Huelva

Joao Lázaro apunta a los excesos actuales en la información de los sucesos

  • El jurista aboga por evitar lo irrelevante en la sobreabundancia de noticias

Lázaro es presidente de la Asociación Europea de Ayuda a las Víctimas. Lázaro es presidente de la Asociación Europea de Ayuda a las Víctimas.

Lázaro es presidente de la Asociación Europea de Ayuda a las Víctimas. / h. información

Los sucesos han sido una información que siempre ha existido en el mundo del periodismo. Sin embargo, es un tema que va en constante crecimiento y no siempre de manera adecuada. De todo ello reflexionó ayer el presidente de la Asociación Europea de Ayuda a las Víctimas, el jurista portugués Joao Lázaro, que participó en el curso Sociedad de la información y Derecho.

Ese exceso viene de la mano, principalmente, de los canales de televisión y de internet que "parecen verse obligados a tener que dar material constante para cubrir programaciones de 24 horas". Esa prodigalidad de información hace que "a veces no se tomen en cuenta las víctimas del crimen".

Preguntado sobre si tanta abundancia de detalles sobre los distintos aspectos del crimen y de la delincuencia en general pueden provocar un efecto mimético, el jurista opinó que "es un tema que se está debatiendo y no es fácil encontrar un equilibrio. Las respuesta fácil sería no decir nada, pero tenemos que descartar la censura, de modo que debemos centrarnos en la idea de que se está cumpliendo una función". "Si se dan detalles -añadió- sobre el modus operandi de un delincuente es posible que les estés transmitiendo información o asesoramiento. Hay que preguntarse qué es lo que realmente es informativo y qué es irrelevante". Para combatir errores, "es necesaria la formación, el conocimiento, la reflexión y la cooperación con ayuda de todas las partes implicadas y, también, de las organizaciones de ayuda a las víctimas". Además, hizo un llamamiento a los tribunales para que mejoren su capacidad de comunicación y al mismo tiempo, "entender que sus decisiones pueden tener una crítica pública o de otros poderes del Estado, porque el Poder Judicial siempre tiene una repercusión pública". Para Lázaro, los tribunales "lo que hacen es aplicar la Justicia en nombre del pueblo" y en eso tienen que reflejar la crítica que hace la sociedad, lo que implica someterse a "ese juicio social, algunas veces más justo y otras menos".

Internet, otro tema que trató en su ponencia, ha generado un auténtico mundo en el que "hay que aprender poco a poco en un walking progress". Lázaro expuso los problemas de las cibervíctimas, que se exponen al robo de identidad o la difamación. Ante ello, insistió en que "nadie nos ha enseñado a andar en ese mundo, por lo que vamos aprendiendo sobre la marcha sobre lo que se debe y no se debe hacer".

Todas estas precauciones y peligros no eximen sin embargo de sostener que la libertad de expresión es "fundamental para el mantenimiento de las democracias". Aseguró que la libertad de expresión es un "derecho básico" y reivindicó el papel de los medios de comunicación "como cuarto poder" para contribuir a la mejoría de la sociedad y de las democracias, aunque insistió en que "también tiene que respetarse el derecho de las víctimas, proteger su imagen, ayudar a su seguridad y garantizar la intimidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios