Huelva

Huelva recibe a sus vecinos en el regreso de la movilidad provincial

  • Los onubenses aprovechan para hacer sus compras en la capital en el primer día con libertad de movimientos

Juan José controla el acceso del abarrotado aparcamiento del antiguo mercado. Juan José controla el acceso del abarrotado aparcamiento del antiguo mercado.

Juan José controla el acceso del abarrotado aparcamiento del antiguo mercado. / Alberto Domínguez (Huelva)

“Todos los sábados son buenos, pero este más”, dice Jose, que regenta la señera Casa Miguel, anexa al mercado del Carmen y gran puerta de entrada por la vía del desayuno previo al mundo de sabor y color que ofrecen los puestos. El personal no da abasto ni dentro ni fuera del local y hay un ambiente distinto, más onubense aún, porque al fin regresan los clientes de otros municipios de la provincia. “Venimos de Valverde, venimos de Lepe...”, comenta Jose que le han ido diciendo los clientes durante el desayuno.

De Punta Umbría han llegado Mariano y José Antonio con tres familiares más para dejar lista la compra del marisco navideño. Antes cogen las fuerzas que les da un buen café con churros y “como ya se puede”, dicen, para qué dejarlo para más tarde. “Ahí dentro [del mercado] hay aglomeración pero de la buena, la lógica. Además, todo el mundo se ha portado bien porque como no nos dejaban salir...”. La pareja lepera formada por Jorge y Concha, cumplieron también su cita anual en el mercado para comprar el marisco para las inminentes fiestas. “Sólo venimos a eso”, señalaban, después de haberlo tenido “fatal para aparcar”.

Comienzan a hacerse efectivas las nuevas normas decretadas por la Junta, en esta ocasión divididas en una miniescalada de dos fases. La primera expira el próximo jueves 17 y permite esos viajes internos en la provincia de residencia. Movimientos que “por fin van a menear esto”, dice María del Mar del puesto Essentia, especializado en especias y tés. Ella tiene clientes de puntos cercanos como San Juan del Puerto o El Portil “que venían un mínimo todas las semanas” y que ya han podido salir. “Han sido meses con esos clientes sin venir pero hoy se nota otra alegría”.

Animación en el centro comercial Holea. Animación en el centro comercial Holea.

Animación en el centro comercial Holea. / Alberto Domínguez (Huelva)

En Ultramarinos Narváez atiende Paula, quinta generación de una tradición de comerciantes del bacalao y la conserva. “Se nota que ha vuelto la gente de los pueblos, estaban deseando venir y los estamos recibiendo desde primera hora”. Este negocio se encuentra en plena construcción de su web y a pesar de la imposibilidad de atender en persona, no han faltado los pedidos telefónicos. Desde Badalona y Hospitalet a Gijón pasando por Madrid han viajado sus productos, “porque en sus lugares de origen son más caros”.

María del Mar en su puesto de especias, Essentia. María del Mar en su puesto de especias, Essentia.

María del Mar en su puesto de especias, Essentia. / Alberto Domínguez (Huelva)

La actividad en los puestos de pescado y marisco era frenética, sirva el ejemplo de Isaac, que atiende en Pescados Márquez y que a las diez de la mañana “ya me había quedado sin chocos, he traído 150 kilos de pescado y me quedan 50”, decía satisfecho al mediodía con la compañía de las corvinas que le quedaban por vender. Isaac califica los meses pasados de “horrorosos” pero ayer recibió a clientes de toda la provincia, “hasta de la Sierra, y la semana próxima ya vienen los de Sevilla y Córdoba”. El próximo sábado día 18 se podrá viajar entre las provincias andaluzas.

Pedro regenta la Carnicería Ramos y asume que ayer los más demandados eran los pescados y mariscos “porque es lo más propio de esta época”. Los meses pasados “se han notado en el negocio” aunque en los próximos días espera la llegada de sus clientes habituales otras localidades.

Isaac, de Pescados Márquez, sostiene una de las corvinas que le quedan por vender. Isaac, de Pescados Márquez, sostiene una de las corvinas que le quedan por vender.

Isaac, de Pescados Márquez, sostiene una de las corvinas que le quedan por vender. / Alberto Domínguez (Huelva)

“Tengo un estrés que no veas”, manifestaba Juan José, empleado del aparcamiento del antiguo mercado. Ayer le faltaban brazos para organizar la constante entrada de vehículos en las distintas bolsas que forman el parking. “Se ha llenado muchísimo antes que las semanas anteriores”, aseguraba porque “otros sábados no se completaba ni una de las dos partes ”. Juan José también mostraba pesimismo y mientras organizaba la incesante entrada de coches se preguntaba “cómo estará la pandemia en enero”.

Pedro en su puesto de carne en el mercado del Carmen. Pedro en su puesto de carne en el mercado del Carmen.

Pedro en su puesto de carne en el mercado del Carmen. / Alberto Domínguez (Huelva)

Juan José y su hija Lorena aprovecharon la oportunidad de salir de su localidad de residencia, Matalascañas, para pasar el día en la capital. “Venimos a hacer varios mandados, a echar el día”. La primera parada la han hecho en el mercado del Carmen, donde “como todos los años” hacen su compra navideña. Esta familia piensa venir “varias veces” para disfrutar de la época festiva.

Lorena y su padre, procedentes de Matalascañas. Lorena y su padre, procedentes de Matalascañas.

Lorena y su padre, procedentes de Matalascañas. / Alberto Domínguez (Huelva)

A la espera de que cumpla el ejemplo de esta familia, el resto de la ciudad espera la llegada de sus vecinos más cercanos. De momento “se nota menos movimiento”, señalaba Miguel dentro de su taxi en la parada de la plaza de Las Monjas. Este taxista atribuía este descenso a que “la gente de la capital ha salido” y aventuraba que el domingo sería “nulo”. El confinamiento perimetral ha sido uno de los grandes lastres para el sector del taxi y Miguel celebra “que la gente se mueva” aunque observa también que “si hay mucho movimiento aumenta el riesgo”. Vuelve el movimiento a Huelva por Navidad.

La lucha del comercio local ante los nuevos hábitos

Las consecuencias del arranque de las nuevas medidas de la Junta para la Navidad se vieron rápido en unos negocios, pero no tanto en otros. “Estamos esperando y deseando ver de nuevo a nuestros clientes de la provincia”, dice Ricardo en el mostrador de su establecimiento de ropa masculina, Raya, en la calle Palacio de la capital.

La mayor parte de su clientela procede de los municipios onubenses y explica que el horario de cierre “nos ha hecho polvo” porque “el hombre no compra solo y aquí es todo presencial”, de ahí el problema del límite de las 18:00.

Ricardo regente la tienda de moda masculina Raya, en la capital. Ricardo regente la tienda de moda masculina Raya, en la capital.

Ricardo regente la tienda de moda masculina Raya, en la capital. / Alberto Domínguez (Huelva)

El horario se amplía ahora a las 21:00, así que Ricardo tiene sus esperanzas en que la actividad comercial se revitalice, “espero que sí”, aunque echa en falta “empatía con el comercio local”.

Carlos, del establecimiento de maletas y complementos Casti Guijarro, en pleno centro. Carlos, del establecimiento de maletas y complementos Casti Guijarro, en pleno centro.

Carlos, del establecimiento de maletas y complementos Casti Guijarro, en pleno centro. / Alberto Domínguez (Huelva)

Carlos trabaja y es miembro de la familia fundadora de los establecimiento especializados en complementos Casti Guijarro. Para él, la crisis del comercio de proximidad se remonta a unos siete años atrás por lo que considera que “el corona es una excusa”. Apunta como causas el cambio de hábitos del cliente, que opta cada vez más por las grandes superficies y las compras on line. “Hace siete años, los beneficios de las compras navideñas cubrían muchos gastos hasta agosto y ahora apenas dos meses”. Ayer, percibía “menos movimiento que otros sábados”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios