Crimen de Halloween

‘El Mejicano’ golpeó fuertemente en la cabeza a Cándido y luego lo decapitó

  • El cuchillo empleado en la mutilación ha sido hallado en el lugar del suceso

  • M.J.N.B. está en una celda de observación especial de la prisión de Huelva

‘El Mejicano’, el martes, llegando al Palacio de Justicia de Huelva. ‘El Mejicano’, el martes, llegando al Palacio de Justicia de Huelva.

‘El Mejicano’, el martes, llegando al Palacio de Justicia de Huelva. / Josué Correa (Huelva)

Qué llevó a M.J.N.B. El Mejicano a acabar de una manera tan brutal con la vida de Cándido Romero el pasado sábado de Halloween todavía es una incógnita. Huelva Información sí ha podido saber en primicia cómo se produjo el ataque en el domicilio de la calle Teniente de Navío José Estrada Cepeda de Huelva, donde vivía la víctima.

Las fuentes de este diario precisan que Cándido fue golpeado fuertemente en la cabeza antes de ser decapitado de forma "profesional" con un cuchillo. Los hechos ocurrieron en la cocina del piso, y no en la entrada de la vivienda, como ayer aventuró la sobrina del asesinado, Elisabeth Arcángel. Ella lo dedujo después de ver la gran cantidad de sangre que se acumuló en esa zona del domicilio, al que pudo acceder con otros familiares este lunes en busca de objetos personales de su tío.

Lo que ocurrió después escandalizó el sábado a Huelva: el asesino se hizo con la cabeza de su víctima, la metió en una bolsa de plástico y se paseó con ella por la barriada del Obispo. Lejos de esconderse –y a tenor de lo que afirman los testigos–, enseñó su macabro trofeo a varios viandantes hasta abandonarlo en un contenedor de basura de la avenida de Pío XII.

El arma de la mutilación ha sido localizada y ya está en poder de la autoridad judicial. Como ha podido saber este periódico, se trata de un cuchillo que fue hallado en el mismo lugar de los hechos.

Muchos de los que han tenido contacto con M.J.N.B. recientemente coinciden en que es un hombre "violento". La familia Romero ha tenido conocimiento -después del crimen- de varias agresiones sufridas por Cándido en las semanas previas al suceso.

Tanto es así que incluso la Policía Nacional contactó con el centro penitenciario de Huelva para advertir de que dejaba en custodia a un preso "muy peligroso".

Las fuentes de este periódico señalan que el ingreso del presunto decapitador de Halloween en el penal onubense de La Ribera (en la tarde del martes) se produjo "sin novedad, como uno más". Este tipo de internos, detallan, "cuando están muy controlados no suelen presentar problemas en prisión".

Desde entonces se encuentra en una celda de observación especial de Enfermería, donde está sometido a una especial vigilancia. Se procura de este modo preservar no solo su propia seguridad, sino también la de los funcionarios y la del resto de internos.

Además, El Mejicano tendrá que permanecer al menos diez días en cuarentena, como todos los reclusos que proceden del exterior, para evitar que se produzcan contagios de la Covid-19 intramuros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios