A la entrada del Muelle de Levante del Puerto de Huelva

La lonja de pesca, la Ciudad del Marisco y los astilleros serán las principales infraestructuras profesionales de un espacio que recuperará la fachada marítima

Imagen del derribo de los edificios adyacentes a los astilleros
Imagen del derribo de los edificios adyacentes a los astilleros / Josué Correa
Óscar Lezameta

17 de febrero 2020 - 05:57

Huelva/Con el Puerto de Huelva y de paso la ciudad con la vista puesta en el Muelle de Levante como el espacio en el volverá a reencontrarse con la ría, la repetida fachada marítima de Huelva, tiene en su parte más próxima al puente Sifón, su vertiente más profesional. Es en ese lugar donde se concentrarán las actividades de la lonja de pesca, la ciudad del marisco y de los astilleros, o al menos de lo que quede de ellos. El resto, hasta el Muelle de Riotinto y el acceso a la rehabilitada Francisco Montenegro, será para uso ciudadano.

La lonja de pesca será, después de una precipitada celebración de su finalización, la primera de las infraestructuras que inaugurará la presidenta del Puerto de Huelva, Pilar Miranda, poco después de cumplir su primer aniversario al frente de la institución. Quedan por concretar la adaptación de obras complementarias, especialmente para la fábrica de hielo, las cámaras frigoríficas, así como la consecución definitiva de los permisos sanitarios y de la acometida de electricidad de manera definitiva para su puesta en funcionamiento.

Las instalaciones de la lonja serán las primeras en ser inauguradas.
Las instalaciones de la lonja serán las primeras en ser inauguradas. / Josué Correa

El retraso de su entrada en servicio se debió a un interés por conservar el anterior sistema de venta en subasta, en un intento por abaratar los costes de unas instalaciones que van más allá por su diseño del tradicional edificio que rompe la visión del entorno en su conjunto. La idea de utilizar paredes que hacen efecto de espejo, ayuda a aligerar la estructura que, necesariamente, debe estar junto a la ría.

También fue necesario el repensar el uso que se daría a las instalaciones que se ubican en las plantas superiores (las inferiores se reservan a la manipulación de la carga, así como a la subasta de la misma). En un principio se pensó el abrir espacios destinados a la hostelería, aunque la falta de interés por parte de las empresas que deberían concurrir a su adjudicación, así como la saturación de dichos servicios y la posible colisión con lo que se pretende llevar a cabo en el Muelle de Levante, hizo aparcar tales iniciativas.

La superficie cercana a los astilleros quedará más expedita.
La superficie cercana a los astilleros quedará más expedita. / Josué Correa

En su lugar se optó por crear un centro de innovación, de empresas asociadas a la actividad marítima en una idea que únicamente el puerto de Bilbao puede presentar en todo el panorama portuario español. Las ofertas de las empresas interesadas en instalarse en un espacio único, se encuentran a la espera de la convocatoria de la iniciativa Puertos 4.0, que se ha retrasado por la interinidad del Gobierno, así como por la necesidad del nuevo Ejecutivo nacional en todo lo que se refiere a dichas actuaciones. Según ha podido conocer Huelva Información, la Autoridad Portuaria ha tenido al menos veinte iniciativas que deberán concurrir a la convocatoria de Puertos del Estado.

Lo que también está en plazo son las obras de la Ciudad del Marisco. Si la inauguración de la lonja está prevista, según aseguró la presidenta de la Autoridad Portuaria, Pilar Miranda, “para primavera”, para ver las nuevas instalaciones del producto estrella del sector extractivo de Huelva habrá que esperar al menos hasta el próximo verano.

Imagen de las obras en la Ciudad del Marisco.
Imagen de las obras en la Ciudad del Marisco. / Josué Correa

Será entonces cuando se concluyan las obras adicionales que acompañarán a un interior que ocuparán los importadores de marisco que ocupan unas instalaciones en el Muelle de Levante que han sido superadas por los actuales requerimientos en materia de seguridad e higiene en la manipulación de alimentos que se cumplen, de lejos en las nuevas dependencias.

Una vez en marcha ambas instalaciones, se podrá poner en marcha otra de las iniciativas que desde el Puerto de Huelva se persigue con las mismas, como es la consecución de una marca propia del pescado y marisco de las costas de la provincia. Será cuando se logre uno de los mayores objetivos de cualquier actividad que se desarrolla en las instalaciones portuarias, como es la de conseguir un valor añadido en las mismas y que éste se quede en el lugar donde se produce, algo que determinará la rentabilidad de todo el sector.

Edificio principal de los astilleros en la ría del Odiel.
Edificio principal de los astilleros en la ría del Odiel. / Josué Correa

¿Unos astilleros o una marina seca de menores dimensiones?

Una vez que los astilleros en todo el continente fueron barridos por la implacable competencia de las instalaciones asiáticas que, simplemente, hacían mejores barcos, en menos tiempo y más baratos, la crisis a Huelva no tardó en llegar. Plantillas sobredimensionadas, cargas de trabajo inexistentes y una supervivencia basada en subvenciones públicas, hacían inviable su continuidad. En los últimos meses, ni el interés de una empresa portuguesa, ni la actual iniciativa apoyada por empresarios locales, han hecho despegar a una actividad que está condenada a un replanteamiento integral. Según ha podido conocer Huelva Información, los actuales gestores han recibido en las últimas semanas, requerimientos por la falta de pago de las cuotas previstas para su actividad. Mientras continúa el derribo de las naves adyacentes a la principal por parte de la empresa navarra Erri Berri (la misma que echó abajo el edificio de Crustamar junto al Muelle de Riotinto) se debate sobre una actividad que, al menos en estos momentos, se acerca más al diseño de unas instalaciones más pequeñas de mantenimiento de los barcos de recreo que ocuparán la nueva marina en el Muelle de Levante.

stats