Entrevista | María Martín, coordinadora provincial del IAM “En sus 30 años de vida, el IAM no ha tenido la visibilidad que debería”

  • Más centros de información, eficacia y transparencia son varios de los retos de la responsable provincial de este órgano

  • La lucha por la mujer “con la inclusión del hombre” es su objetivo

Fue portavoz de Cs en el Ayuntamiento de la capital y desde marzo –de mano de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación que dirige Rocío Ruiz– es la responsable del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) en Huelva. Numerosos son los retos que María Martín se ha marcado para estos cuatro años. De todos ellos, y de su desembarco en el organismo de igualdad de ámbito provincial, habla en esta entrevista.

–Muchos ciudadanos daban por hecho que usted sería la candidata a la Alcaldía de Cs tras su trabajo como portavoz municipal. ¿Echa de menos la labor municipal?

–Me ha costado mucho despegarme de lo municipal porque, aunque he pasado mucho, he sido más feliz que lo que he sufrido. Tengo clarísimo que para ser política o político hay que sentirlo y hay que tener en cuenta que estamos para servir a los demás y no a nosotros mismos. Y como ese concepto lo tenía tan claro, cuando quizás tuve oportunidad de ser la candidata yo siempre pedía ser la número dos. Jamás quise ser candidata, Fueron las circunstancias del mandato las que hicieron que me viera sola y entonces mi único objetivo era cumplir con la ciudadanía y no equivocarme ni defraudar a nadie. La mayor satisfacción que tengo en mi día a día es la cantidad de personas que me muestran su cariño y que me han dicho que me votarían a mi si fuera la candidata. Siento también un poco de tristeza porque crees que has defraudado a personas que querían que yo estuviese ahí. Quizás la vida en el futuro me da otra oportunidad para estar ahí. O no. No lo sé.

–Usted nunca pensó que estaría al frente del grupo municipal en el anterior mandato.

–No contaba jamás con ser concejala. Para mi han sido un regalo estos cuatro años de trabajo para la ciudadanía. Me llevo lo bueno, he conocido a gente maravillosa, desde los ordenanzas y señoras de limpieza del Ayuntamiento hasta los técnicos y funcionarios, pasando por los empresarios, asociaciones, barrios... He trabajado mucho con asociaciones, pero sobre todo en la calle. Soy afortunada por la experiencia y por el máster que he tenido que hacer. Al quedarme sola, me tuve que poner a estudiar. Además tengo dislexia y me cuesta quedarme con las cifras y datos. He aprendido de todo: empleo, seguridad ciudadana, movilidad, economía (Mariuca es maravillosa), urbanismo, deportes... Todo. Me ha costado mi familia y mi vida porque me he volcado las 24 horas.

–El trabajo realizado en su etapa fue valorado y las expectativas ante el 26-M eran buenas. Sin embargo, el resultado evidenció un estancamiento. ¿A qué lo achaca?

–Creo que son varios los factores que influyen y desde luego el poco tiempo que tuvimos para dar a conocer al candidato jugó en contra. Pero somos un partido que seguimos siendo nuevo porque llevamos cuatro años trabajando en ayuntamientos y en diputaciones. Y vamos creciendo: tenemos 48 concejales y tres alcaldías. En Ciudadanos Huelva y provincia se ha hecho un trabajo importante y que debe de valorarse más allá de los detalles de los que hablamos.

–¿Cómo ha sido su desembarco en el IAM?

–A María no se le quita de ningún sitio, sino que decide irse con Rocío Ruiz y trabajar en la Junta. Yo me siento muy afortunada y es verdad que me ha costado mucho pero la vida da muchas vueltas y quién sabe si mañana vuelvo a estar en la vida municipal, que es un trabajo precioso. Me siento muy afortunada. Tengo la inmensa suerte de poder desarrollar un trabajo muy importante y quiero visibilizar la labor tan maravillosa que hacen mis 17 compañeros y compañeras desde que este instituto iniciase su andadura, con los centros de información municipales, la ayuda a tantas mujeres necesitadas y no sólo en violencia de género, tanta ayuda que se presta desde aquí.... El trabajo del IAM es por la lucha de las mujeres con la inclusión del hombre. Aquí no entraba ningún hombre hasta que he llegado. El IAM ha estado gobernado, trabajado y llevado por 37 años de socialismo y, al igual que en otras consejerías, estaba la casa sin barrer. En ese sentido, la tarea y el trabajo de Rocío Ruiz es brillante.

–¿Ha afectado Vox al IAM?

–Para empezar, en el Gobierno andaluz no está Vox, sino Cs y PP, que gobiernan con una serie de acuerdos entre ellos. Para que Moreno Bonilla fuera investido presidente, Vox llegó a unos acuerdos con el PP y Cs está intacto en este sentido. Dicho esto, no sólo no ha cambiado nada a peor, sino que mejora todo lo que se estaba haciendo anteriormente. Porque en 37 años del PSOE el IAM no ha tenido la visibilidad que debería. En la provincia se ha abierto un nuevo centro de información de la mujer (hay 17 en total), los presupuestos son mucho más elevados que los anteriores (el IAM cuenta este año con 43,3 millones, 372.242 más que en 2018), y la cantidad de dinero que se destinaba a la mujer se ha quedado congelada, sin usarse. Vamos a evaluar que todo el dinero esté controlado y tenga el uso que debe.

–¿Qué ocurre con las líneas estratégicas?

–Se mantienen todas e incluso se va más allá, por ejemplo en coeducación, porque es esencial impulsar la igualdad desde edad temprana. Otra de las líneas es el fomento de la igualdad entre mujeres y hombres, consolidando la implantación de la transversalidad de género y la participación de la mujer en las esferas públicas. Yo soy feminista porque defiendo la igualdad entre el hombre y la mujer. Yo sí defiendo eso y además es que lo he vivido en mi casa. La atención a las víctimas de la violencia de género, a través de nuestros programas y recursos de acogida, es otra de las líneas, así como el servicio de formación y empleo para combatir la brecha salarial y fomentar el empoderamiento de la mujer también son líneas estratégicas. Las líneas siguen siendo mas mismas y se va más allá.

–Ha mencionado la brecha salarial. Un reciente informe del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía dice que en Huelva es la mayor del país, de 36 puntos. Un hombre tiene un sueldo bruto anual de 14.000 y la mujer poco más de 9.000.

–La situación es terrible. Desgraciadamente la mujer, por el hecho de serlo, está siempre peor que el hombre. Eso es una realidad y ahí están los datos. Los asuntos de empleo lo trabaja una compañera que explica desde cómo encontrar trabajo, a apuntarse a talleres de formación para crecer o cómo elaborar un currículum.

–¿Qué pasa con el teléfono de violencia intrafamiliar?

–Es un nuevo teléfono que antes no existía. Se suma. Nosotros en el IAM tenemos los 365 días del año durante las 24 horas del día el teléfono 900200999. Ese se mantiene y en él se atienden todo tipo de situaciones. También a los hombres. Porque hay quien piensa que este edificio es solo para mujeres y lo es, pero con el hombre en la sociedad incluido. Aquí no se puede excluir a nadie. Ese es el trabajo que quiero que se tenga en los años en los que yo esté. El IAM ha estado gobernado, trabajado y llevado por 37 años de socialismo e igual que ha pasado en otras áreas, la casa estaba sin barrer. La tarea y el trabajo de Rocío Ruiz es brillante. Aquí no entraba ningún hombre hasta que yo he llegado.

–¿Cuáles son sus retos al frente del IAM de Huelva?

–El crecimiento en centros de información de la mujer en la provincia. Esto, además, generaría puestos de trabajo porque es obligatorio que tengan informadora, asesora jurídica y psicóloga. Me gustaría que hubiera uno en la capital y, de hecho, ya le he dicho a la concejala María José Pulido que nos tenemos que sentar para hablarlo. Tenemos habitantes suficientes como para que no haya lista de espera a la hora de la atención psicológica, jurídica o social. También es fundamental que las casas de acogida y emergencia –que están en edificios compartidos con ciudadanos– estén retiradas de la sociedad civil, que sean verdaderos hogares y los niños puedan tener más libertad. En Huelva tenemos bastantes edificios de Junta y Ayuntamiento en desuso y que se pueden y deben preparar y acondicionar para casas de acogida y emergencia. La despreocupación que habido años atrás ha sido tremenda. Es importante, además, la visibilidad de esta institución, que se conozca el trabajo que se hace. Y también la eficacia y la transparencia en las subvenciones. Las cuentas claras. Vamos a demostrar que hacemos las cosas bien y que el cambio en el Gobierno andaluz es eficaz.

–Ya que habla de visibilizar al instituto, ¿cuáles son sus competencias?

–Tenemos un departamento de información, asesoramiento jurídico, centros municipales de información, centros provinciales de la mujer, trabajadoras sociales, psicólogas, departamento jurídico, de empleo y de trabajo social, donde se deriva a usuarias al servicio integral de atención y acogida a mujeres víctimas de malos tratos y a sus hijos e hijas menores de edad. Contamos con centros de emergencia, casas de acogida y pisos tutelados. Tenemos el departamento jurídico y un servicio de atención jurídica a mujeres inmigrantes víctimas de violencia de género, entre otras muchas áreas.

–Igualdad ha reactivado la Comisión de Violencia de Género tras cinco años sin convocarse.

–Cierto. Había una comisión que se desactivó hace años en Huelva. De la mano de la consejera de Igualdad, la coordinadora de esta mesa es, Laura Fernández, la directora general. El objetivo es organizar a todos los profesionales que trabajan en la atención directa a las víctimas. En el caso de Huelva, llevaba al menos cinco años sin convocarse. Esta mesa es fruto del compromiso que la consejera adquirió con las asociaciones de mujeres, instituciones y colectivos en la provincia dentro de la ronda realizada por toda Andalucía. Llevaban doce años sin reunirse el colegio de abogados con las asesoras jurídicas de los centros de información de la mujer.

–¿Qué ocurrió?

–No había entendimiento de los abogados de oficio que se dedican a Violencia de Género con las usuarias. Aquí existe un historial e informe que sólo se puede dar cuando la usuaria lo solicita y hay un trabajo de muchas horas hecho y ese informe tiene que llegar completo al abogado que defiende el caso. Llevaban doce años sin entendimiento. Desde la asesora nuestra al Colegio de Abogados hacen un trabajo brillante. Pero no estaban enlazados. Están haciendo entre ellos un protocolo de actuación para entenderse.

–Rezan en el registro oficial 1.005 mujeres asesinadas desde 2003.

–Doscientas en Andalucía. En 2019 van 26 mujeres asesinadas, cinco de ellas en Andalucía; un menor asesinado y 15 menores huérfanos, tres de ellos en Andalucía. En 40 años de ETA hubo 850 asesinatos desgraciadamente y en 16 años 1.005 mujeres asesinadas. Después está la violencia intrafamiliar, que siempre se ha conocido como violencia doméstica, en la que los datos son tremendos, ya que el doble de las víctimas son mujeres. 

–Según datos de Interior, hay un repunte de la violencia de género entre adolescentes.

–Es muy importante tener consciencia de la escalera de violencia. Cuando se habla de ello, todo el mundo se da cuenta de lo ha vivido o lo tiene presente. Desde el control de la ropa, el maquillaje, el escote, el control en el móvil, el no salir con las amigas.... Al final te absorbe la pareja y te ves metida en una burbuja y exclusivamente dedicada a él y para él. En los centros de la provincia se trabaja y hacemos muchas actividades para colegios, institutos y universidad. Hay un programa, Univergen, trabajado con la UHU, que durante todo el año ofrece jornadas, talleres, charlas, formaciones... Todo subvencionado por la Junta. Hay que inculcar a los jóvenes que hombre y mujer son iguales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios