La Patrona de los marineros sale en procesión en las localidades costeras

Huelva acompaña a la Virgen del Carmen

  • No falta a su cita con los isleños y surca las aguas de la ría Carreras en una embarcación

La festividad de la Virgen del Carmen, Patrona de los Marineros, se vivió ayer de manera intensa en los municipios costeros de la provincia onubense, así como en algunos puntos del interior, en los que se llevaron a cabo las tradicionales procesiones con la imagen de la Patrona de los Marineros, que recorrió las principales calles de las localidades y navegó por aguas de rías onubenses y del Atlántico.

Punta Umbría

Un año más, la Virgen del Carmen volvió a tener al pueblo de Punta Umbría a sus pies. La localidad celebró ayer uno de los días más señalados de su calendario, con la primera salida de su Patrona. Este año, los puntaumbrieños cuentan con el orgullo añadido de que las fiestas fueron declaradas, el pasado mes de septiembre, de Interés Turístico de Andalucía.

Poco antes de las 18:30, al acabar la misa, la Banda de Cornetas y Tambores de Punta Umbría llegó hasta las puertas de la Iglesia de Santa María del Mar. Minutos antes de la hora prevista, la Virgen del Carmen hizo su aparición entre los aplausos de su pueblo, que se concentraba a las puertas de la parroquia. El sonido de una trompeta y los cohetes anunciaron que la Patrona comenzaba el recorrido por las calles del municipio.

La comitiva se encaminó por la avenida Mar de Leva, tomando por las Casas de las Hermandades, llegando a la calle Vulcano a las 19:10. Tras girar por la calle Mariscadores, la imagen se detuvo en la barriada Santa Cruz, uno de los puntos más emotivos del recorrido, marcado por la ofrenda de flores.

A las 19:45, la procesión alcanzó la barriada del Carmen. "Viva la Virgen del Carmen", corearon los vecinos una y otra vez mientras la Patrona llegaba a la ermita, que se encuentra en el centro de la plaza. Antes de llegar a ésta, una vecina le cantó y cayó una petalá mientras se dirigía a la capilla, y el pueblo volvía a rendirse a su Patrona entre aplausos y vítores. Antes de colocarse frente al santuario, el coro de la Santa Cruz, dirigido por Rosa Reyes, volvió a dedicarle una canción a la Patrona, que estaba frente al santuario cuando rozaban las 20:00. Allí, otra petalá bañaba a la imagen, al tiempo que se le hacía una ofrenda de flores y se le acercaban los pequeños para recibir su bendición. Tras abandonar la barriada, se encaminó hacia la playa. Hacia las 20:15 ya cruzaba la avenida Federico García Lorca hasta volver a la avenida Mar de Leva. Allí, la comitiva se dirigió a la Cuesta del Carmen por la avenida Ciudad de Huelva.

Los ramos de flores abundaban en el principio de la subida, el pueblo de Punta Umbría esperaba impaciente la llegada de su Patrona. Finalmente, hizo su aparición, acompañada de la Banda Municipal y fieles que la seguían desde que salió de la ermita. La imagen subió, como es ya tradición, la Cuesta del Carmen de una vez, para llegar hasta la Avenida Océano entre aplausos. El último tramo antes de llegar a la playa, lo realizó en la calle Sextante.

Una vez más, el público se deshizo en aplausos, vítores a su Patrona, que fue introducida en el mar, una escena que emocionó a todos, puntaumbrieños y visitantes. Una vez en el agua, una corona de flores fue lanzada al mar en recuerdo de los marineros desaparecidos.

Isla Cristina

Después de semanas de incertidumbre, motivadas por la repentina entrega de la vara de la Virgen del Carmen de Isla Cristina poco antes del inicio de los cultos en su honor por parte del rematante del año pasado, al final la Patrona de los marineros no faltó a su cita con el pueblo de Isla Cristina y pudo surcar a bordo de una embarcación pesquera, como todos los años, las aguas de la ría Carreras.

Fue el armador local José Manuel Méndez quien, pocos días antes del inicio de las fiestas de verano de Isla Cristina, ofreció su pulpero, Zé Rosa, para que ayer por la tarde la Virgen del Carmen de la localidad costera pudiese hacer su tradicional recorrido por la ría Carreras, con la habitual parada en el puerto pesquero ayamontino de Punta del Moral, donde pudo encontrarse una vez más con la imagen de la Patrona de los pescadores de dicho enclave.

Los cultos religiosos arrancaron ayer lunes, onomástica de la Virgen del Carmen y día festivo en el calendario isleño, con la solemne función en la parroquia de Nuestra Señora de los Dolores. Posteriormente, a las 13:00, tuvo lugar el tradicional homenaje al marinero en las instalaciones de la Escuela Náutico-Pesquera de Isla Cristina, para concluir con la solemne procesión, que partió a las 20:30 del mismo templo. Tras el recorrido en barco la comitiva prosiguió por las calles Cañavate, Padre Mirabent, Diego Pérez Mila, Ramón y Cajal, Carreras, Del Prado, Astilleros, Colón, Nueva del Molino, Del Prado, Armada Española y Gran Vía, para concluir de nuevo en la parroquia de los Dolores.

La jornada anterior, la del domingo, estuvo marcada por la multitudinaria ofrenda de flores a la Patrona de los Marineros, que llenó un año más las calles del centro de la localidad de colorido y alegría. La comitiva partió desde el Paseo de Las Palmeras para, tras recorrer las calles del centro, llegar hasta los Dolores, a cuyas puertas esperaba la Virgen del Carmen sobre su paso.

Numerosos isleños participaron un año más en este entrañable acto ataviados con el traje regional andaluz, para depositar a los pies de la Virgen del Carmen miles de ramos de flores, así como también cuantiosos alimentos de primera necesidad.

Ayamonte

Como viene siendo habitual los días 16 de julio, la barriada de Punta del Moral en Ayamonte y la ciudad de Isla Cristina se unen ante las advocaciones marineras de Nuestra Señora del Carmen, un encuentro lleno de emotividad y grandes recuerdos.

Sobre las ocho y media de la tarde de ayer, y después de la eucaristía, la imagen pequeña de la Patrona de los Marineros de Punta del Moral, salía en procesión recorriendo las calles aledañas a la parroquia hasta desembocar en el viejo puerto pesquero.

Allí, rodeados de cientos de feligreses, tanto de la propia barriada como de Ayamonte, esperaban a la venida por el río de la Virgen del Carmen de la población isleña, que acompañada por muchas embarcaciones, todas ellas pitando, se unían en el puerto a la imagen de Punta del Moral, en un acto emocionante de religiosidad mariana.

Una vez atracada a puerto la embarcación portadora isleña se rezó una serie de oraciones y posteriormente se lanzaron ramos de flores en recuerdo de los marineros fallecidos en el mar. Acabado este emotivo acto, las dos imágenes se volvieron a sus lugares de orígenes, una por mar, la de Isla Cristina, y otra por tierra, la de la Isla del Moral.

El presidente de la hermandad de la barriada ayamontina, Juan José Alonso, señaló que, " todos los años, desde que realizamos este acto tan emocionante, la religiosidad de Ias dos islas es fantástico, y cada vez vienen más personas a contemplarlo. Tanto la Hermandad de Isla Cristina como la nuestra se sienten orgullosas de poder realizar esta unión, que redunda en la creencia en Nuestra Señora del Carmen".

Lepe

Por otra parte, el barrio de La Pendola de Lepe y el barrio de pescadores de la playa lepera de La Antilla también vivieron estos días sus tradicionales festejos en torno a la Patrona de los Marineros. En el primero de los casos la Virgen del Carmen procesionó el sábado 14 por las calles de dicho barrio lepero, y durante la mañana de ayer lunes en barco por La Antilla.

En ambos casos también se han desarrollado programaciones lúdicas y culturales en torno a los festejos, en las que han participado numerosos vecinos y visitantes. Con motivo de las Fiestas del Carmen, Lepe rindió ayer lunes un homenaje póstumo a Dorilia Ramón de la Rosa, destacada vecina de la barriada de pescadores de La Antilla e Hija Predilecta de la Ciudad de Lepe desde el año 2015, y más conocida por todos como Dori. Por tal motivo, y en el marco de la procesión de Nuestra Señora del Carmen por La Antilla, fue descubierta una placa en su memoria y en la fachada de su propia vivienda de la calle Carmen, por parte del alcalde de la localidad, Juan Manuel González, y familiares de la propia homenajeada.

mazagón

Mazagón vivió en la tarde de ayer uno de los momentos más intensos del verano, cuando la Virgen del Carmen salió en procesión, después de celebrarse la santa misa en la parroquia de Nuestra Señora del Carmen, más conocida como la de Las Dunas. Sobre las 20:00 comenzó el recorrido del pequeño paso de la imagen para llegar al puerto deportivo, donde la Virgen fue subida a la embarcación Brigomar, de unos marineros de la localidad, para recorrer las aguas y hacer honor a su nombre, Reina del Mar.

La confirmación de una tradición que se consolida año tras año marcó el atardecer en Mazagón, donde se pudieron contemplar bellas estampas de la Virgen del Carmen, cuyo paso se llenó de flores. La Reina del Mar recorrió las aguas ante el fervor de todos los que se quedaron en el puerto, esperando su regreso, y rodeada de embarcaciones.

Lugareños, turistas y visitantes no quisieron perderse la cita con la devoción más marinera. Durante la misa, intervino el coro de la Hermandad de la Virgen del Carmen, y luego fue la Banda Municipal de Palos de la Frontera la que acompañó a la imagen.

San Juan

Un año más y fiel a su cita de cada 16 de julio, la Virgen del Carmen, Patrona de la comunidad parroquial de San Juan del Puerto desde 1987, recorrió las principales calles de la localidad entre el fervor de sus devotos, que volvieron a encender las tradicionales bengalas en diversos puntos del recorrido.

Tras la solemne función religiosa, a las 20:30, en la parroquia de San Juan Bautista, que contó con el acompañamiento musical de la Agrupación Coral de la Sagrada Cena, de Huelva, la venerada imagen, obra anónima del siglo XVI, procesionó pasadas las 21:30 por el itinerario tradicional, acompañada por el clero parroquial y con la asistencia de las hermandades, la corporación y autoridades municipales. La Banda Municipal de Música Villa de San Juan puso los sones musicales a la clásica procesión de la Patrona de los marineros.

La devoción a la Virgen del Carmen en la villa de San Juan del Puerto se remonta, al menos, a comienzos del siglo XVI, ya que en 1529 se funda el convento de los carmelitas calzados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios