sistemas de investigación como personas y cada uno somos jueces de nosotros mismos. Y quiero hacer constar que yo también he sufrido estos equívocos durante mis investigaciones, equívocos accidentales, provocados voluntaria o involuntariamente por terceros o miembros o ex miembros de mi equipo que posteriormente han provocado situaciones de extremos estrés y trabajo al analizar determinados resultados. Es muy complejo y por ello la hipótesis paranormal debe ser la última en ser sopesada. Pero a las experiencias psicofónicas de “El Condesito” también habría que atribuirle esta vía de explicación pese a la espectacularidad de todos los fenómenos que se vivieron en la finca durante los años de su investigación.

Un punto donde debemos detenernos es en la misteriosa fotografía del supuesto ser captado ante la cámara con película infrarroja y que tanto hizo hablar de ella. No vamos a hacer aquí un memorando de análisis informático de una fotografía ni vamos a transcribir todo el informe resultante de nuestra petición de ayuda a diferentes profesionales del sector pero baste decir que la fotografía se tomaron en noche de Luna llena, casi en su cenit, con humedad relativa moderada.

La cámara fotográfica estaba apoyada sobre el techo curvado de un SEAT 124 y con una carencia de tomas de 60 segundos de exposición, No se informa nada sobre el enfoque o la obturación aunque se le presupone en estas cámaras de entre un 2,8 y un 3,5, la óptica sería la estándar de 35 mm.

La imagen muestra a un ser, varón aparentemente, con raya hacia un lado, barbado, orejas pegadas al cráneo, cavidades oculares y larga nariz, no se distingue la boca y está desenfocada. Se calcula que la figura captada se encuentra a menos de medio metro de la cámara al estar ubicada al infinito provoca el hecho de su desenfocado.  Con todo ello la base más sostenible para  explicar esta “inexplicable” fotografía ,a decir de los testigos, es que alguien se acercó a corregir la posición de la cámara mientras esta se encontraba realizando esas series de fotografías, la persona colocó correctamente la misma o al percatarse de su estado activo de investigación simplemente comprobó su orientación y posición acercándose a la misma, turbando su enfoque y quedando plasmado para la posteridad como el investigador que pasó a ser el extraterrestre de “El Condesito” por puro accidente y azar... Se podría, no obstante, escribir mucho sobre las características de este tipo de fotografía o del extraño personaje captado en la misma en aquella noche mágica de 1975 en Rociana..., pero desde el mismo momento en el que la misma de ser debido a la incorrecta manipulación o ubicación de uno de los investigadores aquella noche queda poco menos que relegada la opción “fotografía extraterrestre” al último lugar quedando patente que todo pudo ser debido a uno de los presentes. A este respecto de apuntó en un principio a que fuera la imagen del propio Julio Marvizón por sus características morfológicas, otros en cambio apuntan a la posibilidad del propio Francisco Ferraro Bajarano o el guardes a su servicio en la finca... Sea como fuere parece que la famosa fotografía parece deberse a un personificado e inmortal ya curioso en busca del misterio aquella fría noche de los albores del franquismo en España.

Como en otros casos históricos estudiados la reinvestigación de los mismos no parece soportar el paso del tiempo y de los modernos sistemas de trabajo. En 1975 se vivía una época inestable en la que las inquietudes políticas de premiaban con severidad, en una época en la que encontrar un apasionante hobby que no fuera el fútbol era harto complicado y el grupo de Manuel Osuna había encontrado aquello que ocupaba y colmaba sus aspiraciones y curiosidades. Eran investigadores, pioneros, innovadores, aventureros y buscadores del misterio, firmes creyentes de sus ideas y defensores de las más osadas hipótesis, fieles conocedores de un fenómeno que desconocían paradójicamente y que les hacía ,a veces, defender una hipótesis tan extraordinaria como arriesgada.

Consulta más misterios en: “Huelva Sobrenatural” de jose Manuel García Bautista. Niebla Ediciones.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios