Pasajes huelvanos

Luis Hernández Pinzón y Álvarez, el último almirante de la mar océana

Comentarios 1

LAS Fiestas Colombinas concluían hace ahora cien años con un acontecimiento especialmente importante para la tradición marinera de la provincia. El domingo día 6 de agosto de 1911 eran trasladados desde Moguer al panteón de marinos ilustres de San Fernando en Cádiz los restos del almirante Luis Hernández Pinzón y Álvarez, embarcados en el Muelle de la Reina de Huelva con un masivo acompañamiento de onubenses e instituciones, en homenaje al descendiente de los marinos descubridores palermos.

Para el traslado por mar llegó hasta nuestro puerto el barco de la Armada Española Princesa de Asturias, contribuyendo en la solemnidad de la celebración de la partida de los marinos descubridores. Llegó el 31 de julio acompañado de los cañoneros Alvaro de Bazán y Vasco Núñez de Balboa y el torpedero número 15, que fueron recibidos por el vapor Odiel, del Puerto de Huelva, y el vapor Isla de Saltés, un antiguo navío de la Armada Británica que por entonces hacía la travesía a Punta Umbría para los baños de mar. Mientras el día 2 de agosto se sumaba a todo el contingente militar la banda de música del Regimiento de Infantería Soria nº 9, con sede en Sevilla, que se alojó en las Escuelas Públicas de la calle San José. Unas fiestas que tuvo su prolegómenos con una velada científico literaria y artística en el salón de conciertos de la Casa Colón. Mientras que en el muelle ofreció un concierto la Banda Municipal.

El día 3 de agosto tuvo lugar la conmemoración de la partida de las naves descubridoras en el acto promovido por la Sociedad Colombina, con misa en el monasterio de Santa María de la Rábida. Se completó la jornada con excursión por La Rábida y a la barra de Saltés. Mientras que por la noche la fiesta se ubicó en la explanada del muelle que ofrecía una especial iluminación a la que se sumaba la de los buques de la Ría, con fuegos artificiales. La crónica de la época en La Provincia (tomamos la referencia en el Archivo Municipal de Huelva. Fondo Diego Díaz Hierro) es bastante elocuente al describir la animación: "Era punto menos que imposible dar un paso, entre la enorme masa humana congregada en aquellos sitios". Se contó con la banda de música del Regimiento de Soria nº 9 que amenizó la jornada. "Ejecutando composiciones selectas de su repertorio con la maestría en ella peculiar. La animación no decayó un momento desde las horas primeras de la noche hasta las doce, cuando apagada ya la iluminación se inició el desfile del público".

Dentro de estos actos del 419 aniversario de la salida de Colón, se celebró el día 4 una misa de campaña, a la que asistieron todos los marinos e infantes que habían venido hasta Huelva. Terminada la misa las fuerzas desfilaron en columna de honor ante el comandante general del apostadero de Cádiz, Marqués de Avellano. Desde aquí continuó el desfile por la calle Almirante Hernández Pinzón, Sagasta, Tetuán hasta llegar al Ayuntamiento en la calle Puerto, a donde llegaron las fuerzas de Soria nº 9, Guardia Civil y Carabineros, mientras que las de marinería e infantería de marina siguieron por Zafra y regresaron al puerto por la carretera de Gibraleón.

A la entrada del muelle de pasajeros se había levantado un altar portátil, adornado con muy buen gusto artístico, con trofeos militares y de la Armada y bandera nacional. En él se había colocado una imagen de Nuestra Señora del Carmen, Patrona de los marineros, del crucero Princesa de Asturias. Una jornada que concluyó con iluminación en el paseo del muelle y la Plaza de las Monjas, con animada concurrencia. Mientras hubo también baile en el Círculo Mercantil.

No se olvidó el agasajo a los soldados y marinos, a las fuerzas de Soria se le sirvió un rancho extraordinario en la Diputación Provincial y a los de la Armada se le envió cigarros y vino.

Unas fiestas en recuerdo a los marinos que salieron hacia América en 1492 que se completan con un nuevo homenaje, en este caso al almirante Luis Hernández Pinzón cuyos restos son trasladados el día 6 de agosto desde el cementerio de Moguer hasta Huelva para ser embarcados hacia el panteón de marinos ilustre de San Fernando (Cádiz), donde aún continúan.

Un traslado que comenzó en el cementerio de Moguer donde la urna con los restos del almirante era custodiada por la Guardia Civil y Carabineros, fue trasladada en coche hasta San Juan del Puerto y de ahí en tren dispuesto por la Compañía de Río Tinto a Huelva, donde fue recibido en la estación de la compañía por el Ayuntamiento y la Diputación. Hubo salvas de ordenanzas del Princesa de Asturias, mientras la compañía y banda del Regimiento de Infantería Soria nº 9 rindieron los honores ante los restos del insigne marino, interpretando la Marcha Real la Banda de Música de Huelva. Aquí es recibido por las dos parroquias de la Ciudad, San Pedro y la Concepción, y fue trasladado en una carroza fúnebre, siendo el féretro envuelto en la bandera de España. "Tiraban de la carroza, que llevaba cuatro grandes faroles envueltos en crespones, cuatro caballos con penachos y gualdrapas negras". Le acompañaba una larga comitiva de autoridades, militares y descendientes de Luis Hernández Pinzón. En la esquina de la calle Rábida batió la Marcha Real la banda de la Escuela de la Armada. Hizo alto el cortejo en la iglesia de la Concepción, donde esperaba el arcipreste Pedro Román Clavero, entonándose un responso, la calle lucía crespones negros. La multitud esperaba en el muelle para presenciar el desfile de la tropa y el embarque de los restos , recibiendo los honores del Soria 9. Hubo diversas salvas de honor en el embarque de la urna en el bote que le llevó al Princesa de Asturias, que al recibir la urna enarboló la insignia de almirante disparándose 15 cañoneros. A bordo estaba formada sobre cubierta la marinería, rindiendo los correspondientes honores, hasta colocar los restos en la cámara de guardias marinas, convertida en capilla ardiente. El Princesa de Asturias y el Vasco Núñez de Balboa zarparon para San Fernando en la mañana del día 7 de agosto.

En resumen, "un acto solemne, grandioso, digno del ilustre almirante cuyos restos se honran y del culto pueblo de Huelva".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios