Huelva

El grupo pesquero Martí Peix entra en concurso voluntario de acreedores

  • La empresa onubense llegó a crecer en plena crisis pero ha acabado sucumbiendo a las deudas

Comentarios 9

Cae otra ficha del dominó, en un otoño que está liquidando en Huelva empresas emblemáticas con más de medio siglo de trayectoria. Es el caso del grupo pesquero José Martí Peix, cuya deuda ha forzado a la entidad a solicitar el concurso voluntario de acreedores ante el Juzgado de lo Mercantil de Huelva. Así lo confirmó ayer a Huelva Información el máximo responsable de la compañía, José Martí Peix, sin precisar más detalles sobre la situación económica de la empresa o el número de trabajadores afectados por un proceso que abarca las instalaciones del Parque Huelva Empresarial, la flota de buques o, entre otros inmuebles, locales del estadio Nuevo Colombino.

Según ha podido constatar este periódico, el citado tribunal emitió el auto de declaración del concurso el pasado 4 de noviembre, habiendo sido nombrada administración concursal la entidad mercantil Ernst & Young.

Sucumbe, pues, al panorama económico una de las compañías más veteranas del sector agroalimentario, un grupo de empresas dedicado a la extracción, producción, elaboración y comercialización de productos del mar. Llegó a estar entre las cinco primeras de España de su sector, contando con un capital social de 8,5 millones de euros (desembolsados 32,6 millones).

Con 59 años de antigüedad, se trata de una empresa familiar creada por el padre del actual presidente, a la que ya se incorporó la tercera generación. En su primera fase se centró en la pesca y en 2005 dio el paso hacia la distribución, para hacer cinco años después una importante apuesta por la transformación y comercialización de productos pesqueros y por el cultivo de mejillones. Sus productos se vienen comercializando bajo las marcas Peix y Pescrul, colaborando además con las marcas del distribuidor de sus elaborados.

El grupo resistió durante mucho tiempo el tirón de la crisis e incluso creció en la coyuntura de adversidad y hace cuatro años llegó a registrar una cifra de negocio de 36 millones de euros, pero la deriva del mercado ha acabado lastrando su rentabilidad.

Cuando el país entero ya padecía las turbulencias económicas, Martí Peix anunciaba aumento de plantilla y en 2010 inauguraba sus instalaciones del Parque Huelva Empresarial en una parcela de 30.000 metros cuadrados, con ua construcción de 18.000 y una inversión de 25 millones de euros, en un 45% subvencionados por la Junta de Andalucía. Eran todavía momentos pujantes para una empresa que tenía en torno a 900 trabajadores en distintos países y 35 barcos arrastreros congeladores faenando en caladeros de Portugal, Nigeria, Marruecos, Monrovia, Mauritania y Senegal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios