Huelva

Pepe El Marismeño reduce al máximo por el coronavirus el número de asistentes a las terapias de grupo

  • Para evitar desplazamientos se realizan sesiones online con los chavales que ya están en sus casas

Asistentes en una terapia grupal. Asistentes en una terapia grupal.

Asistentes en una terapia grupal. / Cedida por El Marismeño (Huelva)

Las circunstancias actuales obligan a cambiar nuestras pautas diarias y a acatar las normas establecidas por el estado de alarma decretado por el Gobierno debido al coronavirus. Ciudadanos y profesionales deben someterse a unas medidas que giran en torno al confinamiento en las viviendas para evitar que se propague el virus, y a centros especializados en el tratamiento de adicciones como el Instituto Galeno no les ha quedado más remedio que adaptarse al escenario actual y cambiar la forma de aplicar sus terapias.

Este centro está especializado en el tratamiento psicológico de pacientes que presentan trastornos por dependencia al alcohol, psicofármacos, cocaína, cannabis, drogas de diseño y otras sustancias adictivas, así como por ludopatías.

José Gómez, más conocido como Pepe El Marismeño, director y monitor de terapias de este centro, señala que “para los chavales es difícil estar todo el día encerrados”, pero “lo están haciendo muy bien, están contentos”, aunque “hay que estar encima de ellos, que hagan deporte”.

Explica que “estos días están más nerviosos, más intranquilos”, a lo que añade que “estar encerrados es un estímulo muy negativo para ellos”.

El Instituto Galeno, que tiene sede en Sevilla y en Málaga, cuenta con varios pisos en los que están actualmente siguiendo el tratamiento treinta y ocho usuarios repartidos en las diez viviendas de Sevilla y treinta y seis , en las once de Málaga. Tanto en la sede sevillana como en la malagueña cuentan con tres monitores y un terapeuta.

El Marismeño comenta que los monitores “van a verlos, les han dado talleres de deporte y les han llevado películas para tenerlos entretenidos”, al tener el tiempo ocupado “es más fácil para ellos”.

Aparte, se siguen dando las terapias grupales, aunque el número de participantes se ha reducido considerablemente, pasando a cuatro o a seis, mientras que antes acudían veinticinco o treinta. Éstas se imparten de tres y media a siete de la tarde, de lunes a viernes, en el Instituto Galeno y se van realizando con los distintos grupos. De esta manera se mantiene la distancia de separación establecida entre los asistentes. También hay sesiones individuales.

Además, para evitar desplazamientos, se dan terapias online a doscientos chavales. Estos llevan más tiempo con el tratamiento y ya se encuentran en sus casas “y llevan una vida normal”. Estos normalmente reciben una o dos sesiones a la semana. También se les da terapia por Internet a los familiares de los que están en los pisos de la red del centro.

Gómez recalca que desde que se decretó el estado de alarma se están siguiendo estas medidas: reducción del número de personas en las terapias que se dan en el centro, y uso de las nuevas tecnologías.El Marismeño apunta que se tratan todo tipo de adicciones. Hay pacientes de distintas edades. “Hay de todo”, con dependencias a sustancias como “el alcohol, la cocaína, el hachís, la marihuana, la heroína...”.

Destaca que las terapias se realizan “a nivel cognitivo conductual”, y se trabajan aspectos como la disciplina, la constancia y la autoestima. “Se trabaja el día a día, las pautas de comportamiento y deshabituación, se trabaja día a día cómo van llevando la terapia, se trabaja mucho el autoengaño, el desorden, todo lo que produce la droga para desmontar el personaje creado y montar un personaje nuevo”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios