Caso Laura Luelmo La acusación cree que Montoya se exculpa del crimen de Laura “porque puede que haya otros”

  • Patricia Catalina no descarta que tenga “más crímenes a sus espaldas”

  • Bernardo apunta en prisión a su ex como autora del asesinato

Bernardo Montoya a la salida de los juzgados de Valverde camino de prisión. Bernardo Montoya a la salida de los juzgados de Valverde camino de prisión.

Bernardo Montoya a la salida de los juzgados de Valverde camino de prisión. / M. G. (Valverde)

Bernardo Montoya recula en prisión y ofrece ahora una nueva versión del asesinato de Laura Luelmo, la joven profesora de Dibujo zamorana asesinada en El Campillo el pasado diciembre. Así se lo ha expresado a varios funcionarios de la prisión de Morón de la Frontera (Sevilla), adonde fue trasladado el pasado 28 de diciembre debido las carencias en la seguridad del módulo de aislamiento del centro penitenciario de Huelva, donde ingresó en primera instancia.

El único investigado por el crimen que conmocionó al país antes de finalizar el año 2018 apunta ahora a su ex novia, la jerezana Josefa D.L.V., quien asegura que fue la persona que mató "a martillazos a la joven".

Como avanzó ayer el programa Espejo público, Bernardo Montoya reclamó la atención de los funcionarios de la penitenciaría sevillana, a los que narró su nueva versión de los hechos. Los trabajadores públicos trasladaron esta información al director del penal de Morón, quien a su vez lo puso en conocimiento de la Guardia Civil.

El presunto homicida manifestó que se autoinculpó porque está acostumbrado a la vida carcelaria, no así su expareja, que según su relato habría arrebatado la vida a Laura en un ataque de celos.

"La chica me preguntó por un supermercado cercano y yo le di las indicaciones correctas. Al regresar la chica le pregunté si había encontrado el súper. En ese momento Josefa salió de casa recriminándome por qué estaba hablando con esa chica. Después de discutir con ella me metí en el baño. Al salir me encontré a Josefa y a Laura discutiendo acaloradamente en el salón y en ese momento Josefa le propina un golpe en la cara con un palo de escoba". Después dice que la maniató y que fue cuando Josefa le dio los martillazos.

El programa Antena 3 consiguió contactar con la ex novia de Montoya, quien adelantó que irá a declarar ante las fuerzas del orden y calificó a su expareja de "perro y asesino".

Patricia Catalina, atendiendo a los medios de comunicación. Patricia Catalina, atendiendo a los medios de comunicación.

Patricia Catalina, atendiendo a los medios de comunicación. / Alberto Domínguez (Valverde del Camino)

Los agentes que investigan el caso no dan credibilidad a esta reinterpretación de los luctuosos hechos. Tampoco la abogada de la acusación particular, Patricia Catalina, del prestigioso despacho Castellana 266 Abogados. "Creo que este cambio de versión pasa por ser una nueva artimaña de Bernardo Montoya para intentar confundir y seguir estando en el candelero; ya es consciente de la que se ha formado y creo que va a intentar excusarse de un crimen porque puede ser que haya otros", indicó ayer a Huelva Información.

Preguntada por este punto, Catalina señala que "no descarto que pueda tener más crímenes a sus espaldas, porque un tipo con esta carrera delictiva y con este tipo de delitos violentos... no me extrañaría nada que se acabaran abriendo diligencias contra él por algo más".

Hay que recordar en este sentido que la Guardia Civil investiga si Montoya pudo cometer algún delito grave durante sus permisos penitenciarios.

La jurista madrileña entiende que el presunto autor del asesinato de la joven zamorana "quiere confundir, pero cuanto más intente cambiar de versión más contradictorio será y más fácil será llevar la acusación contra él, aunque él piense lo contrario".

Considera la abogada que el corteganés de origen pacense "ha sido consciente de todo lo que se viene contra él y, a pesar de que empezó dando una declaración a la carta para intentar evitar la prisión permanente revisable, ahora está intentando escaparse de ella".

Esto puede atender también, aventura Patricia Catalina, a un cambio de defensa. Bernardo Montoya ha decidido cambiar de representante legal, algo que se llevará a efecto (previsiblemente) en los próximos días.

No obstante, si realmente la nueva versión de los hechos responde a una estratagema jurídica "es bastante torpe, porque intentar hacer creer que ha sido otra persona cuando ninguna prueba biológica apunta a que hubiera otra persona en esa casa" –el número 1 de la calle Córdoba de El Campillo– "no tiene sentido", sentencia la abogada de la familia Luelmo.

La letrada manifiesta a este diario que "de allí solamente salieron pruebas contra Montoya", por lo que esperará a que el nuevo abogado del único investigado se persone en la causa –algo que todavía no le ha sido notificado, por lo que no es oficial– para "ver si entendemos esta estrategia de defensa, porque desde luego, si es así, es malísima".

En relación a esta última novedad del caso, lo próximo será "judicializar esa versión, se tendrá que acordar en el Juzgado de Instrucción 2 de Valverde si es pertinente o no y si se le da la oportunidad de declarar ante el juzgado". Catalina, por su parte, confiesa que "estaré encantada de estar ahí para escuchar semejante tontería". Asimismo, entiende la jurista que habrá que llamar "a Josefa al procedimiento, pero de eso ya se encargará la juez".

Por último, aclara que no es portavoz de la familia Luelmo Hernández sino su abogada, y que los familiares de la joven entienden que este es un asunto de interés nacional y "quieren que no le ocurra a nadie más, por eso piden seguridad y al Estado que proteja a las familias; el perdón solo no les sirve, lo que no quieren es que el sistema falle".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios